Política

Orellana quiere inculpar a su ex esposa por la planta de residuos abandonada

El ex intendente de Famaillá y actual legislador oficialista, Enrique Orellana, atribuyó a la jefa municipal en funciones, Patricia Lizárraga, la responsabilidad por el abandono del predio destinado al tratamiento de desechos urbanos.

“Ella formó parte de mi gestión y sabía al pie de la letra todo lo que se compró. La planta la entregué en funcionamiento y con la maquinaria correspondiente. Ellos deberían haberla mantenido y controlado”, cuestionó Orellana.

El actual legislador, quien era pareja de Lizárraga, afronta un procesamiento por el manejo de los fondos públicos que el kirchnerismo le entregó para ejecutar este proyecto.

El caso

Entre 2013 y 2015, Famaillá recibió una partida nacional de $ 8 millones -U$S 600.000 según la cotización de la época- para construir una planta de tratamiento de residuos.

De aquel proyecto sólo queda un galpón con una cinta sin motor que es usada para apoyar imágenes religiosas.

Consultada al respecto, Lizárraga expresó que desconocía qué había sucedido.

Orellana consideró que la intendenta no podía desentenderse del asunto y recordó que aquella se había desempeñado como secretaría general de la Municipalidad durante su gestión.

“Me llama la atención que diga que desconoce el destino del dinero. El secretario general está por encima de todas las secretarías y direcciones: nada puede entrar ni salir sin su firma”, aseguró.

Auditoría

El legislador oficialista manifestó que la nueva gestión debía haber practicado una auditoría de control.

“Si faltara algo, correspondía que lo hubieran denunciado. Ella nunca lo hizo. ¿Ahora, a casi cuatro años, recién se dan cuenta de que tienen un basural a cielo abierto y de que no hicieron nada?”, interrogó.

El legislador oficialista subrayó que todo el proceso fue “autorizado, verificado y controlado por entes nacionales y provinciales, así como por el Concejo Deliberante”.

“Ellos no liberan los fondos tan fácilmente, te van dando por parte. En el caso de la planta fueron ocho pagos. Cuando ingresaba el dinero, se compraba el elemento, se lo colocaba y se rendía cuenta de ello. Presenté todas las facturas y boletas”, insistió.

Citación

El juez federal porteño Claudio Bonadio procesó a 90 intendentes del país, entre ellos a Orellana y a César Dip, ex jefe municipal de Lules y legislador oficialista, por el manejo de fondos públicos destinados al tratamiento de residuos.

Según calculó el magistrado, los posibles delitos cometidos con esta política kirchnerista ocasionaron al Estado un perjuicio de $ 600 millones (U$S 45 millones, según la cotización de 2015).

Orellana afirmó que Lizárraga también se encuentra involucrada en la causa. “Ella, por haber sido responsable de supervisar y dar el cierre de obra durante mi gestión, será citada por Bonadio para declarar”, señaló.

Además, el legislador anticipó que él será sobreseído. “Sólo me procesó por la supuesta ausencia de una máquina prensadora de la que tengo fotos del día de la inauguración, y boletas que respaldan su compra e instalación”, explicó Orellana.

Explicación

Días atrás, el director de Medio Ambiente de Lizárraga, Jorge Ariel Dip, comentó que inspectores nacionales visitaron el lugar e hicieron un relevamiento sobre las cosas que deberían estar, pero que no existen.

“Entre otras máquinas, debería haber una prensa para preparar la basura para su posterior enterramiento, un triturador de bolsas, una chipeadora y la cinta, que, si bien está montada, le faltan los motores”, informó.

Orellana también cuestionó a Dip. “Si a la cinta le faltan los motores, deberían haberlos repuesto. Es una vergüenza que no hayan cuidado lo que tanto nos costó comprar y construir”, criticó.

“Durante todo este tiempo deberían haber mejorado el predio. Ahora es un basural como cualquier otro… ¿Recién lo notan? Si la cinta fue transformada en un ‘altar’, como dice el periodismo, es porque no hicieron nada. ¿Acaso creen que va andar sola? Si no la cuidás, nunca va a funcionar. Tienen el deber de ponerla a trabajar porque eso es lo que se acordó en el convenio con la Nación”, manifestó.

Así estaba

En la Intendencia de Famaillá aseguraron que encontraron las instalaciones en el estado de abandono del presente.

“La planta está vacía. Cuando asumimos estaba totalmente saqueada: robaron y destrozaron todo. Es, y siempre fue, un galpón en el que no hay nada”, describió el director Dip. No obstante, el ex intendente aseguró que el predio era custodiado por agentes policiales.

“Mientras estaba en funciones, la planta tenía una delegación policial de 12 personas en distintos turnos. Es fácil echarle la culpa al otro”, reiteró.

Ubicado en el barrio San Martín, el predio se encuentra colapsado. Desde el municipio informaron que la causa penal que complica al ex intendente bloquea la posibilidad de pedir fondos para financiar otros proyectos.

“(Por la situación judicial de Orellana) nos encontraremos atados de pies y manos”, afirmaron.

 

FUENTE: La Gaceta

Nuestro Face