Seguinos en las redes:

º
Jueves 02/12/2021
X
Política

16/09/2021

Renuncias en el Gobierno: poco movimiento y mucha tensión en la Casa Rosada

El presidente Alberto Fernández se quedó en la quinta de Olivos y evitó la exposición. Guerra de nervios cruzada entre kirchneristas y albertistas.

En el día después del cimbronazo provocado por las renuncias de varios funcionarios kirchneristasse mantiene la tensión en la Casa Rosada. Poco movimiento, despachos y celulares cerrados y el presidente Alberto Fernández que se quedó en la quinta de Olivos para seguir minuto a minuto la evolución de la crisis en su Gabinete. La gran diferencia con el miércoles es que el jefe de Estado optó por no exponerse a la mirada de los periodistas, evitar cualquier movimiento que complique aun mas el escenario.

Lo que sí hizo el Presidente fue escribir un hilo de tuits, con un sentido institucional y con el objetivo de “bajar un cambio” en la crisis de gobierno. Sin embargo, a los pocos minutos de publicarse este mensaje en la red social, el kirchnerismo respondió fuerte filtrando un largo y corrosivo audio de la diputada Fernanda Vallejos, dirigente muy cercana a la vicepresidenta Cristina Kirchner. Todo lo contrario a apaciguar la disputa y reafirmar la vocación de mantener irritado al Presidente. En esa lógica primero renunció el ministro Wado de Pedro, después una tanda de funcionarios y mas tarde otra.

Lo que complicó este clima en los pasillos de la casa de Gobierno fue otra versión, surgida de los propios despachos de la Presidencia, de que Alberto Fernández había aceptado la renuncia presentada por De Pedro. La noticia corrió rápido entre los periodistas y en las redes sociales. Pasaron varios minutos, creció el escándalo y apareció en el Patio de las Palmeras la secretaria Legal Técnica, Vilma Ibarra, para decir que “no se había aceptado ninguna renuncia de los funcionarios”.

La lectura que se puede hacer de esa situación es que echaron a correr el rumor porque el Presidente está molesto con Wado de Pedro, porque el ministro no habló con él de la renuncia. Alberto Fernández se enteró por los medios en su celular. En esa lógica, se puede inferir que el jefe de Estado plantea: “¿vos me renunciás por los medios? Perfecto, yo te acepto la renuncia por los medios”. Mas confusión en el Palacio.

A todo esto, toda la actividad política y el funcionamiento de la administración pública en Balcarce 50, está totalmente paralizada. Quedó suspendida la actividad con la titular de la ANSES, Fernanda Raverta (otra funcionaria renunciante), donde se iban a anunciar nuevos beneficios sociales, asignaciones a jubilados y pensionados. Todo quedó en la nada. Se presentaron siete renuncias de ministros y cinco de otros secretarios, y la parálisis en la actividad es notoria.

Con este panorama, el viaje que el Presidente tenía en agenda a México quedó “stand by”. Hace rato tenía acordada la visita a su colega Andrés Manuel López Obrador para que la Argentina suceda a México en la presidencia pro tempore de la CELAC. Algo importante en la actividad de Alberto Fernández fue que en Olivos recibió a dos gobernadores peronistas: al sanjuanino Sergio Uñac y mas tarde al tucumano Juan Manzur. Acá se relaciona con la cuestión Wado. No existe teoría política que avale una mala relación de un Presidente con su ministro del Interior.

El presidente Alberto Fernández se reunió esta mañana con el gobernador de San Juan, Sergio Uñac (Foto: Presidencia).
El presidente Alberto Fernández se reunió esta mañana con el gobernador de San Juan, Sergio Uñac (Foto: Presidencia).

El Ministerio del Interior es uno de los mas importantes en la gestión política de un gobierno. Esta cartera debe llevar y viabilizar las propuestas del Ejecutivo nacional a las provincias, a los empresarios, a los sindicatos, a la Iglesia, a todos los actores políticos de la sociedad. Es decir, convencer a esos sectores que las propuestas del Presidente son convenientes y pueden convertirse en leyes ratificadas por el Congreso de la Nación.

Justamente esos interlocutores con un ministro del Interior son los gobernadores. Son los vectores que tienen poder político sobre los diputados y, principalmente, los senadores. Son quienes tienen que votar y aprobar la “ley de leyes”, el Presupuesto nacional que permite la ejecución de fondos en la administración pública por el ejercicio de un año. Entonces, de estas reuniones con los gobernadores Uñac y Manzur, Alberto Fernández mide y evalúa qué hacer con el Ministerio de Interior y quién sería un buen candidato para reemplazar a Wado de Pedro.


Fuente: TN