Mundo

Indignación en Colombia por un sacerdote que abusó de una niña mientras se confesaba

Transcurría el año 2013, la parroquia del municipio de El Tambo, en el departamento de Nariño, se preparaba para celebrar el sacramento de la Primera Comunión a un colegio de la región, cuando una de las estudiantes fue abusada sexualmente por el sacerdote a cargo de la ceremonia.

Una menor de 10 años de edad realizaba su primera confesión para poder recibir el sacramento, cuando fue violada por el cura identificado como Hernán Darío Rosero en el mismo confesionario de la iglesia.

Al manifestar lo que le había sucedido a sus profesores, Rosero se dio a la fuga, pero las autoridades emitieron en su contra una orden de captura para dar con su paradero. Casi seis años después fue detenido y finalmente condenado.

El Juzgado Segundo Penal del Circuito de Pasto (Nariño) sentenció a Hernán Darío Rosero a una pena de 13 años de prisión por el delito de actos sexuales con menor de 14 años agravado.

El Papa Francisco durante la reunión con los líderes de cada país para tratar el tema de la pedofilia.(Foto: AFP)

El Papa Francisco durante la reunión con los líderes de cada país para tratar el tema de la pedofilia.(Foto: AFP)

El caso se da en medio el escándalo mundial por pederastia en la iglesia católica. En febrero de este año, el papa Francisco calificó como “instrumentos de satán” a los sacerdotes que han abusado sexualmente de menores de edad, e hizo un llamado a los miembros del Vaticano para realizar una “batalla total” contra el flagelo.

Sin embargo, muchas críticas se han realizado por la falta de acciones concretas y la impunidad judicial de los depravados frente a estos crímenes. Durante ese mismo encuentro convocado por el papa en el Vaticano, el cardenal y arzobispo de Bogotá, Rubén Salazar, reconoció que la Iglesia en Colombia ha encubierto casos de pederastia para proteger la imagen de la institución y preservar los derechos de los sacerdotes acusados.

“Ha sido y debe ser siempre una preocupación el salvaguardar los derechos inalienables de los posibles victimarios. Aún más, muchas veces ha sido el temor a violar esos derechos lo que ha llevado a actuaciones que más tarde han podido ser calificadas como encubrimientos o complicidades”, dijo Salazar, y mencionó que se ha comprado con dinero el silencio de las víctimas.

El cardenal y arzobispo de Bogotá, Rubén Salazar.

El cardenal y arzobispo de Bogotá, Rubén Salazar.

La situación se repite en todos los países católicos. Esta semana, de hecho, el papa Francisco recibió en el Vaticano al cardenal francés Philippe Barbarin, máxima autoridad de la iglesia de su país, quien presentó su renuncia luego de ser condenado por un tribunal laico por encubrir casos de pederastia.

Barbarin, de 68 años, fue condenado a seis meses de prisión por mantener silencio frente a los actos de abuso sexual por los que se le acusa al padre Bernard Preynat, contra niños en los campamentos scouts organizados por su diócesis en la década de los 80’s y 90’s.

 

 

 

Fuente: Infobae

Nuestro Face