País

Policías gordos van a tener que hacer dieta si quieren ascender

La Jefatura de la Policía de La Pampa convocará en los próximos días a las y los agentes que presenten signos de obesidad o sobrepeso para que se realicen un control y un eventual tratamiento con un licenciado en Nutrición que inició tareas en el Servicio de Sanidad de la fuerza.

Una comunicación elevada por el jefe de la Policía, Roberto Ayala, emitida el lunes 5 de marzo, indica que la voluntad y adhesión demostrada en el tratamiento será un aspecto importante en la calificación anual, según publica el diario de La Pampa La Arena.

El texto está dirigido, para conocimiento y notificación, a los jefes y encargados de la totalidad de las dependencias y organismos policiales. “Deberán remitir a la brevedad al Departamento Personal listado de personal que presente signos de obesidad o sobrepeso, a los efectos de ser convocados por el Servicio de Sanidad Policial y realizar el control y tratamiento con el licenciado en Nutrición Pablo Bruno”, reza la comunicación.

Se resalta que cada Jefe de Unidad, deberá tener en cuenta que la voluntad y adhesión demostrada en el tratamiento por parte del empleado policial que presenta ese problema de salud influirá notoriamente en la calificación anual, no solamente en el rubro ‘Aptitudes Físicas’, conforme prevé la legislación vigente”, concluye el parte.

La calificación anual es clave a la hora de definir los ascensos y las bajas en la fuerza policial. Dos malas notas consecutivas hasta pueden significar para un agente que sea dado de baja. Por el contrario, las altas calificaciones son necesarias para quienes aspiran a ascender en el escalafón.

La mayoría de las reparticiones policiales fueron notificadas durante la jornada de ayer de la nueva disposición, pero todavía reinaba la incertidumbre respecto al modo en que se va a determinar quiénes deben iniciar un tratamiento y quiénes no.