Seguinos en las redes:

30º
Sábado 28/11/2020
X
Sociedad

20/08/2018

Cedió una parte del revoque de la fachada del templo San Francisco

Parte del revoque que conforma la fachada de la Iglesia San Francisco cayó hacia la vereda del templo. Ocurrió en la madrugada del sábado cuando, afortunadamente, nadie pasaba por el lugar.

La esquina se encuentra cercada con cintas que llevan la leyenda “peligro”. “Las puse (a las cintas) el sábado pero la gente la rompió dos veces y pasó. Es más, ayer hacían jugar a los niños en la entrada del templo como si nada”, explicó el fray Fernando Lapierre.

Dos trabajadores de confianza de la iglesia, que suelen realizar reparaciones en el lugar, analizaron esta mañana cómo podían solucionar la situación para evitar más daños.

Lapierre aseguró que se comunicó reiteradas veces con Defensa Civil municipal y que, a pesar de las promesas de visita, todavía no asistieron. “Pedí permiso para meterme y llamé a los chicos para que vean cómo nos pueden ayudar”, agregó.

Sin embargo, desde Defensa Civil aclararon que si bien se hicieron presentes el día del desprendimiento, informaron que no se podría hacer nada hasta mañana. “Yo lo autoricé al padre a hacerse cargo del desprendimiento porque al ser un monumento histórico no puede hacerlo cualquiera sin permiso”, afirmó el director de Defensa Civil municipal, Jorge Sepúlveda.

“Concurrí personalmente y, en presencia del padre Lapierre, se labró el acta correspondiente. A la noche, personal de la repartición volvió a ir al lugar y cambió las cintas porque la gente las había roto”, añadió Sepúlveda.

Las obras que realizan los curas en la iglesia son saldadas con el dinero que los fieles donan en cada visita. “Afortunadamente son generosos sino no podríamos pagar porque no recibimos nada por parte del Estado”, expresó el Fray.

La basílica ubicada en la esquina de 25 de Mayo y San Martín, fue declarada Monumento Histórico Nacional en 1964. Desde el 2010, forma parte de un proceso de recuperación y mantenimiento que se encuentra en su tercera etapa. La primera contempló la restauración de revoques, molduras y pinturas. Además se restituyeron las partes faltantes de la fachada.

A pesar de los improvistos, la iglesia sigue funcionando en su interior. Las misas se realizan de forma habitual, solo que los concurrentes deben ingresar por la puerta lateral de la calle San Martín.

 

Fuente: La Gaceta