Seguinos en las redes:

20º
Lunes 30/11/2020
X
Sin Categoría

29/03/2018

Transportaban niñas argentinas para hacerlas trabajar en prostíbulos de San José de Pocitos y Yacuiba

Un sensacional golpe a la trata de personas, con un bosquejo sobre las actividades de una red de prostitución y trata, dio en la tarde del martes Gendarmería Nacional.
El informe indica que efectivos del Escuadrón Aguaray detuvieron a dos personas mayores, sin ningún parentesco entre ellas, quienes transportaban a dos niñas hacia un lugar que solo la Justicia y los detenidos saben por el momento.

El operativo contra esta actividad ilícita se realizó sobre ruta nacional 34.
Gendarmería informó que las niñas se encontraban indocumentadas y no reconocían parentesco con los ocupantes del rodado a quienes les habían sido confiadas supuestamente en una localidad cercana a Aguaray para que las transportaran hacia un domicilio particular, para “trabajar”.
Tanto la indumentaria de las niñas como la actitud de los transportadores o coptadores dieron el alerta para que el destino final de las niñas, de nacionalidad argentina, no fueran los burdeles que abundan en San José de Pocitos y la ciudad de Yacuiba.

El conductor y su acompañante fueron detenidos por el gravísimo delito que representa la sustracción de menores, tratada en infracción por la ley 26.482.
Gendarmería Nacional, dependiente del Ministerio de Seguridad de la Nación, detuvo sin miramientos a dos ciudadanos argentinos por el delito de sustracción de dos menores de edad de sexo femenino que, según una fuente, en realidad se trataría de dos niñas y no de adolescentes menores.

Esa información de carácter confidencial no fue suministrada oficialmente.
La caída de parte de una red de prostitución de menores o infantil si se llegara a confirmar tuvo lugar en la localidad norteña de Aguaray.
Fue el miércoles en horas de la tarde cuando efectivos del Escuadrón 54 Aguaray, desplegados sobre ruta nacional 34, controlaron a un vehículo Volkswagen Vento sedán ocupado por dos hombres y dos ciudadanas menores de edad que viajaban en el asiento trasero del rodado.

Según Gendarmería, durante la inspección, personal femenino de la fuerza hizo descender a las jóvenes para realizarles preguntas de rigor constatando que se encontraban indocumentadas. Solo una conocía al conductor, de vista.

Los ciudadanos en tal situación iniciaron una actitud hostil y amenazante durante el control. Las niñas o menores -entonces- pidieron, al parecer, protección.
Alertados los gendarmes del posible transporte en calidad de sustracción de menores o facilitación de los mismos para la trata por prostitución, decidieron solicitar orden judicial para demorar a los sujetos, quienes por orden de la Fiscalía federal de Tartagal fueron reducidos de inmediato, detenidos e incomunicados.

Conforme a la ley, se procedió a proteger a las jóvenes y de acuerdo al protocolo de actuación correspondiente se tomó contacto con el Programa de rescate y acompañamiento a las personas damnificadas por el delito de trata Salta. Por disposición del Juzgado Federal de Tartagal se orientó la detención de los involucrados por el delito de sustracción de menores, en infracción a la ley 26.482 “trata de personas”, como así se tomó contacto con los progenitores para apersonarse en la dependencia de la fuerza, quedando las niñas a cargo del Programa. Una alta fuente de la frontera consultada afirmó que por primera vez asoma un delito que se transnacionalizó en los últimos años.

Fuente: El Tribuno