Seguinos en las redes:

20º
Viernes 05/03/2021
X
Sociedad

17/01/2021

El coronavirus es el factor de estrés social mas agresivo jamás visto, dicen los expertos

Cuáles son los factores derivados de la pandemia que calaron más hondo en los argentinos.

DEPRESION. Cómo influyó la pandemia en la salud mental de los argentinos.

Confusión, temor, incertidumbre y duelo por la pérdida de seres queridos. Los efectos de la pandemia a nivel social la convierte en uno de los estresores sociales más agresivos que tuvo que enfrentar la humanidad.

Sonia Almada, psicoanalista (M.N. 22366), especialista en Infancia y adolescencia y presidenta de Aralma asociación civil, advierte que hay datos que muestran claramente hasta qué punto el coronavirus impactó en nuestra salud mental.

Tener que camniar las rutinas de un día para otro, dejar de ver a la familia, alejarse de los amigos, son situaciones que calaron hondo, en especial en el caso de personas solas, acota la especialista.

Para Pedro Horvat, médico psiquiatra y psicoanalista (M.N. 70.936), hay causas objetivas que explican la depresión por Covid-19, que son la pérdida de la salud, de seres queridos, del trabajo, de posiblidadades, sueños y proyectos.

Pero también las hay subjetivas, que derivan de la imposibilidad de avizorar un horizonte cercano en el que se pueda retomar la vida social y reactivar la rutina laboral sin poner en riesgo la salud.

El relevamiento de Infobae entre especialsitas en salud mental incluyó también a Luis Hornstein, prestigioso médico psiquiatra (M.N. 32290) galardonado con el premio Konex de Platino en 2006, quien considera que el coronavirus, como otros traumas devastadores, hace imposible imaginar un futuro.

Este cuadro se traduce en oscilaciones fuertes de la autoestima a la desesperanza, apatía, hipocondria, trastornos del sueño y a un nivel más íntimo, ausencia de proyectos, crisis de ideales y valores, de identidad, adicciones y síntomas psicosomáticos.

El especialista define a las depresiones como la cara oscura de la intimidad en nuestros tiempos, un flagelo que, advierte, aumenta su incidencia en la población cuando se enfrenta una situación catastrófica como la pandemia con la que convivimos hace ya diez meses.

Otra de las profesionales consultadas fue Silvia Justo, licenciada en Psicología (UBA), especialista en Psicología Clínica (M.N. 9656), quien enumera a la tristeza, la desvalorización, el desánimo, el insomnio y el temor a enfrentar las actividades cotidianas como los perniciosos acompañantes de la depresión.

En líneas generales, quienes la sufren conviven con una sensación de permanente fatiga, lo que acarrea una pérdida de interés por la vida, la extinción del deseo, un desgano generalizado ante la necesidad de enfrentar hasta los aspectos cotidianos de la existencia.

Enfrentar a un enemigo invisible, hasta hace poco desconocido y que, para colmo, muta, cambia y parece encontrar nuevas formas de amenazarnos, hasta el punto de haber alterado por completo nuestras vidas, es algo que caló muy hondo en los argentinos.

El sentimiento de indefensión se combina con la incertidumbre ante los rebrotes y la demora en la llegada de las vacunas, dando como resultado la depresión, la ansiedad, el insomnio, trastornos psiquiátricos que aumentaron en forma notable.

Si bien la incidencia de la pandemia en la salud mental de la población alcanza a todas las franjas etárias, no lo hace de la misma forma. Los especialistas coinciden en que los más afectados son los adultos jóvenes, quienes muestras dificultad para cumplir con el aislamiento y el distanciamiento social.