Seguinos en las redes:

23º
Viernes 26/02/2021
X
Mundo

17/12/2020

España: Médicos alertan de una grave tercera ola si no hay "sacrificios" en Navidad

"Es como si cada día en España se estrellase un Airbus 320", afirman en un manifiesto conjunto medio centenar de médicos catalanes de los cuatro principales hospitales de Barcelona.

"Una tercera oleada con la ciudadanía cansada, pérdidas económicas y una crisis que no se recuerda desde el final de las guerras del siglo pasado"

El aumento de contagios y de hospitalizaciones por el coronavirus que se está produciendo esta semana ha hecho saltar las alarmas, especialmente entre los sanitarios que empiezan a sufrir las consecuencias del Black Friday y del Puente de la Constitución.

Un total de 46 médicos catalanes, la mayoría responsables de unidades de los cuatro principales hospitales de Barcelona (Vall d'Hebron, el Clínic, el Mar y Sant Pau) han hecho público un manifiesto en el que piden "prudencia" ante la llegada de las vacunas y "el máximo rigor colectivo" y "sacrificio" para afrontar la tercera ola del coronavirus.

Bajo el título de  pero Viendo la luz a la salida del túnel con prudencia y con necesidad del máximo rigor colectivo, los médicos dicen que es una buena noticia que haya varias vacunas contra el coronavirus que "han demostrado gran eficacia en prevenir la enfermedad", pero advierten de que si no hay "espíritu de sacrificio", la tercera ola del coronavirus será letal.

"Respecto al número de muertos solo relacionados con el Covid-19, a veces escuchar estos crueles números nos hacen perder la perspectiva (...), pero es como si cada día en España se estrellase un Airbus 320", alertan en el manifiesto conjunto.

Resaltan, por otro lado, que las vacunas han sido testadas en miles de personas, por lo que ofrecen "seguridad y confianza", pero piden seguir manteniendo las medidas de distancia, lavado de manos y uso de mascarilla para no propagar el virus.

"Hemos visto en esta segunda ola de la pandemia que las medidas de distanciamiento físico y el uso continuado de la mascarilla fuera del ámbito estrictamente unifamiliar (burbuja) son imprescindibles para evitar diseminar la infección", subrayan.

Los profesionales justifican la mejora "significativa" de la mortalidad del Covid-19 en esta segunda ola en que han "mejorado el conocimiento sobre cómo tratar de forma eficaz la enfermedad". "Aun así", puntualizan, "el número de personas que desarrollan la enfermedad sigue siendo muy elevado, así como los enfermos que desarrollan secuelas tras superar la infección, y de éstos aún no sabemos cómo evolucionarán a medio y a largo plazo".

Los sanitarios comparan la actual crisis sanitaria con la de las grandes guerras europeas del siglo pasado. Advierte que "afrontamos esta tercera oleada con la ciudadanía cansada, con unas pérdidas económicas y una crisis que no se recuerda desde el final de las guerras europeas del siglo pasado y que afecta a muchísimas familias. También los profesionales sanitarios están fatigados". Y es por ello que llaman a tomarse "muy seriamente" las recomendaciones epidemiológicas y sanitarias, para que "el impacto de la tercera oleada sea lo menor posible".

LOS DAÑOS COLATERALES

Los profesionales lamentan que se haya hablado poco de los daños sanitarios colaterales al Covid-19, relacionados con las otras enfermedades que normalmente tiene la población y que debido a los efectos, sobre todo de la primera ola, o bien no se han diagnosticado o bien se han diagnosticado tarde".

En este sentido, informan de que en lo que va de año, y con respecto al mismo periodo del año pasado, se han diagnosticado un 15% menos de enfermos con cáncer y han dado un 40% menos de primeras visitas de enfermedades mentales.

También han aumentado la gravedad de los infartos cardíacos e ictus "como hace años que no veíamos", según los firmantes, que atribuyen este hecho al miedo a acudir a los centros sanitarios, la negación o infravaloración de los síntomas y a que "la práctica totalidad del sistema sanitario se dedicara a atender una única enfermedad para superar lo mejor posible la primera ola de la pandemia".

Fuente: El Mundo