Las inquietantes teorías de la implosión que marcó el final del submarino del Titanic

Según los expertos, una serie de medidas destinadas a reducir costos podrían haber sido fatales para el sumergible y sus pasajeros
domingo 16 de julio de 2023
Las inquietantes teorías de la implosión que marcó el final del submarino del Titanic
Las inquietantes teorías de la implosión que marcó el final del submarino del Titanic

Tras la catastrófica implosión del sumergible Titan el mes pasado, los expertos han empezado a cuestionar las medidas de reducción de costos que pueden haber contribuido al desastre. El Titan, un proyecto único ideado por Stockton Rush, CEO de OceanGate, pretendía revolucionar la exploración marina.

Su diseño fue aclamado como una nueva era en los viajes a gran profundidad, y su mezcla única de materiales, principalmente fibra de carbono, prometía hacer estas expediciones más accesibles y, lo que es más importante, más rentables.

Leé también: Mató a su hermano, huyó, lo atraparon y ahora la causa dio un giro sorprendente
 

El sumergible comenzó a llevar gente a los restos del Titanic en 2021, cobrando hasta 250,000 dólares por viaje. Sin embargo, el trágico suceso del 18 de junio, que se cobró la vida de Rush y cuatro pasajeros, ha ensombrecido estas ambiciones.

Al desentrañar la historia del Titan, crecen las teorías de que la trágica desaparición del buque pudo deberse a una serie de decisiones mal concebidas destinadas a reducir costos.

Por ejemplo, el Titan fue elogiado por su cabina más espaciosa en forma de cilindro hecha de fibra de carbono, una desviación de las cabinas de titanio en forma de esfera utilizadas por la mayoría de los sumergibles. Sin embargo, algunos expertos sostienen que este cambio en la geometría del casco puede haber sido el talón de Aquiles del Titan, haciendo que se doblara bajo las intensas presiones de las profundidades.

Además, las causas de la implosión podrían estar en su transporte al emplazamiento del Titanic. En lugar de estar a salvo en la cubierta de un buque nodriza, como es habitual en el sector, el Titan fue arrastrado por mar gruesa sobre una plataforma improvisada por un buque más barato, el Polar Prince.

El Polar Prince, buque de apoyo del sumergible de OceanGate (Reuters)

Por ejemplo, el Alvin, un sumergible de investigación del gobierno estadounidense que ha completado más de 4,500 inmersiones en aguas profundas desde 1973, se transporta al lugar de inmersión en la cubierta de la embarcación nodriza, un método que potencialmente protege al buque de daños durante el tránsito.

Los expertos sugieren que remolcar el Titan por aguas bravas podría haber dañado la embarcación antes incluso de que iniciara su fatídica inmersión.

Leé también: Alerta Femicidio: mató a su pareja de un tiro en la cabeza y se suicidó

Otro punto de controversia es el material del casco del Titan. Una de las principales innovaciones de Rush fue el uso de fibra de carbono para gran parte del casco, que es más barata y ligera que el titanio. Sin embargo, los expertos sostienen que los compuestos de carbono son mucho más resistentes a las fuerzas de tracción que a las de aplastamiento. El casco del Titan, de 15 cm de grosor, había estado sometido a tensiones repetidas en el transcurso de unas dos docenas de inmersiones anteriores, lo que podría haber provocado grietas diminutas e indetectables que podrían haber llegado a ser críticas con el tiempo.

El diseño del Titan también requería unir su tubo de fibra de carbono a las tapas de titanio con un potente pegamento. Sin embargo, los distintos materiales cambian de forma a ritmos diferentes bajo presión, lo que dificulta mantener una unión estanca. Si el tubo de fibra de carbono se comprimía de forma ligeramente distinta a la de las tapas de titanio, la estanqueidad entre ambos podía verse comprometida, sobre todo tras repetidas inmersiones.

Por último, la negativa de OceanGate a buscar pruebas y certificaciones externas para el Titan también tuvo consecuencias. En una entrada del blog de la compañía de 2019, OceanGate criticó el proceso de certificación de terceros como lento y sofocante para la innovación. Sin embargo, los expertos argumentan que es un procedimiento estándar en ingeniería buscar experiencia externa para garantizar que las embarcaciones se ajusten a los más altos estándares de la industria.

Tras esta tragedia, el sector se enfrenta a las consecuencias de estas medidas de reducción de costos y a los riesgos potenciales que plantean para el futuro de la exploración en aguas profundas. En la carrera por la innovación y el beneficio, tomar atajos en materia de seguridad puede conducir a la catástrofe./Infobae