Una familia de panaderos conmueve con un cotidiano gesto de solidaridad

Joaquín y su mamá Antonia tienen una panadería en Concepción, y decidieron terminar cada día con una ayuda a quienes menos tienen.
jueves 13 de julio de 2023
SOLIDARIDAD.
SOLIDARIDAD.

Las cifras que describen la difícil situación que atraviesan miles de familias de escasos recursos, en medio de la actual crisis económica del país, no son meros números. Revelan sufrimientos y necesidades extremas que se evidencian con crudeza en muchos hogares y calles. En estos momentos, la solidaridad se convierte en un pilar esencial para nuestra sociedad, proporcionando un respiro necesario para muchas personas.

Joaquín Roldán, un joven panadero de la calle La Madrid en Concepción, Tucumán, presencia a diario los desgarradores efectos de la economía actual. Roldán vende pan, un producto esencial en la mesa familiar.

"Es desolador ver cómo cada vez más personas llegan a mi negocio pidiendo pan. Algunos se quedan fuera, avergonzados de pedir", relata. Por ello, él y su madre, Antonia González, decidieron embolsar todo el pan, tortillas y facturas que no se venden al final del día y los exhiben al frente de la tienda al amanecer para quienes los necesiten. De esta manera, dice, nadie se sentiría avergonzado, a pesar de su necesidad.

Roldán colocó una mesa con las bolsas de comida y un letrero que dice: "Si te hace falta, llevá". La respuesta fue inmediata. "No solo madres con sus hijos y ancianos empezaron a venir a buscar su bolsa, sino también trabajadores de la cosecha de limón que salen temprano a trabajar", dijo.

El stock dura poco tiempo. Por eso, algunos ya están esperando desde muy temprano. "Hoy sabemos que no todos tienen la capacidad de comprar pan y tortillas para sus familias, y creemos que nadie debería carecer de estos alimentos. Ante esta situación, no queremos hacer la vista gorda", señaló.

El gesto de solidaridad del panadero fue destacado por la periodista Agustina Espinoza en su página de Facebook, bajo el título "Concepción y su buena gente". Roldán expresó: "Esto no debería suceder. La gente no debería llegar al punto de tener que pedir un trozo de pan. Pero es lo único que podemos hacer para ayudar. Sería interesante que todos los que tenemos negocios de alimentos mostráramos solidaridad con los que nos necesitan".

La crisis económica también se refleja en la Dirección de Asistencia Social del municipio local. En los últimos meses, las solicitudes de alimentos por parte de familias en necesidad se han duplicado.

Según María Inés Tarulli, titular de la dependencia, al principio proporcionaban entre cuatro a seis módulos de alimentos al día. Ahora, la demanda fluctúa entre 12 a 15 bolsas.

"La mayoría de los beneficiados son adultos mayores jubilados. También hay madres de familia que, a pesar de tener la tarjeta Alimentar o recibir ingresos por salario familiar, buscan ayuda", explicó la funcionaria.

"Estas asistencias las realizamos con recursos propios. Lo que ocurre es que cada vez más personas buscan ayuda, no solo para alimentos, sino también para medicamentos y otras necesidades urgentes", añadió.

El municipio mantiene dos comedores: uno en el Primero de Mayo II y otro en Iltico. Los comedores infantiles, seis en total, dependen de la Provincia. "Siempre tratamos de responder a la creciente demanda de asistencia. A veces, hay largas filas de personas esperando una solución a sus necesidades urgentes. Por ahora, estamos logrando atender a todos, sin ningún desbordamiento", afirmó.

Temas de esta nota