Hogar

Paso a paso: cómo lograr enamorarse de la rutina

En medio de una charla de amigas, una de ellas comentó que se había cruzado con una ex compañera de colegio a la que hacía mucho no veía. El estar paradas en pleno microcentro porteño no le impidió contarle, con una enorme sonrisa, cómo es su vida hoy: se divide entre su trabajo de telemarketer y su labor solidaria en un comedor del Conurbano. Mi amiga no entendía cómo se mostraba tan feliz con un puesto tan sacrificado y poco reconocido como el de las ventas telefónicas. “Es que la alegría de los nenes a los que preparo la merienda o llevo globos de regalo barre cualquier frustración”, le contestó.

Esta anécdota, por sencilla que sea, refleja una realidad: la de las personas que saben ponerle pasión a sus vidas, que son felices sin importar los obstáculos que se les presenten, que siempre ven “el vaso medio lleno”. Y, aunque parezca imposible, todos estamos capacitados para llevar adelante una existencia “a pura garra”. “La pasión es inherente al ser humano, es ese impulso que lleva al sujeto a ‘jugarse’ por alguien o por algo”, explica la licenciada Alejandra Marroquín, psicoanalista y psicopedagoga.

Al explorar los sinónimos de “pasión” encontramos significados diferentes.
Una línea va en dirección al arrebato, el delirio, el entusiasmo y la vehemencia, y otra vertiente se relaciona con el padecimiento y el sufrimiento. Es que en la pasión conviven en la emoción intensa y el sufrimiento, lo activo y lo pasivo. Es por ello que elegir vivir una existencia apasionada implica dar el todo por el todo en cada paso que damos.

Es que en la pasión conviven la emoción intensa y el sufrimiento, lo activo y lo pasivo

Es que en la pasión conviven la emoción intensa y el sufrimiento, lo activo y lo pasivo

Identikit del apasionado

Dentro del psicoanálisis, explica Marroquín, la pasión y la pulsión se encuentran unidas en pos de un mismo fin: la satisfacción. “Y dicha satisfacción no llega nunca a su completud, por lo que el movimiento y empuje de la pulsión se mantiene constante”, añade. Esta es la clave que permite afirmar que el amor por lo que uno hace puede ser eterno, sin importar las circunstancias del afuera que lo/nos afecten.

La pintura, la danza, la abogacía, el periodismo, la solidaridad, el cuidado del medio ambiente… todas son actividades, pero para algunas personas, son su vida. Las transforman en sus “centros exclusivos de interés y amor”, según palabras de la especialista, al punto de convertirse en estrictamente necesarias para lograr una vida plena y feliz.

“Cada sujeto manifiesta su pasión de acuerdo a su estructura psíquica y su propia historia. La historia tejida de encuentros y desencuentros con sus referentes primordiales. Es allí donde se teje la red pasional que luego uno porta durante su vida”, agrega Marroquín.

Es posible enamorarse de la rutina (Getty Images)

Es posible enamorarse de la rutina (Getty Images)

Cómo enamorarse de la rutina

Pero así como nos topamos diariamente con personas apasionadas, también reconocemos a aquellas que no lo son, que parecen portar un halo gris, opaco. “Por diferentes avatares de la vida –explica la especialista– puede ser suceder que alguien se encuentre más replegado hacia sí mismo. En esos momentos, el caudal pasional estará al servicio propio. Los duelos son un ejemplo de esto, el psiquismo está ocupado en bordear y aceptar una pérdida más que hacer algo creativo con ella”.

También pueden aparecer dudas, cuestionamientos y replanteos sobre nuestras pasiones. Éstos hay que entenderlos de un modo positivo, como tiempos de invitación a conectarnos con nuestros propios enigmas, a transitar las preguntas que abrirán nuevos caminos.

En principio, tenemos que preguntarnos: ¿hago las cosas por obligación?, ¿hago realmente algo en la semana que me haga sentir pleno?, ¿pospongo mis deseos en pos de hacer felices a los demás? Ya definida nuestra situación, te acercamos una serie de consejos sencillos, que funcionan como primeros pasos para ponerle picante al día a día:

-Disfrutá de la música que te gusta, te relaja o te inspira. Destiná tiempo de la semana a bailar, pensar o descansar al ritmo de tus temas favoritos.

-Rompé regularmente con la rutina, es una buena manera de escaparle a la depresión.

-Dedicale tiempo a un hobby o deporte que te guste mucho.

-Tratá de que tus actividades cotidianas sean divertidas. Por ejemplo, poné música cuando te toque limpiar la casa.

-Ampliá tu círculo social. Conocer a nuevas personas reaviva la charla, las
ganas de juntarse, los desafíos y la diversión. Además, está comprobado
que las personas exitosas transmiten su “actitud” a quienes las rodean, por
lo cual si te topás con una de ellas podés encontrar nuevos estímulos a nivel laboral.

-No le tengas miedo al cambio.

-Creá un futuro convincente. Si creemos firmemente que podemos alcanzar nuestros deseos, la pasión invadirá nuestra vida, se transformará en nuestro motor principal para lograr todo aquello que buscamos conseguir. No es necesario ser súper exitoso para vivir una vida apasionada. ¡Tomá
las riendas y empezá a ponerle color a tus días!

 

 

 

 

Etiquetas

Los Primeros TV

Nuestro Face