Mundo

Entrenador de fútbol infantil abusó de 25 menores

Les ofrecía convertirlos en capitanes del equipo, jugar más minutos, o promocionarlos para que entraran en clubes más reconocidos e importantes. Todo, a cambio de que le enviaran fotografías de carácter sexual. Así lo asegura la Fiscalía, que pide para este entrenador de fútbol base de Málaga, en España, cien años y siete meses de prisión por abusar sexualmente de hasta 25 menores.

El acusado, de 45 años, es un reputado entrenador de categorías infantiles, y hasta el momento de ser detenido, llevaba 20 años ejerciendo esta profesión. En la provincia andaluza ha trabajado como técnico de alevines y cadetes en distintas agrupaciones, entre ellas el Málaga C.F.

Agustín Martínez Becerra, defensor de la manada, será el abogado del entrenador acusado de pedofilia (Foto: EFE/Villar López)

Agustín Martínez Becerra, defensor de la manada, será el abogado del entrenador acusado de pedofilia (Foto: EFE/Villar López)

Sin embargo, desde que salieran a la luz las primeras denuncias en el año 2016, el entrenador se encuentra preso, y ha cambiado en distintas ocasiones de abogado. Ahora le representa Agustín Martínez Becerra, un letrado muy afamado en España por ser el defensor de La Manada, nombre con el que se conoce en el país al grupo de jóvenes que enfrenta un proceso penal por agredir presuntamente a una chica en San Fermines.

Los jóvenes de los que el entrenador habría abusado tienen todos edades comprendidas entre los 11 y 17 años.  Además de prometerles catapultar sus carreras deportivas, el procesado les ofrecía llevarlos a prostíbulos, invitarlos a cenar a hamburgueserías, dinero y botellas de alcohol a cambio de que le enviaran fotografías de ellos desnudos. La acusación también asegura que mantenía con los jugadores conversaciones de carácter sexual a través de redes sociales y que sometió a algunos a tocamientos.

(Foto: especial)

(Foto: especial)

En estas conversaciones, el técnico también les enviaba instantáneas de mujeres desnudas, videos pornográficos e imágenes de sus órganos genitales. Aunque los menores se sentían incómodos con los mensajes que recibían de su técnico, el fiscal explicó en su relato acusatorio que le respondían “para no provocar el enfado del procesado”. Según las declaraciones de algunos de los jugadores, él les chantajeaba y les advertía que si no accedían a sus pretensiones se quedarían en el banquillo los siguientes partidos.

Durante los viajes de equipo, aprovechó para agredir a algunos de los menores sexualmente. Antes del ataque, y empujado por “el ánimo lúbrico” les enseñaba clips pornográficos, según sentenció el documento acusatorio.

Por todas estas acciones, relatadas por el testimonio de las víctimas, el técnico de fútbol ha sido acusado de delitos de abuso sexual, provocación sexual, exhibicionismo, corrupción, acoso y embaucamiento sexual a menores. Además de los cien años y siete meses de prisión, la Fiscalía solicitará la inhabilitación del acusado para trabajar con menores de edad por un tiempo no inferior a 25 años.

El juicio iniciará esta semana en la Audiencia Provincial de Málaga (Foto: especial)

El juicio iniciará esta semana en la Audiencia Provincial de Málaga (Foto: especial)

Se espera que el juicio comience esta misma semana en la Audiencia Provincial de Málaga, aunque algunas partes del caso requerirán que se desarrolle a puerta cerrada, al tratarse de víctimas menores de edad.

Por su parte, el procesado se ha declarado inocente de todos los hechos de los que se le acusa. En 2016, la Policía halló en el domicilio del técnico un ordenador en el que encontraron conversaciones con los menores de índole sexual.

 

 

 

Fuente: Infobae


Los Primeros TV

Nuestro Face