Sociedad

Yerba Buena elimina el cepo y lo reemplaza por calcomanías

En Yerba Buena, a partir de ahora, no habrá más cepos para los autos mal estacionados. En esa ciudad se reemplazarán los trabarruedas por calcomanías en los vidrios para marcar la infracción de tránsito. La que se mantendrá como siempre será la multa.

El intendente de esa ciudad, Mariano Campero (UCR-Cambiemos), explicó que se trata de un cambio de paradigma para apostar por la instrucción vial.

Para eso, la Intendencia rescindió el contrato con la firma Marm Group S.R.L., que tercerizaba el servicio. El acarreo de los vehículos también pasará a realizarse por administración.

“Se trata de un cambio de concepto para mejorar el tránsito. Los cepos generaban más prejuicios que lo que colaboraban para corregir la falta. Generaban trastornos en los infractores, porque no podían movilizarse a veces hasta por más de 48 horas y reclamaban cosas comprensibles, sobre todo si tenían alguna emergencia. Además el vecino frentista que tenía obstruida la entrada del auto, su garaje, no tenía solución: el auto que estaba ahí no podía moverse”, explicó Campero.

Revisión

El jefe vecinal relató que el Concejo Deliberante había aprobado una ordenanza en una sesión del año pasado que habilitaba al municipio a revisar el contrato con la firma Marm Group.

“El vínculo había sido firmado hace casi 10 años, cuando estaba en la intendencia (el peronista) Daniel Toledo. La rescisión, por causales previstas, se realizó sin cargo. El municipio no gastó fondos”, continuó.

Los cerca de 120 agentes de la ciudad, entre inspectores de tránsito y la policía municipal (habilitada para realizar multas de tránsito), ya comenzaron a colocar las fajas en los vehículos mal estacionados.

El municipio cuenta con una grúa para realizar acarreos de autos mal estacionados, si la obstrucción alcanza mayor gravedad.

Acarreo

“El acarreo de autos mal estacionados quedará para las faltas graves, como en el caso que un auto o una camioneta esté bloqueando el ingreso de las ambulancias al Hospital Carrillo”, ejemplificó Campero.

“Respecto a las multas, en el caso de que un auto esté mal estacionado no son muy altas, rondan los $ 500. Si se paga dentro de las primeras 48 horas hay descuentos, y si vencen los plazos la multa lógicamente que va incrementándose”, agregó.

El intendente radical explicó que la medida forma parte de un plan integral para mejorar el tránsito, que incluye la colocación de complejos semaforizados, señalética, y demarcación de sendas peatonales, entre otras medidas.

“El problema del tránsito va mas allá de que el auto mal estacionado. Buscamos que se respete al peatón, al ciclista, que se deje de lado la vehemencia de ir a 120 kilómetros por una avenida… Si esto no sucediera no sería necesario colocar lomos de burro”, continuó.

Irregularidades

La firma Marm Group había cuestionado la decisión de rescindir el contrato con la Municipalidad y presentó un recurso de amparo en la Justicia.

En el escrito, había solicitado que se declare la nulidad de la rescisión, consagrado en el decreto 1.062/18, que declaraba el fin del vínculo (medida que entró en vigencia el 1 de enero).

Tildaron la medida como “arbitraria e ilegal”, y habían argumentado que no fueron avisados con anterioridad, lo que dificultaría la entrega de los 20 vehículos secuestrados que permanecían en los galpones de la firma.

El último vínculo entre el municipio y la firma databa de 2011. El camarista de la Sala III en lo Contencioso Administrativo, Sergio Gandur, rechazó el recurso de amparo.

Doble facturación

Los reclamos contra la firma a cargo de los cepos no son novedosos. Campero había solicitado que se investigue la concesión por supuestas irregularidades cuando se desempeñaba como concejal (2011-2015).

A comienzos de 2015, la supuesta facturación doble de una multa de tránsito motivó la conformación de una comisión investigadora.

Un vecino de la ciudad denunció que la firma le solicitaba el pago de una multa de tránsito por estacionar mal el vehículo, pero el dueño del auto tenía la factura pagada por la misma infracción, años atrás.

“Indagamos sobre la actividad de la empresa Marm Group y constatamos que el contrato no estuvo bien hecho. Se lo firmó por 10 años acusando necesidad y urgencia, cuando en realidad no la había”, había explicado el edil José Macome (Por Yerba Buena).

“Se trató de la rescisión de un contrato que no era para nada beneficioso para el municipio, que además tenía múltiples incumplimientos”, justificó la decisión Campero.

 

FUENTE: La Gaceta

Nuestro Face