Política

Presupuesto 2019: La Ciudad ajusta los gatos a la inflación pautada por Nación

La Municipalidad de San Miguel de Tucumán se ajustó a la pauta inflacionaria del Gobierno nacional para elaborar el proyecto de Presupuesto 2019. El expediente, que ingresó el viernes 28 de diciembre a las 17.30, prevé erogaciones por $ 7.248 millones para este año (incluyendo las partidas para el Concejo Deliberante). Se trata de un 23% más que los $ 5.549 millones de 2018.

Al igual que en el ejercicio anterior, la suma de gastos corrientes (las partidas destinadas al pago de sueldos), no supera el 50% de las erogaciones previstas. “El análisis del proyecto demuestra que el discurso de austeridad del intendente (GermánAlfaro no es sólo declamativo. El gasto de personal del municipio no excede el 49%, cumpliendo normas elementales de administración”, explicó el secretario de Gobierno municipal, Walter Berarducci.

El funcionario destacó que aproximadamente el 19% del total está previsto para servicios públicos (casi $ 1.367 millones). Por su parte, para obra pública se prevé destinar alrededor del 18% (unos $ 1.353 millones). “Un dato importante es que las cancelaciones de deuda no pasan del 2,5% del presupuesto, lo que demuestra que en tres años no nos endeudamos. Vivimos políticamente de lo que ingresa, por fuera del pacto social. Quisiéramos hacer muchísimas cosas, pero obviamente debemos acomodarnos al presupuesto real del municipio. Somos una gestión austera y responsable”, continuó Berarducci.

El expediente ya está disponible para el tratamiento de la comisión de Hacienda y Presupuesto del Concejo, integrada por cuatro peronistas y un radical. José María Franco (presidente), David MizrahiMatías Alejandro FigueroaJuan Luis Pérez(todos peronistas), y Agustín Romano Norri (Cambiemos), serán los encargados de darle dictamen al proyecto. Dos partidas ya fueron señaladas por los ediles. La partida 012-Bienes y Servicios no Personales tiene asignado unos $ 386 millones (un 33% más que el año pasado). En tanto, el ítem 031- Transferencia para Financiamiento de Erogaciones Corrientes suma $ 149 millones (un 60% más que en 2018), de acuerdo con las cifras que se manejan en el Concejo.

Debate en el Concejo

El tratamiento del proyecto del presupuesto en el Concejo Deliberante promete volver a ser conflictivo. En el expediente remitido desde la Municipalidad, los fondos para el funcionamiento del cuerpo no se incrementan: están previstos $ 335 millones.

“Se mantienen los fondos del Concejo en $ 335 millones. Eso equivale al 4,62% del presupuesto general del municipio para 2019 ($ 7.248 millones). El Concejo tiene porcentualmente más presupuesto que la escandalosa Legislatura de Tucumán. Por eso se mantiene ese monto. La Legislatura tiene asignados $ 4.100 millones de presupuesto, de los $ 96.300 millones de la Provincia”, justificó Berarducci respecto de la decisión de congelar los fondos para el cuerpo legislativo municipal. En 2018, los fondos para el funcionamiento del Concejo habían causado un nuevo enfrentamiento político entre el presidente del cuerpo, Armando Cortalezzi (PJ), y el jefe municipal.

A comienzos de septiembre, los concejales habían aprobado el Presupuesto 2018, que fijó el total de erogaciones para ese año en la capital en $ 5.549 millones. De ese monto, $ 375 millones se habían asignado al Concejo.

A la semana, el secretario de Hacienda municipal, Cristian Abel, había oficializado el veto parcial a la ordenanza del Presupuesto 2018: recortaba $ 37 millones al cuerpo y bajaba los fondos a $ 335 millones.

Cortalezzi había asegurado que el ajuste significaba una “mordaza política” a los concejales. Abel había contraatacado. “El Concejo tiene alrededor de 1.650 empleados de bloque político, dividido por cada concejal, da más o menos 100 por cada edil”, había enrostrado el funcionario.

El Concejo cuenta con unos 1.350 empleados contratados políticos que cobran en bruto entre $ 2.500 y $ 24.000. De acuerdo a información oficial del Municipio, el 66% del total de empleados políticos (900 de 1.350) cobra contratos de entre $ 2.500 y $ 6.900. Otros 66 contratados perciben haberes entre $ 7.000 y $ 9.000; y 384 tienen un sueldo que ronda entre $ 9.100 y $ 24.000.

Este diario había consultado a los 18 concejales por el número total de contratos políticos con el que contaban. Algunos ediles habían indicado la cantidad de empleados con los que contaban hasta noviembre del año pasado. Romano Norri dijo que cuenta con 30 empleados; Rodolfo “Johny” Ávila, del riñón de Alfaro, aseguró que contaba con unos 45 empleados; el radical Roque Mendía, 20; y Sandra Manzone (Cambiemos), 18.

“Se logró la bancarización de todo el personal del Concejo el año pasado. De por sí, considero que la dirigencia política es la que debe ajustarse el cinturón y dar el ejemplo, debe ser austera para dar un mensaje claro y de transparencia a la ciudadanía. Con los $ 335 millones está garantizado el funcionamiento del cuerpo. Los fondos de los vecinos deben ir a obras, servicios y a mejorar la calidad de vida de los tucumanos. Por ello es que podemos extender ahora el Boleto Educativo Gratuito y lanzar el boleto universitario”, finalizó Berarducci.

La tensión política por los fondos del Concejo no es nueva: en 2017 se produjo la misma situación. Los concejales habían fijado en $ 317 millones los fondos para el funcionamiento del cuerpo. Alfaro había vetado ese instrumento y había bajado la cifra a $ 240 millones. Sin embargo, como no alcanzaba para el pago de sueldos, el intendente giró fondos por decreto-acuerdo por $ 72 millones.

Fuente La Gaceta

Nuestro Face