Osteoartritis: mil millones de personas sufrirán de esta enfermedad en 2050

Comúnmente llamada artrosis, es un tipo de artritis que solo afecta las articulaciones, usualmente en las manos, las rodillas, las caderas, el cuello y la parte inferior de la espalda.
martes 22 de agosto de 2023
Osteoartritis: mil millones de personas sufrirán de esta enfermedad en 2050
Osteoartritis: mil millones de personas sufrirán de esta enfermedad en 2050

Un estudio publicado este lunes en la revista de divulgación científica The Lancet Rheumatology hizo una reveladora proyección: cerca de mil millones de personas vivirán con osteoartritis, que es la forma más común de artritis, en el año 2050.

La osteoartritis, comúnmente llamada artrosis, es un tipo de artritis que solo afecta las articulaciones, usualmente en las manos, las rodillas, las caderas, el cuello y la parte inferior de la espalda. Es el tipo más común de artritis.

Esta enfermedad se produce cuando el cartílago protector que amortigua los extremos de los huesos se desgasta con el tiempo. Aunque la osteoartritis puede dañar cualquier articulación, el trastorno afecta más comúnmente a las articulaciones de las manos, las rodillas, las caderas y la columna vertebral.

Actualmente, el 15 por ciento de la población global mayor de 30 años sufre de osteoartritis, de acuerdo con una reciente investigación liderada por el Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud, con sede en Estados Unidos, que ha analizado cerca de 30 años de datos sobre osteoartritis. Un periodo que abarcó de de 1990 al año 2020, en más de 200 países.

Dicho estudio puso en evidencia que los casos aumentaron rápidamente en las últimas tres décadas debido a tres factores principales: el envejecimiento, el crecimiento poblacional y, el más preocupante de todos, la obesidad.

 

Para 1990, unos 256 millones de personas tenían osteoartritis. Ya en 2020, el número aumentó a 595 millones de personas, un incremento del 132 por ciento desde 1990; en tanto, para el año 2050 se estima que este número se acercará a la marca histórica de mil millones de personas.

“Actualmente, no existe una cura efectiva para la osteoartritis, por lo que es fundamental que nos centremos en las estrategias de prevención e intervención temprana”, afirmó a través de un comunicado de prensa la autora principal del trabajo, Jaimie Steinmetz.
 
Las zonas del cuerpo más comunes en donde se sufre osteoartritis son las rodillas y las caderas.

Pero, a futuro, lo que traería consigo la enfermedad es aún más grave: En las próximas décadas, se espera que la dolencia aumente especialmente en las caderas, en un 78,6 por ciento más de los casos; rodillas, un 74,9 por ciento; y manos, cerca de 48,6 por ciento.

El alimento probiótico que regula la flora intestinal

Además, los científicos calculan que más mujeres que hombres continuarán lidiando con esta delicada condición de salud.

 

En 2020, el 61 por ciento de los casos de osteoartritis se detectaron en las mujeres frente al 39 por ciento de pacientes hombres.

El estudio deja en evidencia que un alto índice de masa corporal es un factor de riesgo importante para la aparición de la osteoartritis, por lo que recalca que si se aborda eficazmente la obesidad en la población mundial, el impacto de la osteoartritis podría disminuir hasta en un 20 por ciento.

“Los sistemas de atención médica y los gobiernos tienen la oportunidad de identificar a poblaciones vulnerables, abordar las causas de la obesidad y desarrollar estrategias para prevenir o retrasar el progreso de la osteoartritis”, subrayó la investigadora Liane Ong.

La osteoartritis y su relación con las caídas

  • Las personas con osteoartritis experimentan un 30 por ciento más de caídas y tienen un 20 por ciento más de riesgo de fracturas que las personas que no padecen osteoartritis.
  • La osteoartritis puede afectar a las articulaciones de las manos, las muñecas, las rodillas, las caderas o partes de la columna vertebral, lo que conlleva un deterioro del equilibrio, dificultades al caminar y una disminución de la capacidad para realizar las actividades diarias.
  • Estos síntomas pueden hacer que una persona sea más propensa a caerse ya sufrir lesiones relacionadas con las caídas.
  • Otras condiciones crónicas como la diabetes, la falta de actividad física o la dificultad para hacer ejercicio, y ciertos medicamentos pueden aumentar aún más el riesgo de caídas.
 
Temas de esta nota