Espectáculos

Marvel apuesta por sus heroínas en el cine

Cuando Capitana Marvel se estrene el 8 de marzo será un momento de gran satisfacción y también la culminación de frustraciones acumuladas.

La película —protagonizada por Brie Larson como Carol Danvers, la superheroína espacial de los cómics— es la vigésima primera producida por Marvel como parte de la franquicia fílmica que inició en 2008, pero apenas la primera enfocada en una mujer.

Ahora las audiencias ya están más acostumbradas a películas de superhérores que tienen a mujeres como personajes destacados. Y en 2017 Mujer Maravilla, basada en la guerrera amazónica de DC Comics, fue un éxito taquillero internacional para el estudio Warner Bros.

Marvel ha construido sus fortunas recientes en aventuras de cómics con varias mujeres en el centro, pero su brazo fílmico, Marvel Studios, ha sido criticado por su lentitud en llevar a sus personajes femeninos a la pantalla.

Entonces ¿por qué Marvel tardó tanto en llegar a este punto? Y, ¿será Capitana Marvel la película que cumpla con el potencial hasta ahora insatisfecho?

La respuesta a la primera pregunta es parte de una combinación de factores socioculturales y económicos. Son similares a los que Marvel Comics ha enfrentado en los últimos sesenta años para mejorar su representación de las mujeres, un esfuerzo que gradualmente hizo de Carol Danvers uno de los personajes prominentes de la editorial y facilitó que fuera adaptada al cine.

La gente detrás de Capitana Marvel, tanto la película como los cómics que la inspiraron, reconocen ese historial problemático.

Pero también ven la oportunidad para que más mujeres tengan un espacio más equitativo tanto en las páginas como en la pantalla y para que el personaje de la Capitana Marvelpueda crecer como ícono de representación y empoderamiento.

“Lo que la Capitana Marvel necesitaba ser cuando hizo su debut en los sesenta es muy distinto a lo que necesita ser en 2019, como piedra angular de una película de gran presupuesto”, dijo Kelly Thompson, la actual autora de la serie de cómics de Carol Danvers. “Con la película, se apresta a ser más importante para la gente que nunca y así los cómics pueden ser el lugar donde se comprueba ese papel del personaje”.

Marvel Studios, responsable de la saga fílmica de los Vengadores y propiedad de Disney, se ha vuelto un destacado barómetro de la diversidad en Hollywood. El estudio ha allanado caminos con filmes como Pantera negra, el éxito taquillero de 2018 que tuvo un director negro, guionistas negros, varias mujeres en departamentos técnicos (dos de ellas recién ganaron un Oscar) y actores y actrices principales negros.

En los últimos años Marvel también se ha ganado la reputación de un estudio que les da oportunidades a cineastas aunque no hayan dirigido grandes películas de acción. Entre ellos están los responsables de Capitana Marvel, Anna Boden y Ryan Fleck, más conocidos por filmes independientes o de menor presupuesto como La última apuesta (Mississippi Grind) o Una historia casi divertida (It’s Kind of a Funny Story).

Boden recordó que en una de las primeras reuniones con Marvel le dijo al estudio: “Todo lo que hacemos se basa en personajes. Y ellos respondieron: ‘Nosotros sabemos cómo hacer que estallen cosas, lo que necesitamos son directores que sí sepan contar una historia'”. Además, Capitana Marvel, que fue escrita por Boden, Fleck y Geneva Robertson-Dworet, es la primera película de Marvel Studios con una directora a cargo y apenas la segunda con una guionista, después de Guardianes de la Galaxia.

Larson, quien ganó el Oscar a mejor actriz principal por La habitación (Room) en 2015, dijo que primero se sintió nerviosa cuando la buscaron para interpretar a Carol Danvers, y que no estaba segura de aceptar un papel de tan alto perfil.

Pero la actriz, quien se ha pronunciado respecto a la necesidad de que haya más mujeres y personas no blancas en la industria y en los medios que cubren a Hollywood, indicó que el estreno global de Capitana Marvel puede ser una plataforma para potenciar ese activismo.

Larson comentó que quiere promover películas pequeñas con lecciones morales como Short Term 12 (sobre la vida de consejeros y residentes de un centro de acogida de menores) y que, al pensar sobre el papel en Capitana Marvel, se preguntó: “¿Puedo hacer lo mismo, que me importe el contenido y que este tenga un mensaje, cuando se va a transmitir en todo el mundo? Y poder ayudar a forjar esa conversación, de eso se trata ser lideresa”.

