Política

La Legislatura gastó 16 millones de los excedentes financieros en los últimos dos años

Según el vicegobernador, se recurrió a las reservas para atender compromisos presupuestarios no previstos. Ayudas a municipios, aumentos salariales, subsidios y servicios.

Durante la semana que pasó, la Legislatura anunció que echará mano a sus millonarios ahorros para solventar el boleto gratuito para los alumnos del interior tucumano. Sin embargo, no será la primera vez que el poder con sede en Muñecas 951 rompa la “alcancía” alimentada por la Ley de Excedentes Financieros.

La Cámara utilizó entre enero de 2016 y febrero de 2018 poco más de $ 16 millones de esa partida especial, que es de aplicación discrecional.

El vicegobernador, Osvaldo Jaldo, detalló que esos recursos fueron destinados “a compromisos presupuestarios no contemplados” en la estimación anual de gastos del cuerpo colegiado. Por ejemplo, consignó el presidente de la Legislatura, se colaboró con municipios y comunas afectadas por las inundaciones de 2016; se costearon eventos oficiales por el Bicentenario de la Independencia; y se solventaron gastos corrientes que requerían financiamiento inmediato, como el pago de incrementos salariales, de asistencia a clubes y escuelas, y de servicios en general (telefonía, publicidad y otros rubros).

La Ley 6.930, vigente desde 1999, permite a la Legislatura, al Poder Judicial de Tucumán y al Tribunal de Cuentas retener los fondos no utilizados al cierre de un ejercicio presupuestario. Ese dinero debe ser cargado en una cuenta bancaria especial, y puede ser utilizado como refuerzo financiero en un período posterior.

La Corte y el Tribunal de Cuentas venían recurriendo a esta herramienta desde hace años. Según los anuncios oficiales, con los excedentes financieros edificaron nuevas sedes o restauraron construcciones derruidas. Hasta el año pasado, la Justicia provincial tenía $ 124 millones ahorrados (es el único órgano alcanzado por la Ley 6.930 que guarda parte de sus reservas en plazos fijos). El ente de control, por su parte, sumaba $ 31 millones hasta 2017.

Hasta 2014, la Legislatura gastaba cada centavo de su presupuesto. El 29 de octubre de 2015, día en que Juan Manzur asumió como gobernador y Jaldo juró como vicegobernador, se produjo una transferencia atípica: de la partida para los ya derogados “gastos sociales” salieron $ 25 millones, que fueron cargados a la cuenta para los ahorros de la Legislatura. No hay registros de operatorias similares, ya que los excedentes de la Ley 6.930 se determinan al final de un ejercicio presupuestario, y no al cierre de una gestión o de un mandato.

Desembolsos

La semana pasada, este diario reveló que los ahorros de la Legislatura se incrementaron en casi un 960% en poco más de dos años. ¿Cómo se llegó a ese monto? Al inicio de 2016, la alcancía de la Cámara pasó de los $ 25 millones “originales” a $ 91 millones; en febrero de 2017 llegó a $ 190 millones; al mes pasado, las reservas por Excedentes Financiero rondaban $ 240 millones.

El vicegobernador aseguró que esto fue producto de una gestión “austera”, que incluyó la derogación de los cuestionados “gastos sociales” en agosto de 2016 y la bancarización de todas las cuentas (antes, los subsidios y otras ayudas se pagaban en efectivo).

En ese sentido, Jaldo anunció el miércoles que los ahorros legislativos permitirán costear el boleto estudiantil gratuito para alumnos residentes en el interior que concurran a escuelas públicas de nivel primario y secundario. El programa comenzará a regir el 1 de abril, e insumirá unos $ 35 millones totales en 2018.

En este tiempo, la Legislatura ya había usado su “alcancía” para afrontar desembolsos no presupuestados. En 2016 fueron utilizados unos $ 4,5 millones; en 2017, unos $ 10 millones; y en 2018, $ 1,6 millón.

Tras una consulta de este diario, Jaldo explicó que el 8 de enero de 2016 la Cámara colaboró con municipios y comunas afectados por las primeras inundaciones de ese año. “Dada la situación, desde esa cuenta especial hemos prestado asistencia sin bandería política”, indicó. Mencionó que Simoca y Bella Vista recibieron $ 400.000 cada uno, mientras que otras administraciones locales obtuvieron unos $ 100.000. El monto global de las transferencias superó los $ 2,5 millones. Ese año, agregó Jaldo, también se utilizaron esos recursos extrapresupuestarios para atender parte de los gastos generados por la sesión especial celebrada por diputados y senadores de la Nación por el Bicentenario. “Fue un hecho democrático único; pasaron 200 años para que el Congreso sesionara fuera de la Ciudad de Buenos Aires”, describió.

En 2017, según el vicegobernador, los excedentes financieros sirvieron para afrontar los aumentos salariales otorgados en marzo. “Hasta que se produjo la ampliación presupuestaria (en octubre de ese año), cubrimos los incrementos del personal (acordados en las paritarias) con recursos propios”, remarcó. Jaldo añadió que los ahorros también permitieron solventar el convenio con la carrera de Ciencias Políticas de la Unsta, compromisos por publicidad, asistencias a clubes y escuelas, y gastos corrientes.

“En estos dos años, gracias a la buena administración de los recursos, hemos generado ahorros entre $ 230 millones y $ 240 millones. Y únicamente hemos utilizado $ 16 millones por esas causas (que expliqué)”, afirmó Jaldo.

Según deslizó días atrás, pronto realizaría nuevos anuncios con los excedentes financieros del Poder Legislativo.

Fuente: La Gaceta