Sociedad

Proponen que haya una línea de colectivo que una el aeropuerto con la terminal

Mientras se incrementan gradualmente los vuelos a Tucumán y está proyectado que desde octubre comience la remodelación del aeropuerto Benjamín Matienzo, ingresó a la Legislatura un proyecto de ley para gestionar el llamado a licitación, a través del Poder Ejecutivo, para la puesta en funcionamiento de una línea de colectivos la aeroestación con la terminal de ómnibus.

La iniciativa fue presentada en mesa de entradas por el legislador radical Rubén Chebaia. “La revolución del aire que atiende al mundo entero, y también a Tucumán, con las múltiples nuevas aerolíneas y las tan mentadas low-cost no tiene que encontrarnos desprevenidos. Debemos hacer lo necesario para que los que visiten la provincia encuentren la manera de llegar fácil, rápido y económicamente hacia donde se dirijan”, argumentó el parlamentario.

Servicio irregular

El de Tucumán es el único aeropuerto internacional en todo el país que no cuenta con un servicio de transporte oficial ni público identificado para tal fin. Dentro del salón, choferes prometen un servicio de taxi y, sin embargo, son autos particulares, de cualquier color, sin licencia, y que no están autorizados legalmente para el traslado de pasajeros.

Dentro del salón del aeropuerto, con la llegada de cada avión se crea una puja entre choferes para ofertar el traslado. Esto es lo que más irrita a las autoridades del Ente Tucumán Turismo. Fuentes de esta cartera insisten en que ofrecer un auto dentro del salón está prohibido y que no se aceptará que continúe esa práctica.

La polémica surgió por la falta de regulación de la Dirección de Transporte de la Provincia al traslado de pasajeros. Si bien Aeropuertos Argentina 2000 dijo que el servicio de traslado está tercerizado, lo que falta es regular el sistema para que los usuarios sepan de manera fehaciente quiénes son los choferes y cuáles son los autos habilitados, entre otros aspectos que marca la Ley Provincial 6.210.

Hace seis meses se amplió y renovó la pista del aeropuerto y se abrieron dos rutas nuevas a Chile y a Perú. Sin embargo, los vehículos siguen circulando sin ninguna identificación a la vista del usuario; tampoco se sabe quién es el chofer del auto y, muchos de ellos ni siquiera tienen un carnet de manejo habilitante con categoría D1, similar a la que se otorga a los taxistas. En la cartera de Turismo quieren terminar con los choferes dentro del salón para cambiar la imagen.

 

Fuente: La Gaceta