Deportes

Las fórmulas de Boca y River para el superclásico

La fórmula anti River: Cristian Pavón, el que nunca puede faltar en el Boca de Guillermo Barros Schelotto

Guillermo Barros Schelotto, a lo largo de sus más de dos años como entrenador de Boca , supo tener varias debilidades entre sus planteles. Rodrigo Bentancur, por una supuesta técnica y visión, y Pablo Pérez, por temperamento y capacidad de elaborar, son ejemplos.

Sin embargo, ninguno pudo equipararse al nombre que desde un primer momento se convirtió, por lejos, en la mayor debilidad: Cristian Pavón es tan importante para su equipo que es el jugador que más partidos disputó en el ciclo de los mellizos. Un futbolista al que no le dan descanso, pero que tampoco quiere frenar este ritmo vertiginoso que protagoniza hace dos temporadas.

La fórmula anti Boca: Rodrigo Mora, el fetiche de River que se agranda en los clásicos

La escena ocurrió una tarde de enero, en el lobby del hotel Biltmore, en la exclusiva zona de Coral Gables, durante la pretemporada que el plantel de Riverrealizó en Miami. “Uruguayo, ponete bien que te queremos en la cancha en la final contra Boca“, lo arengó un hincha, integrante de la filial de River en Toronto, mientras Rodrigo Mora buscaba ponerse en forma luego de una operación en la cadera derecha.

Mora le respondió sin abrir la boca pero con dos gestos elocuentes: le guiñó un ojo y le levantó el pulgar derecho. Por entonces, la posibilidad de que el uruguayo llegara a jugar la Supercopa Argentina dependía poco menos que de un milagro: en el mejor de los casos, en River esperaban tenerlo a disposición para abril o mayo.

Pero lo impensado ocurrió: Mora volvió a jugar mucho antes de lo previsto por los médicos del plantel e incluso desplazó a Ignacio Scocco de la titularidad a fuerza de buenas actuaciones. Y ahora, en la antesala de la segunda final de la historia entre los dos clubes más populares del país luego de la que Boca ganó 1 a 0 en el Nacional 1976, se ilusiona con más, con todo: “Mi sueño es que le ganemos a Boca con un gol mío“.

FUENTE: La Nación