Deportes

VIDEO Un árbitro reconoció que fue presionado para perjudicar a Atlético

Cristian Faraoni fue el encargado de dirigir en el partido que marcó el debut de Atlético Tucumán en el torneo de Primera División 2009/2010. El duelo fue en el Nuevo Gasómetro ante San Lorenzo y de entrada nomas, el juez no vio un codazo de Gonzalo Bergessio sobre Lucas Ischuk que terminó en gol del local.

Hoy, con sus 44 años y retirado de la actividad, Faraoni habló. En aquel tiempo informó que había recibido presiones de Aníbal Hay (por entonces Relaciones Públicas de AFA) para favorecer al club de Boedo. El caso se tornó mediático, hubo escuchas telefónicas incluidas y, meses después, Hay fue expulsado de AFA.

Yo quedé designado el martes y en esos cuatro días hasta llegar al partido sucedieron cosas que me sacaron de mi lugar. Hubo un foul a un arquero para mirarlo de cerca, pero el veedor Coradina me puso buena nota. Después, cuando se armó todo el embrollo, los periodistas empezaron a buscar detalles para tener algo que decir“, ofreció su versión.

Con la tranquilidad recuperada desde que colgó el silbato pese a haber dejado su pasión, Faraoni describió cómo es la relación entre los árbitros: “Nos llevamos mal. Cuando jugábamos al fútbol nos cagamos a patadas. La relación entre todos es falsa. Hay muchísima envidia. El arbitraje es un nido de víboras y cuando uno está adentro se convierte en una más“. Hoy solamente conserva una o dos amistades. Asegura que su teléfono dejó de sonar.