Larson dijo que algo que favorece a Capitana Marvel es que, a diferencia de otros héroes que son muy débiles o desfavorecidos en un inicio, Danvers “es una ruda imparable desde antes de conseguir sus poderes”:

Danvers es una ex pilota de la Fuerza Aérea estadounidense que adquiere habilidades superhumanas con la raza alienígena Kree. Boden, la codirectora y coguionista, dijo que la película es casi un filme de misterio en el que Danvers debe investigar su propio pasado.

“A medida que se va conociendo a sí misma y le da cabida a lo que la hace ser ella es como realmente consigue su verdadero poder”, comentó Boden. “En parte eso significa rechazar las voces de quienes le dicen que no es suficientemente fuerte o que no pertenece. Siento que muchas personas se pueden identificar con eso, particularmente las mujeres”.

El personaje de Carol Danvers ha tenido un largo camino desde que Marvel la introdujo en los cómics en 1968. En ese momento no era más que un interés amoroso al estilo de Lois Lane para el héroe, el soldado extraterrestre Mar-Vell o Capitán Marvel.

Marvel Comics, cuyo editor audaz Stan Lee dirigió a un equipo talentoso de escritores e ilustradores, era celebrado en su época por ser incluyente, pero esos primeros pasos para tener personajes femeninos ahora lucen como inclusión selectiva.

“Es difícil evitar pensar que si Stan Lee no era conscientemente sexista, entonces definitivamente era muy tradicional”, afirmó Heidi MacDonald, editora del sitio sobre cultura de cómics The Beat. “Les dio a sus personajes femeninos los poderes más débiles: ‘Oh, yo me puedo hacer miniatura’, ‘Ah, yo me vuelvo invisible’, ‘Yo puedo mover una taza con mi mente'”.

En los años setenta y ochenta, Marvel presentó sus primeros cómics con superheroínas e introdujo a Spider-Woman (Mujer Araña) y a She-Hulk (a veces llamada Hulka), versiones femeninas de sus personajes más conocidos con los que quería, en parte, proteger los derechos de autor.

Y en línea con el movimiento feminista que despegaba en ese entonces, Marvel transformó a Danvers en Ms. Marvel y le dio una serie de cómics en los que hacía batalla contra villanos intergalácticos con un pequeño leotardo con el ombligo expuesto.

El interés en ese personaje fluctuó con los años, en un periodo en el que muchas mujeres dejaron de leer cómics. Las publicaciones con Danvers se volvieron cada vez más difíciles de encontrar en puestos de periódicos y librerías, además de que las lectoras se alejaron por varias tramas sexistas y arte que presentaba a las mujeres de cómics de manera muy estereotípica.

“En los ochenta y noventa hicimos cómics que eran claramente insultantes hacia las mujeres”, dijo Kelly Sue DeConnick, la autora de la serie que inspiró la adaptación fílmica. “Las mujeres se fueron en bandada. Porque ¿para qué vas a leer algo que es insultante hacia ti, que solo consigues en tiendas especializadas donde no te sientes bienvenida?”.

DeConnick intentó resarcir esto cuando volvió a presentar a Carol Danvers en la serie de 2012 en la que el personaje por fin adoptó el título de Capitana Marvel, con vestimenta más apropiada para sus aventuras y representativa de su pasado militar.

En los años previos, dijo DeConnick, “había pasado de usar un leotardo de gimnasia con botas a prácticamente solo una tanga. Era lo más inverosímil del mundo”.

DeConnick, cuyo padre estuvo veinte años en la Fuerza Aérea estadounidense, también quería que Danvers fuera parte de la tradición de ases de la aviación que ella siempre admiró. “Puede tener mucha actitud y seguir siendo militar”, dijo.

Al mismo tiempo, las lectoras empezaron a regresar a los cómics gracias a nuevos formatos de publicación, al igual que tramas y personajes más incluyentes.

La Carol Danvers revitalizada se volvió una parte central de todo el universo de cómics de Marvel y la empresa también introdujo con éxito a otros personajes, como el nuevo Hombre Araña joven Miles Morales, afrolatino de ascendencia puertorriqueña, y la nueva Ms. Marvel, la adolescente musulmana Kamala Khan.

Kelly Thompson, la actual autora del cómic de Capitana Marvel, indicó que la clave es que “Marvel realmente respaldó a esto personajes. Hay que tener buen talento detrás de los libros, pero también promoverlos y apoyarlos e impulsarlos como personajes de importancia. Esa parte de la ecuación no debe ignorarse”.

Sin embargo, las películas de Marvel Studios no le siguieron el paso a los cómics. Los primeros estrenos del estudio buscaron establecer las historias de los héroes base como Iron Man, Capitán America o Thor. En los filmes del universo había personajes femeniles como Viuda Negra (interpretada por Scarlett Johansson) o la Bruja Escarlata (Elizabeth Olsen), pero eran parte de un equipo sin que se pensara en hacer películas con ellas como el personaje protagónico.

