Seguinos en las redes:

º
Martes 30/11/2021
X
Política

13/07/2021

Condenan con dureza la represión de la dictadura en Cuba y critican la posición de Alberto Fernández

Los presidentes de los tres principales partidos de Juntos por el Cambio sentaron posición en contra de las violaciones a los derechos humanos. También lo hizo Vidal. Larreta, el único dirigente de primera línea que se mantuvo en silencio

Los presidentes de los tres principales partidos de Juntos por el Cambio sentaron posición en contra de las violaciones a los derechos humanos. También lo hizo Vidal. Larreta, el único dirigente de primera línea que se mantuvo en silencio

La violenta represión del régimen castrista a las masivas protestas que tuvieron lugar este domingo en la isla -que terminaron con decenas de detenidos y desaparecidos- generaron una ola de repudio entre los principales dirigentes políticos de la Argentina y de la región. En sentido contrario al presidente argentino, Alberto Fernández, que evitó condenar la violación a los derechos humanos en la Isla y dijo “desconocer” lo que allí ocurre, la mayoría de la oposición expresó su mirada crítica sobre los hechos. La excepción fue Horacio Rodríguez Larreta, que se mantuvo en silencio. 

El manejo de la pandemia, la peor crisis económica en décadas, la escasez de insumos básicos y la falta de libertades son algunos de los motivos que impulsaron a los cubanos a salir a las calles contra el gobierno comunista. 

Mientras que los presidentes de Brasil, Uruguay y Chile condenaron la represión y las violaciones a los derechos humanos, la Casa Rosada optó por apelar nuevamente al principio de “no intervención” en los asuntos internos de otros países. Una táctica que ya había utilizado para dejar pasar los atropellos institucionales en Nicaragua y Venezuela. 

“No hay justificación para impulsar medidas que intenten acallar a los ciudadanos”, dijo el mandatario chileno Sebastián Piñera. “Cuba es una dictadura que obviamente no respeta los derechos humanos”, planteó el uruguayo Luis Lacalle Pou. “Fueron a pedir libertad y recibieron balas de goma, golpes y prisión”, completó Jair Bolsonaro. 

En cambio, Alberto Fernández evitó condenar el violento accionar del gobierno liderado por Miguel Díaz Canel y sostuvo que son cuestiones que se deben resolver internamente: “No conozco exactamente la dimensión del problema en Cuba. No es Argentina ni ningún país del mundo el que tiene que decir qué debe hacer Cuba”. A su vez, también pidió terminar con el bloqueo a la isla. 

A nivel local, los presidentes de los tres principales partidos de la oposición sentaron posición en contra de las violaciones a los derechos humanos. La única excepción fue la del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quien -involucrado en el cierre de listas y alianzas para las elecciones- evitó tomar posición sobre lo ocurrido en la isla. 

Entre los referentes de la oposición, el ex presidente Mauricio Macri adhirió a una carta firmada por 17 ex presidentes que integran la Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA) en la que se condenó la represión y la falta de libertades en la isla. 

La declaración “expresa su solidaridad al pueblo cubano, y le acompaña en su lucha indoblegable por la conquista de las libertades. Demanda de la comunidad internacional e interamericana su asistencia para que la nación de esa hermana república, sea receptora de ayuda humanitaria y de vacunas reconocidas para su cuidado ante la pandemia universal. Advierte que ningún gobierno puede tremolar la bandera de los asuntos soberanos e internos ante situaciones que comprometen de manera generalizada y sistemática la vigencia de los derechos humanos y su efectiva tutela”. 

Por su parte, María Eugenia Vidal dijo a Infobae que no se puede “desconocer” lo que está pasando en Cuba y remarcó que “menos en un país como el nuestro que aprendió con dolor la importancia de la libertad y del respeto a los derechos humanos”. 

“¡Basta de doble discurso!”, concluyó la flamante precandidata a diputada nacional por la ciudad de Buenos Aires. 

En la misma línea, el presidente de la UCR, Alfredo Cornejo, señaló que la movilización popular en Cuba “es el reflejo de una sociedad agotada por la falta de libertades”. “Oír a la ciudadanía es un valor fundamental que hace a la vida democrática. Admiro el coraje del pueblo cubano”, agregó. 

“El presidente desconoce la situación en Cuba como así también la desconoce en Venezuela y Nicaragua. Argentina debe dejar de ser cómplice de dictaduras”, publicó Maximiliano Ferraro, de la Coalición Cívica.