Seguinos en las redes:

22º
Miércoles 03/03/2021
X
Sin Categoría

29/04/2018

Granizo, lluvia y viento causaron destrozos en Capital Federal y el Gran Buenos Aires

Calles anegadas, ramas caídas, numerosos usuarios sin luz, carteles derrumbados, semáforos fuera de servicio, techos volados y luminarias callejeras apagadas fueron algunas de las múltiples consecuencias del intenso temporal de lluvia, viento y granizo que azotó desde este sábado al área metropolitana de Buenos Aires.

Los momentos más intensos del temporal se registraron alrededor de las 3 de la madrugada y poco después de las 6,30, cuando la lluvia dejó sin visibilidad a las calles y avenidas de la Capital Federal y el Gran Buenos Aires.

Pasadas las 3,30 se desplomó sobre varias casas un enorme cartel publicitario ubicado de cara a la avenida General Paz, cerca del cruce con avenida Mosconi, en el municipio bonaerense de Tres de Febrero.

Vecinos del municipio dijeron a Cadena 3 que estaban en contra de la instalación de ese cartel: “Siempre nos opusimos. Fui dos veces a la Municipalidad a quejarme porque caían hierros y corrían peligro los chicos”.

El Servicio Meteorológico Nacional informó que hasta las 8 se había registrado la caída de 84 milímetros de agua y mantuvo el alerta hasta el mediodía.

Más de 100.000 usuarios de la empresa Edenor y unos 40.000 de Edesur se quedaron sin servicio eléctrico en la madrugada, según informó el ENRE en su web.

Una intensa actividad eléctrica fue la característica visual de la tormenta, iluminando en forma intermitente el cielo.

Paralelamente se produjo un brusca baja de la temperatura, aunque persistieron las condiciones de humedad ambiente que se viene prolongando desde hace varios días en la región.

El temporal se sintió con intensidad en barrios de la zona norte de la Capital como Belgrano, Palermo y Núñez, donde cayeron árboles y ramas sobre autos estacionados.

Además, la acumulación de hojas en los sumideros taponó los desagües callejeros, por lo que numerosas arterias se vieron anegadas de vereda a vereda.

El mismo panorama se observaba en barrios del sur del Gran Buenos Aires y hasta en la mísmisima avenida 9 de Julio, donde el tramo entre la avenida Córdoba y la calle Viamonte, mano a Constitución, quedó convertido en una pileta.

En la zona oeste del conurbano, vecinos de Merlo sostuvieron que por la región pasó un tornado, aunque ello no fue confirmado por el Servicio Meteorológico.

Pese a los numerosos trastornos, el servicio de subterráneos comenzó a funcionar con normalidad en el horario habitual de los domingos, según informó Metrovías.

 

Fuente: Cadena3