Seguinos en las redes:

º
Jueves 02/12/2021
X
Economía

30/09/2021

Dólar blue récord: cómo puede impactar en la inflación

Las medidas adoptadas tras la derrota de las PASO podrían impactar sobre algunas variables de la economía

En última instancia, el poder adquisitivo del salario podría ganar en el corto plazo en algunos sectores, pero volver a perder en cuestión de meses

Como un perro que se muerde la cola: así ven los economistas a las medidas económicas “de corto plazo” que se empezaron a anunciar tras el mal resultado en las PASO. Sucede que, a medida que el Gobierno va necesitando más dinero para “meter plata en el bolsillo de la gente”, hay más emisión y, por ende, más pesos que pueden generar más inflación. En última instancia, entonces, el poder adquisitivo del salario podría ganar en el corto plazo en algunos sectores, pero volver a perder en cuestión de meses.

El cálculo de cuánto es el dinero que se necesitará para cubrir estas necesidades va desde los $132.000 millones hasta los $195.000 millones, según las estimaciones de cada consultora y lo que tienen en cuenta para llegar al número final. El paquete completo de medidas no se conoce aún, pero con lo que trascendió, los economistas hicieron sus estimaciones. Por caso, Empiria calculó un gasto de $132.800 desde esta semana hasta el 14 de noviembre que incluye un bono de $10.000 a seis millones de jubilados, un bono de refuerzo de 15.000 a 1,8 millón de personas y $45.000 millones más en programas “extra”.

Esta cifra, explica Lorena Giorgio, economista jefe de Equilibra, contempla las “novedades” y no lo ya anunciado, que es la suba del salario mínimo, vital y móvil y el aumento del piso de Ganancias, entre otras. El adicional, entonces, entre octubre y noviembre, será del 0,8% del PBI.

Fernando Marull, de la consultora FMyA, estimó un gasto de $150.130 millones que incluye un IFE de $15.000 para tres millones de personas, dos bonos de $6000 en octubre, la suba del mínimo no imponible y una moratoria para pequeños contribuyentes con deudas de hasta $100.000, como la que propuso recientemente Sergio Massa.

Por su parte, la cuenta para Ricardo Delgado, director de Analytica, da $195.000 millones, teniendo en cuenta lo que ya trascendió y una nueva ronda de IFE o bono compensatorio. Estas medidas, de todos modos, serán el 5% del gasto total que el Gobierno tiene para hacer hasta fin de año, señala el economista. “Puede ser la gota que rebalsa el vaso o la nada misma”, advierte.

El impacto sobre el dólar y la inflación

En este contexto, el dólar blue volvió a tocar su récord anual y cerró ayer a $187. La brecha entre el dólar contado con liquidación (CCL) “libre”, aquel que se consigue principalmente mediante acciones, rozó esta semana el 100%. Si bien el Banco Central logró calmar el incendio en el mercado oficial y dejó de vender reservas al menos por unos días, el billete estadounidense volvió a calentarse en otras plazas.

“El contado con liquidación subió mucho y llegó a la brecha más alta del año. El mercado descuenta más emisión porque ya está haciendo. El excedente de pesos en una economía con cepo ajusta en el dólar libre, donde no hay restricciones, y eso eventualmente se puede trasladar a inflación si se empiezan a cerrar más las importaciones”, detalla Juan Ignacio Paolicchi, analista de Empiria.

Las expectativas en este momento son clave. Así lo explica Pablo Repetto, de la consultora GRA: “La emisión de pesos es problemática porque hoy la demanda de pesos sigue siendo escasa y todo peso adicional se destina al ahorro en dólares. El efecto sobre la brecha puede ser bastante rápido porque solo la expectativa ya está generando problemas”. En ese sentido, entonces, puede convertirse en una profecía autocumplida.

El problema de la Argentina no es solamente emitir, sino que ya tiene mal hechos los deberes. En la mayoría de los países del mundo la pandemia requirió gastos extraordinarios y en gran parte de ellos se está acelerando la inflación, pero la tasa que se acerca al 50% es casi exclusiva de este país. El mayor problema del paquete de medidas, señala la consultora Equilibra en su último informe, es que “se financiará con emisión monetaria del BCRA, en un contexto en el que la entidad monetaria ya emitió $850.000 millones para asistir al fisco y vendió en promedio US$90 millones diarios de sus reservas durante la semana pasada para mantener el mercado de cambios oficial y el financiero sin sobresaltos”.

De acuerdo con la consultora, la expansión del gasto público “presionará las cotizaciones financieras e impulsará al Central a seguir resignando reservas tanto en el mercado oficial como en el de bonos”. Añade: “Si la demanda de pesos no convalida esta expansión monetaria, al Central le costará más de US$800 millones adicionales moderar la presión en los mercados financieros”.

Todo dependerá, entonces, del éxito que tenga el Gobierno para “esterilizar” esos pesos que emitió y de cómo siga su comportamiento más adelante. “El efecto sobre el dólar y la inflación va a depender de lo que haga el Gobierno a partir del 15 de noviembre: si va a una lógica de ordenamiento de la macro después de las elecciones, puede ser muy acotado, sobre todo si hay acuerdo con el Fondo Monetario y reacomodamiento de variables. Si la idea es seguir con el expansionismo, algo complicado por el financiamiento, va a haber efecto sobre el dólar y los precios”, concluye Ricardo Delgado, de Analytica.

Fuente: TN