Política

El aumento del boleto suma rechazos y UTA decide esta noche si va al paro

Las posibilidades de que los trabajadores del transporte público realicen una huelga el lunes, cuando empiezan las clases, comenzaron a disiparse. Cerca del 70% de las empresas de colectivos ya depositaron los sueldos a los trabajadores, por lo que hoy será una jornada clave. “Mantenemos nuestra postura: empresa que no paga, empresa en la que no se trabajará el lunes”, sostuvo César González, titular de la Unión Tranviarios Automotor (UTA).

Las normas laborales establecen que las firmas deben pagar los sueldos hasta el cuarto día hábil de cada mes. Por los feriados de carnaval, el plazo vence hoy. “A las 20 está convocado el plenario de delegados para conocer qué empresas pagaron los sueldos y qué firmas no, para determinar las medidas de fuerza que tomaremos el lunes. Sabemos que La Florida, San Pedro de Colalao, Aconquija, Línea 19, Línea 7 y 5, el grupo de la Línea 9 -Cerro Pozzo, El Cóndor, Illages y Puesto Nuevo-, depositaron o ya pagaron los haberes. Empresa que no cumpla, lamentablemente deberemos tomar medidas”, continuó González.

“Un grupo de empresas tienen dificultades para poder afrontar el pago de los sueldos, esperamos poder acreditar el pago con la búsqueda de financiamiento privado. Sabemos que si no se toman medidas urgentes para frenar la crisis sitémica del sector, con atraso tarifario, insumos a valores disparados y con este esquema de impuestos, en un mes hay empresas que van a estar con muchísimas complicaciones para pagar los sueldos”, comentó Jorge Berreta, vicepresidente de la Asociación de Empresarios del Transporte Automotor de Tucumán (Aetat). Y agregó: “iniciamos gestiones para obtener asistencia financiera privada, pero el nivel de endeudamiento de las empresas con problemas es tan alto que es complejo conseguir crédito”.

Los empresarios de Aetat habían acordado en asamblea la semana pasada solicitar al Concejo Deliberante de San Miguel de Tucumán un boleto a $ 24,50, junto a una cláusula para que se revise la tarifa cada cuatro meses. “Sabemos que no podemos cobrar el valor técnico que da el estudio de costos, arriba de $ 30. Sí decimos que hay que actualizar el boleto, pero un valor inferior a los $ 24,50 hace que sea imposible seguir funcionando. De parte de los concejales necesitamos que actualicen cuanto antes la tarifa a valores razonables. No es un problema financiero de un mes, es una crisis sistémica del transporte. La tarifa adecuada es una solución inmediata, necesitamos además políticas para sustentar el transporte”, agregó el vicepresidente de la cámara empresaria.

El poder del voto negativo

En el Concejo Deliberante de San Miguel de Tucumán ya son seis de 18 los votos en contra de otorgar un aumento del boleto de colectivos. Mientras que hoy a las 10.30 se reunirá la comisión de Tránsito y Transporte para tratar los pedidos de incremento de las tarifas de colectivos y de taxis, el grupo de concejales que anticipó que rechazará las subas busca sumar más bancas a la causa.

Los ediles Javier Aybar (aliado al intendente macrista Germán Alfaro), Ricardo Bussi, Eduardo Verón Guerra (bussustas), David Mizrahi, Dante Loza y Juan Luis Pérez (alperovichistas), conforman el núcleo de votos negativos.

“El colectivo es el medio de transporte con el que la gente se mueve y es público; creo que no se está teniendo en cuenta lo importante que es para el trabajador y para el estudiante”, sostuvo Mizrahi. Y explicó por qué votó a favor de la suba de septiembre y propone el rechazo de otro ajuste: “los aumentos anteriores eran por el incremento en los insumos. Ahora esta suba se produce tras las medidas del Gobierno nacional de traspasar los subsidios a las provincias, medida que fue acompañada por el Gobierno provincial. Lo que sucede es que están recargando el ajuste de subsidios nacionales sobre el usuario y la gente no resiste más”.

“No podemos permitir otro sablazo económico”, había sintetizado su postura Bussi a mediados de semana.

El concejal Aybar, que votó en contra de todas las subas del boleto, celebró que más ediles rechacen los incrementos. “Estoy con los trabajadores. Estoy de acuerdo con el gremio de UTA, los empresarios tienen que pagarle al trabajador por las taras desempeñadas. Tienen que pagar. Los señores empresarios se pasan de rosca, ni loco voto una suba del boleto a $ 24,50.  La gente no aguanta más. Los vecinos se tienen que sublevar”, sostuvo el referente del gremio mercantil, y no ocultó críticas para los titulares del Poder Ejecutivo y de la Municipalidad: “se tienen que sentar el intendente y el gobernador a buscar soluciones, basta de egoísmo. Manzur se limpia la boca con el ‘Cuidando a los tucumanos’, qué le cuesta recibir a un intendente, la gente lo va a apreciar si busca soluciones”.

Por lo bajo, otros tres ediles afirmaron que analizan votar en contra. El último antecedente de una suba de tarifa del transporte frenada fue en 2003, cuando la intendenta interina Marta de Ezcurra vetó un incremento sancionado.

Fuente La Gaceta

Nuestro Face