Deportes

Messi campeón: el argentino metió un golazo y Barcelona ganó la Liga

El festejo de Lionel Messi tras su golazo para el 1-0 ante Levante.

Las más de 90 mil personas que colmaron el Camp Nou se prepararon para vivir una fiesta. Sabían que sólo faltaba ponerle la frutilla al postre, que el bicampeonato estaba a un triunfo de distancia y que enfrentar al Levante de local suponía el escenario propicio para seguir festejando.

Pero había otra sensación que también sobrevolaba en el ambiente: el héroe estaba en el banco. Había que esperarlo.

Y tardó 17 minutos Lionel Messi. Entró con la cinta de capitán en su brazo izquierdo y se hizo dueño de la situación. Todos los ojos le apuntaron al argentino. Los futbolistas del Levante empezaron a quedar imantados alrededor del número 10 del Barcelona. Se multiplicaron esas fotografías que recorren el mundo cada vez que juega Leo en las que se lo ve rodeado por un enjambre de camisetas rivales.

Y el gol fue un ejemplo de lo que significa Messi: la estrella que más brilla en la constelación del Barcelona. Porque Leo hizo lo que no pudo el resto. Lo que no había podido en el primer tiempo. Y lo que tampoco lograba en esa jugada. Tras una serie de rebotes en el área, ni Suárez, ni Dembelé ni Vidal encontraban el hueco para romper el cero. Hasta que la pelota le quedó al argentino, que en una baldosa puso en ridículo a tiempo y espacio. Se acomodó para la zurda, pasaron de largo dos defensores, acarició la pelota y la clavó contra el palo.

Listo. Asunto terminado. El broche lo puso Messi, como tenía que ser. El fútbol pareció esperar a su mejor intérprete, al que Ernesto Valverde había decidido dejar en el banco y darle descanso pensando en el partido del miércoles ante Liverpool en España por la ida de las semifinales.

Antes y después del golazo de Messi, Barcelona redondeó un partido que no quedará en la historia de sus buenas actuaciones. Será, en todo caso, el cierre de una temporada que dominó de punta a punta, en la que dejó al desnudo la cadena de errores del Real Madrid y en la que supo espantar a tiempo el fantasma del Atlético de Diego Simeone.

El festejo final pone en su justa dimensión la conquista: no hay euforia, no hay descargas. Son abrazos de satisfacción que invitan a enfocarse en el objetivo mayor: ir por la Champions.

Mientras tanto, los números continúan llenando de etiquetas la carrera de Messi. Es la décima Liga que consigue en 15 temporadas y está a dos de Paco Gento, el máximo ganador de la competencia. Y es el título número 33 de Leo en Barcelona.

 

Fuente: Clarín


Nuestro Face