Inflación

La carne tuvo el aumento más fuerte de los últimos 18 años

Un informe de la Fundación Mediterránea plantea que la suba de este producto podría aportar entre 3 y 4 puntos a la inflación de agosto.
martes 29 de agosto de 2023
La carne tuvo el aumento más fuerte de los últimos 18 años
La carne tuvo el aumento más fuerte de los últimos 18 años

Aunque aún no hay estadísticas oficiales que precisen el aumento que ha tenido la carne, se estima que su precio podría haber llegado a $ 3.100 por kilo hacia fines de la tercera semana de agosto (promediando el valor de 18 cortes). Esto significa una variación desde el arranque del mes del orden del 55-60%, lo que implica el mayor salto de precios, en términos reales, de la carne vacuna de al menos los últimos 18 años (2005-2023).

Este dato surge de un informe elaborado por la Fundación Mediterránea y titulado “La carne y su impacto sobre la inflación de agosto”.

Es que, además de tratarse de la suba más alta en casi dos décadas, también sería el mayor aporte a la inflación de este producto en la medición de los organismos oficiales. De todos modos, resaltan que todavía resta la última semana del mes (que definirá si se mantiene o no el salto de precios).

Las consultoras que monitorean la inflación con una frecuencia diaria y semanal están advirtiendo de una importante aceleración del ritmo de crecimiento de los precios en lo que va de agosto. Este fenómeno tiene mucho que ver con la devaluación del día posterior a las PASO y la incertidumbre que ha generado el resultado electoral, pero también con otros factores puntuales, caso del gran aumento mostrado por el precio de la carne vacuna. Además, por efecto sustitución, es de esperar que las otras carnes y proteínas animales también hayan tenido aumentos significativos.

Respecto a su impacto en el presupuesto familiar, el gasto medio en proteínas animales ronda el 8% del gasto total (en el promedio, incluyendo las 3 carnes, chacinados, huevos, hamburguesas procesadas, etc.). Tomando este último porcentaje como referencia, y trabajando con un aumento de precios al consumidor de este grupo de productos de entre el 40% y 50%, el aporte a la inflación de agosto podría estar en un rango de entre 3,2 y 4 puntos porcentuales.

Por detrás de la fuerte suba de precios consumidor de carne bovina, está un gran aumento en el precio de los animales en pie. Entre la tercera semana de julio y la tercera semana de agosto, el precio del novillito en el Mercado de Cañuelas (ex Liniers) subió un 70%.

Los factores que explican la suba de precios de la hacienda no son tan evidentes. Entre las hipótesis se encuentran un posible desequilibrio por cuestiones estacionales entre la oferta y demanda de animales con destino exportación, la necesidad de recomponer márgenes en los feedlots (afectados por Dólar Maíz y otros factores), y un past through muy completo y rápido de la devaluación post PASO a los precios de la hacienda por retracción y/o menor disponibilidad de animales, entre otras.

En cuanto a cómo pueden seguir los precios de la hacienda y la carne, debe monitorearse la respuesta del consumidor -si valida los nuevos valores o, por el contrario, se observa una retracción del consumo- y de los exportadores, si los negocios siguen siendo rentables a los nuevos precios, con un tipo de cambio que se quedaría en los $350 hasta las elecciones de acuerdo al gobierno.

Respecto a esto último, nótese que los precios en dólares de la hacienda local han quedado bastante por encima de los valores de la región (Brasil, Paraguay, Uruguay), lo que limita la competitividad de los exportadores y pone cierto techo a los valores para las próximas semanas. /Los Andes