Política

El peronismo se unió contra el decreto para recuperar los bienes de la corrupción

Los senadores Cristina Fiore y Luis Naidenoff junto al diputado camporista Marcos Cleri, este martes, en la mesa de conducción de la Bicameral que revisa los DNU.

La Comisión Bicameral de los Decretos de Necesidad y Urgencia dictaminó este martes contra el DNU del presidente Mauricio Macri que habilitó el sistema de extinción de dominio, un mecanismo creado para acelerar la recuperación de bienes de manos de acusados de corrupción, trata de personas y narcotráfico, entre otros delitos.

La votación del dictamen -que ahora deberá ser tratado por las dos cámaras del Congreso- fue posible gracias a la unión de diferentes sectores del kirchnerismo y el peronismo federal. Para que caiga el decreto, es necesario que la mayoría de los diputados y los senadores se pronuncien en contra de la norma, algo que nunca ocurrió en la historia argentina.

El dictamen contra el decreto fue posible por el voto de la salteña Cristina Fiore (alineada con el gobernador Juan Manuel Urtubey), quien hasta último momento mantuvo el suspenso y luego se alineó con la oposición para conseguir el empate en ocho con el oficialismo. Eso dejó el desempate en manos del camporista Marcos Cleri, que desde el mes pasado preside la comisión.

Diputados y senadores del PJ. el massismo y el camporismo hicieron causa común para rechazar en la Bicameral de Trámite Legislativo el decreto de necesidad y urgencia con el cual en enero el Presidente implantó la extinción de dominio.

En la Comisión integrada por 16 legisladores de ambas cámaras, la oposición panperonista sumó 8 firmas contra 8 de Cambiemos pero, como se especulaba, se alzó con el dictamen de mayoría, de rechazo del DNU, con el voto de desempate de Cleri.

En la reunión, las dudas sobre el desenlace quedaron disipadas cuando la senadora Fiore (la última en pronunciarse) se sumó al argumento opositor del “avasallamiento” al Parlamento y la falta de justificación de un estado de “necesidad” y “urgencia”, dado que el proyecto de extinción de dominio fue aprobado el 22 de agosto por el Senado (con grandes cambios al texto original de Diputados) y aún tiene estado parlamentario.

La misma suerte -el rechazo- corrió el DNU 58/19 que transfirió de la empresa estatal Arsat al Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) frecuencias de tercera y cuarta generación (3G y 4G) con el fin de subastarlas entre operadores regionales. Era parte de la “ley corta” de comunicaciones que fue aprobada en el Senado y se trabó en Diputados.

También 8 a 8 y desempate del diputado Cleri por el rechazo, tuvo el DNU que desarticuló la Secretaría de Deportes para convertirla en una Agencia de Deporte Nacional.

Como sea, los DNU siguen en plena vigencia hasta tanto no sean rechazados por los plenos de ambas Cámaras.

Si bien el kirchnerismo está en pie de guerra contra esta iniciativa (votó en el Senado un proyecto lavado y no retroactivo que propuso el PJ) la postura de Argentina Federal en Diputados fue diferente: se sumaron al rechazo en comisión, pero el entrerriano Juan José Bahillo mostró coincidencia con Cambiemos en la necesidad de contar con la extinción de dominio, aunque enfatizó que debe hacerse a través de una ley del Congreso.

En ese espacio no descartan pedir el ingreso del expediente para tratarlo sobre tablas. Tras los cambios que le hizo el Senado, Diputados tiene la opción de aceptarlos, o de insistir con su texto aprobado en octubre de 2016.

El único de los cuatro DNU que pasó positivamente el filtro de la comisión fue el 1/19, por el cual Macri hizo uso de una facultad delegada para subir el mínimo no imponible a partir del cual pagan impuestos internos los autos, motos y embarcaciones deportivas.

 

Fuente: Clarín

Nuestro Face