Esto es lo que le pasa a tu cuerpo al dejar de fumar

Los beneficios de abandonar este hábito se sienten de inmediato: a las 8 horas se recuperan los niveles de oxígeno y a las 48 mejoran el gusto y el olfato
martes 18 de octubre de 2022
IPWDPPTPQBEVDDK3QXWZ72DB6E
IPWDPPTPQBEVDDK3QXWZ72DB6E

El cigarrillo daña permanentemente los pulmones, aumenta drásticamente el riesgo de cáncer y puede costar una fortuna a lo largo de la vida. Pero, a pesar de las evidentes desventajas, millones de personas siguen fumando. De hecho, en el mundo hay más 1.140 millones de fumadores activos, según el Estudio de la Carga Mundial de Enfermedades (GBD) publicado en la revista The Lancet.

Aunque los índices descendieron en las últimas décadas, los expertos están desesperados por convencer a más personas de que abandonen definitivamente este hábito mortal. Con la celebración de “Stoptober”, la campaña antitabaco que Inglaterra pone en marcha en octubre todos los años, el diario MailOnline habló con algunas de las voces más destacadas para que le expliquen lo que ocurre cuando se deja de fumar... y quizá sorprenda saber que los beneficios se aprecian tras sólo 20 minutos.

“Se puede dejar de fumar, individualmente o con ayuda. No suele ser fácil, pero sí es algo que muchos pacientes logran. Salir de una adicción de muchos años genera una gran alegría y satisfacción. Hoy existen profesionales que pueden orientar y acompañar en el proceso de dejar de fumar”, remarcó en una entrevista con este medio el doctor Guillermo Espinosa, coordinador del Grupo Antitabaquismo del Hospital Italiano (GRANTAHI).

Qué le ocurre a tu cuerpo al dejar de fumar

20 minutos

Tan sólo 20 minutos después de apagar el último cigarrillo, tu ritmo cardíaco empieza a calmarse. La nicotina, la sustancia química altamente adictiva del tabaco, aumenta el ritmo cardíaco al estimular la liberación de adrenalina. Pero los efectos de dejar de fumar sobre el corazón pueden ser algo menores, dependiendo de los años que lleves fumando.

8 horas

Después de ocho horas, los niveles de oxígeno empiezan a recuperarse. De hecho, los niveles nocivos de monóxido de carbono en la sangre se habrán reducido a la mitad, según el Servicio Nacional de Salud (NHS) del Reino Unido.

Cuando el tabaco, que contiene carbono, se quema, libera el gas venenoso. Este gas, que no tiene sabor ni olor, sustituye al oxígeno en la sangre cuando se fuma. Como consecuencia, el monóxido de carbono impide que los pulmones funcionen correctamente y obliga al corazón a trabajar más.

48 horas

Después de dejar el hábito durante dos días, te sorprenderá de lo sabrosas que pueden ser tus comidas diarias, antes aburridas. Esto se debe a que el sentido del gusto y el olfato empiezan a mejorar en 48 horas.

En ese tiempo, todo el monóxido de carbono se eliminó del cuerpo y los pulmones empiezan a eliminar la mucosidad. Fumar puede dañar los nervios olfativos de la nariz. Estos nervios son los responsables del olor, que también está relacionado con el sabor.

El cigarrillo mata a más de 8 millones de personas en el mundo cada año

Esto se debe a que, con el paso del tiempo, el tabaquismo puede dejar cicatrices en el músculo cardíaco y dañar los vasos sanguíneos, lo que puede provocar un ritmo cardíaco irregular o un latido rápido, también conocido como taquicardia, según la Asociación Americana del Corazón. Por este motivo, los fumadores se enfrentan a un mayor riesgo de sufrir infartos.

Louise Ross, experta en dejar de fumar con sede en Leicester, trabaja con cientos de clientes que intentan dejar el hábito en todo el país. La especialista, que ahora trabaja para la aplicación Smoke-Free, afirmó: “A los 20 minutos del último cigarrillo, el pulso de alguien empieza a ralentizarse y se vuelve más normal. En el plazo de una hora aproximadamente, la presión arterial cae a un nivel más normal”.

Y añadió: “Cuando alguien fuma, su presión arterial tiende a ser demasiado alta, aumenta su presión arterial, y esto puede ser muy perjudicial para las personas con diabetes o enfermedades del corazón”.

Cuatro consejos para reducir los antojos de comida chatarra