Sociedad

La Cámara Argentina de Comercio Electrónico renovó sus autoridades para la región NOA

La CACE es una asociación civil sin fines de lucro constituida en 1999.

La Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE) renovó sus autoridades para la región NOA. La dirección correspondió a Mauricio Gramajo, encargado de e-commerce de La Argentina, mientras que en la subdirección fue elegida Alejandra Barros, por La Gaceta Shop. Las nuevas autoridades, con mandato de dos años, reemplazan a Juan Carlos Brito, de la firma Andreani, y a Víctor Lobo, titular de e-commerce de Luquin.

En la asamblea donde se llevó adelante el cambio de autoridades estuvieron presentes Lorena Milani, Franco Fioretti, Gramajo Alejandro Yñigo, Gabriel Gómez, Guillermo Vázquez, Diego Medina, Pablo David, Miguel Sarmiento, Víctor Lobo y Barros.

La CACE es una asociación civil sin fines de lucro constituida en 1999 con el propósito de divulgar y promover el uso y desarrollo de las nuevas tecnologías aplicadas al trabajo y los negocios, las comunicaciones, el comercio y los negocios electrónicos.

La cámara cuenta con más de 1.000 socios de diferentes sectores de la industria, comercio y servicios que hacen realidad los negocios y comercio electrónico en la Argentina y la región, siendo la principal institución nacional en promover esta nueva modalidad de trabajo y negocios.

Entre sus principales iniciativas, la CACE realiza un estudio anual de comercio electrónico, el E-commerce Day, y los eventos de conveniencia Cybermonday y Hotsale en Argentina .

“Es muy importante que la Cámara de Comercio Electrónico tenga sus comisiones a nivel provincial y regional, ya que cada mercado tiene un comportamiento diferente. En el NOA falta mucho para impulsar el e-commerce y nuestra meta es desarrollarlo. Cada mercado tiene elementos y características propias, por lo que las miradas deben estar centralizadas en lo que demanda el cliente de la región”, explicó Barros.

Cada vez más compras

La última encuesta de la CACE, realizada sobre 900 casos de adultos conectados, arrojó que el 90% de los consultados en 2018 había realizado alguna compra online en el último año, indicando un marcado incremento respecto a la misma consulta del estudio anterior, que tuvo una respuesta positiva del 63%. El reporte también arrojó que si bien la imposibilidad de ver el producto antes de comprar el producto sigue enmarcándose como el principal obstáculo, las desventajas de compra online continúan en reducción. Las dudas de los compradores encuestados también fueron las demoras en concretar la entrega y la desconfianza en el sitio a través del que se realiza la operación.

El análisis del último año volvió a marcar que la principal categoría de compra a través de aplicaciones o de páginas web son los pasajes y paquetes turísticos. En segundo lugar se enmarcaron los electrodomésticos y equipos de aire acondicionado. El podio se completó por la indumentaria no deportiva. Los diez primeros lugares se completaron en 2018 por productos de computación; indumentaria deportiva; muebles y elementos de jardín; celulares; electrónica, audio, video y TV; entradas para espectáculos; y productos infantiles (indumentaria, accesorios, juegos, entre otros).

El análisis por género en las categorías de compra se puso del lado de los estereotipos de consumos. Los varones consumieron más por compra electrónica productos de las categorías tecnología, herramientas, accesorios para autos e indumentaria deportiva. Las mujeres, según el estudio, inclinaron la balanza en los rubros entradas para espectáculos, indumentaria no deportiva y cosméticos. La sorpresa fue el análisis etario: los millenials consumieron más telefonía y cosméticos.

 

Fuente: La Gaceta


Nuestro Face