Seguinos en las redes:

26º
Domingo 24/01/2021
X
Sociedad

31/05/2020

Más de 40 mil personas mueren en Argentina por consumo de tabaco

El 31 de mayo se conmemora el Día Mundial Sin Tabaco y se realizan distintas actividades de concientización para reducir su consumo en todo el mundo. En nuestro país cada año mueren 44 mil personas por causas vinculadas a su consumo, según datos de la 4º Encuesta Nacional de Factores de Riesgo. Argentina es uno de los países con la tasa más alta de consumo de tabaco de la región, dado que el 22,2% de la población adulta fuma. La nicotina es la sustancia adictiva del cigarrillo, que contiene otras 4 mil sustancias químicas más.

El doctor Osmar Capolungo, médico alergista tucumano, señaló que un cigarrillo aporta 003 miligramos de nicotina en sangre y que el organismo necesita un promedio de 15 días para eliminarla del cuerpo. Precisó que si uno quiere abandonar esta adicción, las primeras dos semanas son las más difíciles, porque la sustancia adictiva está en el cuerpo, pero superados esos días, el objetivo se vuelve más sencillo.

Capolungo desmitificó que el tabaco armado resulte menos adictivo que el cigarrillo de marcas comerciales, la diferencia a su criterio sería que uno demora más en armarlo y que tal vez llegue a fumar uno o dos cigarrillos menos, pero opinó que no representa una diferencia importante. “Los fumadores dicen que es más económico consumir tabaco armado que los comerciales, pero el verdadero costo de fumar no está en el paquete, sino en el precio que uno paga con terribles enfermedades y en muchos casos con su vida”.

El profesional instó a que durante la etapa de aislamiento social obligatorio los fumadores intentan abandonar el cigarrillo, proponiéndonos metas cortas -por un día- y que, de a poco, vayan sumando logros. Señaló que cuando pasan 15 días sin fumar la persona empieza a recuperar sentidos como el olfato y el gusto y que se reducen las posibilidades de sufrir múltiples enfermedades vinculadas al tabaco como cáncer, enfermedad obstructiva pulmonar crónica e infartos, entre otras.

Capolungo convocó a dejar el cigarrillo por uno mismo y por las personas queridas que viven con nosotros y que se vuelven fumadores pasivos. Destacó que “el humo de un cigarrillo puede permanecer en la casa hasta tres días y en los autos hasta una semana, porque los vehículos son naves cerradas, con tapicería y con otros materiales que absorben las sustancias químicas del pucho”, puntualizó.