La génesis de un invento útil: cómo surge "la hebilla inteligente" para el auto

Tras un casi fatal accidente, un arquitecto diseñó un dispositivo que desajusta el cinturón de seguridad cuando el habitáculo se recalienta.
miércoles 14 de junio de 2023
xYRDDR5Cu_720x0__1
xYRDDR5Cu_720x0__1

"No, un dispositivo como éste no existe en Estados Unidos, Japón, Alemania ni en ninguna parte del mundo. En el universo de las invenciones, este tipo de novedades surgen a partir de las situaciones límite".

El arquitecto Norberto Chirkes (79), un hombre activo, todoterreno y habilidoso, acaba de obtener la patente de invención de la hebilla de cinturón de seguridad con eyector automático por aumento de temperatura, otorgado por el Instituto Nacional de Propiedad Industrial (INPI).

Habilitaron el paso por el túnel de calle Córdoba

La "hebilla inteligente", como se la conocería en el mercado automotor, "es un dispositivo que estará en el cinturón de seguridad, que activará que la hebilla se desabroche automáticamente a determinada temperatura dentro del habitáculo. Obviamente que se busca que la o las personas puedan salir del vehículo ante inminencia o principio de incendio o recalentamiento".

Chirkes habla con claridad sobre un tema técnico del que conoce mucho como es la electricidad del circuito automotor. "Este dispositivo es un accesorio que consiste en dos resortes de Nitinol, un metal al que se llega a través de la combinación de níquel con titanio. Cuando la temperatura alcanza los 60 grados ya sea por un cortocircuito, recalentamiento o incendio, el cinturón de seguridad se libera y se evita quedar atrapado".

El arquitecto al demostrar cómo funciona su flamante invención. "Con esto fui al INPI a dar el último examen con el que me aprobaron", sonríe mostrando unos simples accesorios, como si se hubiera tratado de la tesis de su graduación. 

https://www.clarin.com/img/2023/06/05/DbEwyZvDI_720x0__1.jpg

Hace saber Chirkes que en el INPI, adonde tuvo que ir cuatro veces para sortear diferentes postas y obtener su patente, no son amigos de las demostraciones: "Ellos quieren todo clarito a partir de la investigación. Yo insistí porque me parecía que era importante que los examinadores (todos ingenieros entendidos en autopartes) advirtieran de qué se trataba esto y lo pude materializar. A los pocos segundos después de encender el secador, que calienta rápidamente, la hebilla se eyectó de la caja receptora".

Chirkes, que estudió dos años de ingeniería especializada en aeronáutica además de haber estudiado en la Universidad de Columbia de Nueva York, le llevó alrededor de un año inventar la hebilla inteligente. "Quería investigar bien cómo lograr la aleación de metales y pude ir al laboratorio de la Facultad de Ciencias Exactas (Ciudad Universitaria) para tener más herramientas".

¿Para qué podría ser de interés la hebilla inteligente si hasta ahora no se necesitó? "Yo creo que resultaría cerrar el círculo del primer gran invento, el del cinturón de seguridad, que contó con innumerables desarrollos para perfeccionar su seguridad en caso de un accidente. Pero nadie pensó en el paso siguiente al accidente. ¿Qué sucede luego de un lamentable hecho? En caso de cortocircuito o incendio, se puede salir del auto sin necesidad de apretar ningún botón".

Cierre de alianzas: Vence el plazo y los partidos deben alistarse para las PASO 2023

Intenta recordar un resonante y trágico caso. "¿Te acordás del actor Paul Walker, protagonista de la taquillera película 'Rápido y furioso'? Bueno, este muchacho murió luego de un choque con su auto, pero no falleció por el impacto, sino porque quedó atrapado entre el tanque de gasolina y el motor, con el cinturón puesto, y estaba inmovilizado. Lamentablemente el coche se incendió".

Antes de poner manos a la obra, Chirkes debió asegurarse que "el dispositivo no existiera en la Argentina ni en el mundo, porque podía comerme tremenda multa. Yo hice mis averiguaciones y en el INPI (que forma parte del Convenio de París que integra 194 países) hicieron las suyas y no figuraba esta creación. Cuando se aprueba un invento como el mío se publica en un boletín oficial que tiene el Instituto Nacional de Propiedad Industrial. No había nada, tenía el camino allanado.

La génesis del invento

En 2016 Chirkes manejaba su Ford Fiesta y llevaba a tres de sus cinco nietos. "Estaba detenido en un semáforo rojo en la Av. Congreso y esquina Crámer, pleno Belgrano. Cuando tuve luz verde arranqué y sobre Crámer apareció un colectivo que cruzó en rojo y me chocó del lado del acompañante, que por suerte no había nadie. Fue un impacto fortísimo que, de inmediato, activó los airbags".

Chirkes repasa la pesadilla y lo hace, todavía, con un suspiro de alivio. "En pleno shock -reanuda- por el golpe, noté que los chicos, en el asiento trasero, estaban bien pero aterrados. Y yo quedé como atontado por el choque, me costaba reaccionar. Sentí como un latigazo y tenía un fuerte dolor en las manos. Intenté desajustarme el cinturón de seguridad y me costó, pude salir no sin esfuerzo y ayudar a los chicos, pero no me resultó sencillo desabrocharlos".

Dice este hombre que transmite serenidad que en aquel episodio traumático que lo marcó, intentó no perder la calma. "Muchas cosas se me pasaron por la cabeza. '¿Qué pasa si se incendia el auto por dentro?', pensé mil veces. Porque una fuga de temperatura después de un impacto semejante, que nos arrastró tantos metros, no hubiera sido extraño... Pudo haber un cortocircuito, o la misma pérdida de combustión".

Desde ese momento, Chirkes no se detuvo hasta que se decidió por inventar lo que hasta ahora no existía. "Soy un tipo que nunca se queda quieto y si a eso le sumás que tengo cierta habilidad con los oficios, embarcarme en este invento fue algo que me mantuvo muy ocupado", cuenta Norberto en el pequeño taller de su casa adonde, dice, "no entran plomeros, gasistas ni electricistas, porque yo me encargo de todo".

Modesto y sin imaginar la dimensión que podría tener su invento, Chirkes dice que es "mi pequeño granito de arena para luchar contra la seguridad vial, que tantas muertes produce. Pero también resulta una ayuda para aquellos coches modernos, eléctricos, que tienen baterías de litio que cubren casi todo el piso del auto y los cortocircuitos no son tan improbables. causando un recalentamiento insoportable sin la necesidad de prenderse fuego".

¿Cuánto podria costar el accesorio? "No es para nada inalcanzable porque no es un producto que requiera un motor complejo. Con muy pocos elementos, con apenas dos resortes de nitinol, estás logrando una nueva prestación. ¿De qué manera funciona? A una temperatura de 60 grados los resortes se hacen retráctiles, se achican, con lo cual se produce la eyección de la hebilla".

De aquí en más, Chirkes tiene la patente exclusiva de su producto durante 20 años. Después de ese lapso, cualquiera podría acceder.