Política

El alfarismo y el pro pujan por el segundo lugar en la fórmula opositora

Cambiemos ratificó el viernes, sin elecciones internas y por consenso, el lanzamiento de su candidata a la Gobernación en Tucumán: la senadora nacional Silvia Elías de Pérez (UCR).

Ahora, el interrogante central en la alianza que responde a la Casa Rosada es quién completará la fórmula, con miras a las provinciales del 9 de junio.

En esa puja, al momento, están anotados dos espacios: el PRO, con el legislador Alberto Colombres Garmendia y el diputado Facundo Garretón como alternativas; y el Partido por la Justicia Social (PJS), con la diputada Beatriz Ávila, esposa del intendente Germán Alfaro, como otra posible postulante a la vicegobernación.

Descartado

Así, todo hace pensar que el frente opositor desistirá de cerrar el binomio con una “pata” empresaria, una versión que había tomado fuerza en la semana.

De hecho, no estuvo en la reunión el ex presidente de la Sociedad Rural, José Manuel Paz, cuyo nombre había sonado con fuerza para acompañar a la senadora.

A las 11, en el salón de actos del primer piso del Catalinas Park, unos 50 dirigentes de Cambiemos se sentaron alrededor de una larga mesa para escuchar a Elías de Pérez.

El diputado José Cano, sentado a su derecha, y el subsecretario de Interior de la Nación, Domingo Amaya, a su izquierda, ya habían anticipado que no iban a repetir la fórmula del Acuerdo para el Bicentenario de 2015.

El viernes confirmaron esa decisión ante los tres intendentes de Cambiemos, Alfaro, Roberto Sánchez (Concepción) y Mariano Campero (Yerba Buena), y los demás referentes de ese espacio.

Discursos

El armador local del macrismo, Pablo Walter, abrió el encuentro. Transmitió las disculpas del ex ministro macrista Alfonso Prat-Gay por no estar en el lanzamiento.

“Pero manifestó su compromiso para trabajar desde el lugar que creamos más conveniente, y desde el rol que el equipo de campaña determine”, aseveró Walter. Y le cedió la palabra a Amaya.

Una falla en el micrófono complotó en un principio contra el discurso del ex intendente. Pero el incidente sirvió para descontracturar la escena. Al final, con su característica voz ronca, manifestó su apoyo en favor de Elías de Pérez.

“Vamos a trabajar para que Silvia pueda lograr el objetivo que nos planteamos todos”, sostuvo el ex candidato a vicegobernador.

Machismo

Luego siguió el turno de Cano, que hizo mención a la división en el oficialismo y destacó la oportunidad que se le presenta a Cambiemos en esta provincia.

“En un partido como el radical, que todavía tiene un fuerte sesgo de machismo y que necesita todavía un serio debate sobre eso, que Silvia sea la candidata a gobernadora, y además de un espacio mucho más amplio, para mí es un orgullo como hombre de la política”, afirmó.

Antes de cerrar, advirtió que en Tucumán “se denosta” y “se injuria” a través de “campañas negativas”. “Por eso tenemos que estar a la par de Silvia”, sostuvo.

Tras saludar con un beso en la mejilla a su ex compañera de fórmula en 2011, Cano se sentó, tomó agua de una copa y se preparó para escucharla.

Gestos

“No me llaman la atención estos gestos de grandeza -afirmó Elías de Pérez, poniendo las manos sobre los hombros de Cano y de Amaya- porque hace rato que en este espacio hemos sido capaces, primero, de bajar un poquito las banderas partidarias para que esté la celeste y blanca ahí arriba”. Un aplauso resonó en el salón, en clara señal de encolumnamiento.

Acompañando las frases con gestos, como si estuviera ante una multitud, la senadora llamó a “romper estructuras” y a “revolucionar Tucumán”, dos consignas que, al parecer, formarán parte de sus eslóganes de campaña.

Y agregó una frase que sonó a invitación, pero también a mensaje para sus “correligionarios” ausentes, como el intendente de Bella Vista Sebastián Salazar. “Nosotros no excluimos a nadie”, advirtió.

Con el lanzamiento se abren otras pujas en la alianza opositora. Cano no estará en las boletas, Amaya aguarda definiciones y Prat-Gay parece haber quedado afuera de los primeros planos.

Algunos referentes, como Walter y el propio Cano, se expresaron a favor de que sea un dirigente del PRO quien complete la fórmula.

Y con Alfaro en la disputa por retener la Intendencia, obligado a jugar con todo el 9 de junio, comenzó a sonar cada vez más el apellido de su esposa, Ávila.

La decisión final será una nueva prueba para la unidad en Cambiemos.

 

FUENTE: La Gaceta

Nuestro Face