Consumo

¿Conocés las monedas argentinas con árboles como protagonistas?

En detalle, esta es la nueva Familia de Monedas “Árboles de la República Argentina”.

Moneda de un peso

  • Realizada en acero electrodepositado con cobre y posee una tonalidad rojiza.
  • Mide 20 milímetros de diámetro y pesa 4,3 gramos.
  • Tiene un espesor de 1,7 milímetros y su canto es liso.
  • Su diseño presenta en el campo central del anverso la representación del jacarandá. En el arco superior el texto “República Argentina”. En la parte inferior, la palabra “Jacarandá”.
  • En el reverso, sobre la derecha, la flor del jacarandá. En el arco superior, el año de acuñación “2017”. El lema “En unión y libertad” está en la parte inferior. Finalmente, la ubicación de la denominación “1 peso”, arriba a la izquierda, señala la región Noroeste, la de mayor importancia de esta especie en el territorio argentino.

Moneda de dos pesos

  • Realizada en acero electrodepositado con latón, tiene una tonalidad dorada.
  • Mide 21,5 milímetros de diámetro y pesa cinco gramos.
  • Su canto es liso.
  • En el campo central, la representación del palo borracho, con su perfil más característico, con el tronco en forma de botellón. En el arco superior puede leerse el texto “República Argentina” y en el inferior, “Palo Borracho”.
  • En el reverso, sobre la izquierda, una síntesis de su flor. En el arco inferior se lee “En unión y libertad”. En el arco superior, “2018”, año de acuñación. Ubicado en el sector superior derecho, en alusión al nordeste argentino, de cuyas selvas es propio el palo borracho, se lee “2 pesos”.

Moneda de cinco pesos

  • Acuñada en acero electrodepositado con níquel y su color es plateado.
  • Mide 23 milímetros y pesa 7,3 gramos.
  • Tiene un espesor de 2,2 milímetros y el canto es liso.
  • El diseño presenta en el anverso, en el centro, la representación del arrayán. En el arco superior el texto “República Argentina”, y en el inferior, “Arrayán”.
  • En el reverso, sobre la derecha, la flor del arrayán acompañada por el año de acuñación “2017”. En el arco superior, el lema “En unión y libertad”. La ubicación de la denominación “5 pesos” señala la Patagonia, región donde esta especie es más representativa.

Moneda de 10 pesos

  • Realizada en alpaca homogénea, tiene una tonalidad dorada.
  • Mide 24,5 milímetros de diámetro y pesa nueve gramos.
  • Su canto es estriado.
  • En el campo central, la representación estilizada del caldén, especie exclusiva de nuestro país y dueña de una característica copa ancha y redondeada; en el arco superior, el texto “República Argentina” y en el inferior, “Caldén”, nombre común del árbol.
  • En el reverso, luce una síntesis de la flor y en ella, en caracteres pequeños, la denominación en números de forma continua y hojas del caldén. En el arco superior, el lema “En unión y libertad”; y en el inferior, el año de acuñación “2018”. La ubicación de la denominación “10 pesos” simboliza la sección de donde es original el árbol dentro de nuestro país, en este caso, el centro.

Los árboles de las nuevas monedas

El Jacarandá

Jacarandá mimosifolia. Familia de las binoniáceas. Nombres comunes: jacarandá, tarco.
Habita naturalmente en las Yungas del Sur. Se cultiva hasta el centro de la provincia de Buenos Aires como árbol decorativo para parques y calles, especialmente por su floración azul lila. Si querés verlo en su hábitat natural, podés encontrarlo con mayor densidad en el Distrito Fitogeográfico de la Selva Pedemontanas. Además, si visitás o vivís en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, disfrutá de los más de 11.000 jacarandás (Censo del Arbolado Público Lineal de la Ciudad, 2010) que, en su mayoría, fueron incorporados al paisaje urbano por Carlos Thays, arquitecto y paisajista.

El Palo borracho

Ceiba insignis (Chorisia speciosa). Familia de las bombáceas. Nombres comunes: palo borracho, samohú.
Crece en Brasil, Paraguay y el noreste de Argentina. Su notable floración rosada o blanca se mantiene desde fines del verano hasta avanzado el otoño. Se destaca por la forma curiosa de su tronco con grandes aguijones, y por sus frutos, que al abrirse dejan salir sus semillas envueltas en un copo blanco que las lleva por el aire.
En Buenos Aires son muy vistosos los ejemplares de la barranca de la Plaza San Martín, también se encuentran en cantidad en los bosques de Palermo y en muchos parques, plazas y veredas.

El Arrayán

Luma apiculata. Familia de las mirtáceas. Nombres comunes: arrayán, quetri, cuthú.
Crece en los bosques subantárticos, en las provincias de Neuquén, Río Negro y Chubut, cerca de los ríos y a orillas de los lagos. Para verlo en su hábitat natural, visitá el Parque Nacional Los Arrayanes, al sur de la provincia de Neuquén, que cuenta con el bosque de mayor densidad de arrayanes del país.

El Caldén

Prosopis caldenia. Familia de las fabáceas o leguminosas. Nombre común: caldén.
Es un prosopis endémico, es decir, que solo crece en Argentina, en el centro del país, especialmente en La Pampa donde su figura forma parte del escudo provincial. También crece en San Luis, Córdoba, Mendoza y al sudoeste de Buenos Aires. Para verlo en su hábitat natural, podés visitar el Parque Nacional Lihué Calel.

 

 

 

 

 

Fuente: BCRA

Nuestro Face