Policiales

Piden la elevación a juicio de una causa en la que murió un asaltante

La colisión fue en Ernesto Padilla y San Lorenzo.

Lo que parecía un accidente de tránsito, entre un automovilista y un motociclista, donde falleció una persona y otra resultó herida, terminó convirtiéndose en un delito por un intento de robo previo. El hecho se produjo hace tres meses y la investigación avanzó de manera notable en la Fiscalía Especializada en Homicidio II, a cargo de Adriana Giannoni.

Un accidente de tránsito ocurrido el 9 de enero pasado, en Ernesto Padilla y San Lorenzo, en el que falleció un motociclista y otro resultó herido, adquirió ribetes delictivos, una vez que la Justicia conoció los detalles del hecho. Dos motochorros habían abordado a un automovilista que viajaba con su esposa e hijos. Con ambos vehículos en movimiento y empuñando armas de fuego, los delincuentes amenazaron con matar a los niños que acompañaban a sus padres, e incluso llegaron a gatillar el arma. En esas circunstancias se registró un accidente se circulación que terminó con la vida de uno de los asaltantes. Ahora, cumplida la etapa investigativa, se pidió que su cómplice sea llevado a juicio. Se cree que eran parte de una banda que atacó a la víctima y a su familia para despojarla de sus pertenencias.

La causa fue investigada por la Fiscalía Especializada en Homicidios II, subrogada por la doctora Adriana Giannoni.
El imputado, identificado como David Franco Pistan, de 26 años, deberá responder oportunamente como coautor del delito de: “robo doblemente agravado por el uso de arma de fuego, en poblado y en banda, en concurso ideal con el delito de homicidio en grado de tentativa”. En el mismo trámite se solicitó el sobreseimiento a favor del automovilista, por el delito de homicidio culposo, en perjuicio de Juan Manuel Rojas, presunto cómplice de Pistán.

Se valoran los testimonios de las víctimas, de testigos y de los policías que llegaron a la escena; además de la pericia accidentológica, según la cual la motocicleta dio alcance a la posición del automóvil y al intentar sobrepasarlo se interpuso en su línea de trayectoria, produciéndose el contacto entre el extremo delantero izquierdo del automóvil con el lateral derecho de la motocicleta. Esa maniobra desestabilizó a la motocicleta con la consiguiente pérdida de dominio de su conductor y la caída de la misma.

Los hechos

El sábado 9 de febrero de este año, alrededor de las 21.00 horas, en el semáforo ubicado en la intersección de Mate de Luna y Viamonte, Pistan, conducía una moto tipo enduro, donde iba como acompañante Juan Manuel Rojas, quien se encontraba armado.

Se acercaron al Toyota Corolla, que estaba a la espera que el semáforo cambie a color verde, y le exigieron al conductor del automóvil, a punta de pistola, que le entregue sus pertenencias. Así fue que lograron apoderarse de un teléfono celular.

Pero no conformes, exigían la entrega de un portafolio. Aún estaba el semáforo en color rojo, cuando el conductor del auto aceleró y cruzó Mate de Luna, tratando de eludirlos y escapar.

En ese momento, Pistán inició una persecución a toda velocidad por calle Ernesto Padilla, mientras que Rojas apuntaba con una pistola hacia las personas que se encontrabam en el vehículo para que hagan entrega de sus cosas, amenazando con matar a los niños que viajaban junto a su padre y su madre embarazada; gatillando en reiteradas oportunidades, pero el disparo no salió por causas ajenas a su voluntad.

Cuando llegaron a intersección de calle Ernesto Padilla y San Lorenzo, se produjo una colisión entre el Toyota Corolla y la moto conducida por Pistán. Mientras, sobre el costado derecho del vehículo, otra moto abordada por dos personas, que la fiscalía pretende determinar su identidad (todos serían parte de la misma banda), exigía conductor del auto que se detenga.

Producto del choque, Pistán con su compañero de raid, Rojas, cayeron de la moto, circunstancia en la que el segundo quedó gravemente herido en la calle, perdiendo la vida minutos después, producto de las lesiones generadas por la caída. Pistán, por su parte, sufrió lesiones menores.

A raíz de este hecho, el conductor del Toyota Corolla se dio a la fuga y posteriormente se presentó ante las autoridades judiciales a cargo de la Investigación. Tras el hecho, inmediatamente llegó personal del 911 de la Policía, quienes a escasos metros del lugar donde se produjo el accidente encontraron una pistola calibre 22 con tres cartuchos en su cargador.

Fundamentos

A partir de la investigación desarrollada por el Ministerio Público Fiscal, a través de la Fiscalía Especializada en Homicidios II, se pudo establecer que la víctima iba con toda su familia (mujer embarazada e hijos menores). Además, se confirmó que llevaba dinero consigo, ya que estaba realizando cobranzas producto de su actividad comercial. También se determinó que sufrió un robo armado y que le exigieron dinero a punta de pistola, siendo tanto él como su hijo de dos años apuntado y gatillado, disparos que no salieron.

En el marco de la instrucción se constató que la moto persiguió al auto y no a la inversa. Pistan y Rojas fueron sometidos al estudio de dermotest (para establecer si accionaron armas de fuego), dando positivo en las dos manos, respecto de ambas personas.


Nuestro Face