Seguinos en las redes:

29º
Domingo 07/03/2021
X
Mundo

22/02/2021

Más de 50 ballenas quedaron varadas en una playa de Nueva Zelanda y hay un operativo contrarreloj para mantenerlas vivas

Los cetáceos se desviaron de sus rutas y quedaron atrapados cerca de Farewell Spit, el arenal natural más largo del mundo.

Medio centenar de ballenas piloto se quedaron varadas cerca de Farewell Spit, el arenal natural más largo del mundo, situado al noroeste de la Isla Sur de Nueva Zelanda, de las cuales nueve han muerto a pesar de los intentos por salvarlas, según informaron este lunes fuentes oficiales. 

El Ministerio de Conservación de Nueva Zelanda informó en su cuenta de Facebook de que espera que suba la marea antes del anochecer para intentar llevar a las 40 ballenas que yacen sobre la arena a aguas más profundas. 

Mientras tanto, los funcionarios y unos 65 voluntarios trabajan para mantenerlas hidratadas con baldes de agua y mantas húmedas hasta que puedan ser reflotadas en Farewell Spit, el arenal de 34 kilómetros de largo en donde hasta 700 ballenas se quedaron varadas -250 de ellas perdieron la vida- en 2017. 

El mayor varamiento de cetáceos ocurrió en las Islas Chatham, a unos 800 kilómetros de costa sureste de Nueva Zelanda cuando unas mil ballenas piloto ("Globicephala melas") se quedaron varadas en ese remoto lugar en 1918. 

Los científicos aún no han podido explicar por qué en ocasiones las ballenas se desvían de sus rutas y se quedan varadas en aguas de poca profundidad, aunque se baraja la posibilidad de que se extravíen atraídas por contaminación de ruido o guiadas por un cabeza de grupo desorientado. 

En septiembre pasado, unas 275 ballenas piloto permanecieron varadas durante días en una zona remota de la isla de Tasmania, en el sur de Australia, y decenas de ejemplares murieron. 

En las anteriores ocasiones en que esto ha ocurrido, la comunidad científica ha barajado la posibilidad de que las ballenas acudan al litoral atraídas por los sonares de grandes buques o guiadas por un cabeza de grupo desorientado a raíz de sufrir una enfermedad. 

Algunos expertos creen que son animales sociales y si uno de ellos comete un error y se introduce en aguas poco profundas, el resto le sigue. 

En tanto, en el norte del país, una ballena jorobada encontró el camino al mar semanas después de perderse en un turbio río lleno de cocodrilos. 

Nunca se había documentado un avistamiento de ballenas en el remoto Río Aligátor Oriental, en el Parque Nacional de Kakadu, una región del Territorio Norte reconocida como Patrimonio de la Humanidad. Nadie podía explicar por qué a menos tres de los mamíferos marinos se adentraron tanto en un río con poca visibilidad.


Fuente: TN