Seguinos en las redes:

º
Miércoles 16/06/2021
X
Actualidad

30/04/2021

Astrología Kármica: qué es la “Era de Acuario” y cómo aprovechar su energía para crecer en equipo

Hay varios planetas ubicados en este signo y te traemos una guía signo por signo para adaptarte a los cambios.

Si te interesa la Astrología seguro escuchaste hablar de la tan mencionada Era de Acuario, una nueva etapa para la humanidad marcada por una energía de cambio y transformación innovadora. No por nada, como contracara de la desolación que trajo la pandemia, también se han despertado con mayor intensidad la vinculación solidaria, el trabajo en equipo, la creación de relaciones con mayor cercanía (incluso a la distancia), la comunicación en red más intensa y una apertura de conciencia de que lo que pasa en cualquier parte del mundo nos llega de alguna manera tangible y visible. De alguna manera, terminó de quedar en claro una de las principales premisas de la Era de Acuario: todos somos uno. 

Mucho se viene hablando de la Era de Acuario, donde se dice que la visión de unidad, integración y fraternidad es posible. Esto sucede si nos abrimos a escuchar, conocer e interesarnos por lo que le pasa a las personas que están en mi campo de atracción. 

Hoy vamos a compartir claves que permiten un desarrollo pleno de nuestros talentos, y también cómo fundir nuestro ego en una tarea en común. La conformación de equipo es esencial para adaptarnos a los nuevos tiempos. Hay que recordar aquella frase que indica que “una brasa sola no hace fuego” . 

Qué se observa en el Telescopio Kármico

El cielo en la actualidad, con lo que se llama stellium (muchos planetas en un signo) es una oportunidad única para receptar energías que permiten cambiar nuestra forma de ver la vida y esto traerá una forma de vivir diferente. 

Con la mirada en el cielo, tendremos en cuenta el porque eventualmente los planetas se unen en un instante del tiempo sobre una franja del zodíaco, emiten una influencia especial, y aunque no lo podemos creer, llega a nuestra vida. 

El Sol, Venus, Mercurio, Júpiter y Saturno dan una señal de convivencia amigable, donde cada cual manteniendo la distancia individual en sus órbitas se comunica con sus pares, no se chocan en su giro, nadie compite, hay sincronización, porque cada cual entiende que a la Unidad Cósmica le es necesario cada participante del sistema. 

Cómo es arriba es abajo. En la tierra todo confluye con igual orden, es la mente humana la que separa y divide, cuando aún no logro ver la totalidad. El ser humano no es una isla, es parte de esta entera unidad. 

Urano y su influencia hacia una conciencia Grupal

Desde la década del 60 con Urano en Leo se inicio un ciclo en donde el trabajar en equipo comenzó a ser un eslogan muy aplicado, especialmente en las grandes organizaciones industriales en todo el mundo y avanzó rápidamente sobre todo tipo de empresas e instituciones. Este planeta despertó la solidaridad y camaradería. 

Se la define a la solidaridad como: adhesión a la causa de otros, es decir, quien es solidario “hace algo” para que otros alcancen determinados objetivos, que no le son propios ni lo benefician. Y así se siente que crece cuando otros lo hacen. 

Urano en Tauro desde el 2019 inicio otro período, llevar a la práctica la actitud solidaria. Se presentó una pandemia inesperada que nos llevo a estar separados, con incertidumbre y hasta miedo. 

Si lo meditamos un poco, el COVID-19, al que la mayoría nunca ha visto ni verá, nos está obligando a trabajar en equipo y a ser solidarios. Nunca se había visto trabajar coordinadamente a tantos equipos de investigadores en busca de una vacuna que, tal vez se logre en un tiempo récord inimaginable en épocas normales. 

Se han construido hospitales en 10 días y equipos de funcionarios, trabajadores y profesionales de distintas disciplinas están aunando esfuerzos para hacer sostenible esta difícil coyuntura. 

Por otro lado, el virus nos obliga a ser tremendamente solidarios ya que cualquiera lo puede portar, aun sin saberlo y, si incumple los protocolos puede dañar severamente a otros, incluyendo a sus seres más queridos. 

Los hijos les llevan las provisiones a sus padres y abuelos para protegerlos y muchísimas personas se arriesgan diariamente para salvar las vidas de otros. 

“Los méritos previos, el dinero acumulado o la cuota de poder detentada, el ego más grande o el más pequeño parecen no detener a nuestro diminuto enemigo que, más allá del dramático y terrible efecto que nos ha provocado, tal vez también nos está dejando un mensaje que puede ser una advertencia sobre las pocas oportunidades que nos quedan como humanidad para rescatarnos”. 

Dentro de la crisis actual, donde Urano actúa como gran despertador, se generará un despertar de conciencia que nos lleve a abandonar el individualismo y pensar más en el otro, seremos capaces de generar y sostener un cambio positivo a nivel personal y que apoye un cambio en la sociedad y el mundo en que vivimos. 

Tauro, Urano y los principios del Zen para crear un equipo

1- Júpiter: Vivir juntamente en las mismas condiciones (Igualdad de derechos) 

2- Saturno: Observar las mismas reglas (igualdad de obligaciones) 

3- Mercurio: Dominar la palabra para evitar las disputas (Respeto) 

4- Venus: Compartir los bienes (recompensas similares) 

5- Plutón: Compartir los distintos puntos de vista (involucramiento 

6- El Sol: Crear la armonía de opiniones para mantener la alegría de vivir en comunidad 

“El fin último del ZEN es ser consciente. Es lograr la visión de la realidad, adquirida por el poder de concentración, visión panorámica y sin juicios de valor personal. La naturaleza del ZEN es el despertar. Por eso no se habla del ZEN, se lo experimenta”. 

7- Neptuno y Urano: el diálogo. Aprender a comunicarse conlleva a conocernos de verdad, a ver que traemos en nuestro interior, que debemos cambiar del carácter para ofrecer nuestra mejor versión al equipo y al mundo. El intercambio de ideas es la base para crear una nueva filosofía de vida donde el respeto la tolerancia y la fusión se hagan presente. 

Mercurio y Venus: el diálogo con amor y bases para comunicarse de forma efectiva

-Tener conciencia de nuestras ideas, opiniones, prejuicios, necesidades y motivos con el objetivo de someterlos al examen que de ellos haga el grupo; es decir, no debemos adoptar pensamientos rígidos y no negociables que nos hagan sentir obligados a defenderlos. 

- Considerar a los demás de manera conciente como colegas con el fin de establecer vínculos de igualdad que permitan el flujo de ideas. Este tipo de relación no implica que se deba concordar o compartir los mismos pensamientos, por el contrario, el poder de esta manera de interactuar opera cuando hay diferencias en los conceptos. 

Por lo tanto se hace imprescindible el aprender a visualizar a los “adversarios” como “colegas con otras perspectivas”, con el fin de intercambiar formas de pensamiento de manera relajada y respetuosa que nos ayude a dejar atrás los sentimientos de enojo que comúnmente se dan cuando las personas no tienen la disciplina de mantener la mente abierta y creen que no hay otra forma de captar el mundo fuera de lo que ellos perciben. 

-Expresar nuestras palabras como quisiéramos que nos hablen. Y por sobretodo hacer el ejercicio de tratar a a los demás como quisiéramos ser tratados. 

La unión hace la fuerza, así lo dejó escrito el Buda: ”¿Cómo prevenir que una gota se seque? Ponla en un río en un océano”.


Fuente: TN