Hasta Marvel entonces parecía haber caído en la falacia hollywoodense de que las mujeres van a ver películas con hombres protagonistas, pero que los varones no van a hacer lo mismo si el filme tiene una mujer al centro. “Porque las mujeres tienen un estatus ‘menor’ en nuestra cultura”, acusó DeConnick. “Nos dicen que aspiremos hacia arriba pero ellos no quieren identificarse con las de abajo”.

Esa percepción sobre las audiencias fue evidenciado por un correo electrónico filtrado en 2014 en el que Isaac Perlmutter, presidente de la junta directiva de Marvel Entertainment, criticaba películas de superheroínas como Supergirl (de 1984), Gatúbela (2004) y Elektra(2005) debido a su pobre recaudación en taquilla.

Cuando Marvel Studios fue reorganizado en 2015 y su presidente Kevin Feige pudo reportarse directamente con Disney sin pasar por Perlmutter, muchos pensaron que así Feige tuvo la libertad para impulsar películas más diversas, justamente como Pantera negra y Capitana Marvel (Marvel y Disney rechazaron hacer comentarios al respecto).

Boden y Fleck, los directores de Capitana Marvel, reconocieron que aún es difícil deshacerse de las ideas tradicionales de Hollywood, como el que las películas de género deben tener a un protagonista varón. “Nosotros mismos lo hicimos: ¿por qué fue hasta nuestro quinto filme que tuvimos una protagonista?”, dijo Fleck. “Espero que todos alcancemos el punto en el que estas historias sí se cuenten más”.

Aunque aún hay que ver cómo le va a Capitana Marvel y si ayudará a alcanzar ese punto con más de estas historias, MacDonald, la editora de The Beat, indicó que Marvel merece el crédito de ya haber producido la película y generado más entusiasmo por el personaje.

“Definitivamente tuvieron que contravenir mucha historia para que se rodara la película”, comentó. “Ya construyeron una base para este personaje y pasión por lo que ella representa” además de avivar a una base de fanáticos destacable.

“¿Ya son millones y millones de personas? No. Pero no necesitan serlo; solo necesita ser un corazón, la chispa para la flama”.

No se espera que Capitana Marvel iguale los impresionantes resultados en taquilla dePantera negra, de 1300 millones de dólares a nivel global, o los de Vengadores: Infinity War, que recaudó 2000 millones de dólares y terminó en un final de suspenso que los fanáticos ya quieren que sea resuelto (y en cuya escena poscréditos se hace un llamado de auxilio a Carol Danvers). En comparación, el estreno de mediados de 2018 Ant-Man y la Avispa, con Paul Rudd y Evangeline Lilly, sumó 622 millones de dólares en taquilla global.

Los cálculos de analistas sugieren que Capitana Marvel obtendría más de 100 millones de dólares en su primer fin de semana en cines. MacDonald dijo que atraerá no solamente a los que ya son fanáticos del personaje o a mujeres que quieren ver el primer estreno de la protagonista, sino a quienes están obsesionados con Marvel y quieren ver cómo esta película se vincula con Vengadores: Endgame, que se estrenará el 26 de abril.

“Kevin Feige es muy sagaz”, dijo MacDonald. “Va a lanzar la película que sería más difícil de comercializar de una manera que da pase directo al mayor acto final en la historia de franquicias fílmicas”.

No queda claro si Capitana Marvel dará inicio a una tendencia o será la excepción para Marvel Studios. Los medios especializados en la industria de Hollywood ya reportaron que la empresa prepara otros proyectos con mujeres al mando, como una película de Viuda Negra o Black Widow con Johannson y dirigida por Cate Shortland (de la película australiana Lore), así como una adaptación de la saga en cómics Los Eternos que sería dirigida por Chloé Zhao (de The Rider). Pero Disney dijo que no podía confirmar qué está en la lista de próximas producciones de Marvel.

Larson dijo que la pregunta de si este filme será precursor de otras películas similares “es algo más grande, porque es sistémico”.

“El cambio asusta y tarda”, indicó la actriz. “Es lento, pero sí ha estado sucediendo”.

Larson añadió que la única manera en la que habrá progreso es si ella y sus pares en la industria usan la influencia obtenida por estas películas taquilleras para impulsar que haya cambios y que sean permanentes.

“Parte de la razón por la cual estoy empujando para que esto suceda es porque sí he conseguido cierto poder [con su Oscar y este protagónico] y lo voy a usar”. Aunque indicó: “No sé cuándo va a dar un giro, quién podría tener el poder después. Pero yo me aseguraré de impulsarlo tanto como pueda, porque es lo correcto”.

Copyright: 2019 New York Times News Service

Etiquetas

Nuestro Face