COVID-19: cuáles son los factores genéticos que podrían determinar la gravedad de la enfermedad

Un consorcio internacional de expertos detectó 28 genes que, según la investigación publicada en Nature, podrían ser considerados de riesgo en cuadros de SARS-CoV-2. Los detalles y el análisis de los autores
miércoles 13 de septiembre de 2023
COVID-19: cuáles son los factores genéticos que podrían determinar la gravedad de la enfermedad
COVID-19: cuáles son los factores genéticos que podrían determinar la gravedad de la enfermedad

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS)Tedros Adhanom Ghebreyesus, recientemente señaló que, a pesar de ya no ser considerado una emergencia de salud pública, el COVID-19 aún es un “desafío global”. En ese tono, el especialista advirtió sobre la posibilidad de que aparezca una nueva variante que podría provocar un súbito incremento en las infecciones y las muertes.

Es que el SARS-CoV-2 aún inquieta a la comunidad científica internacional, toda vez que el virus ha mostrado largamente su capacidad de evolución y adaptación. En ese sentido, recientemente, un trabajo realizado por expertos de la Iniciativa de Genética del Huésped COVID-19, un consorcio internacional de investigación, arrojó luz sobre los factores genéticos que pueden determinar la gravedad de la enfermedad en los pacientes.

Desde el inicio de la pandemia, este grupo ha estado trabajando incansablemente para descubrir los misterios genéticos detrás de la COVID-19. Y ahora, han identificado 28 nuevos factores de riesgo genéticos, llevando el total a 51 “genes candidatos”, tal como los llamaron los autores de estos hallazgos, que fueron publicados en la revista Nature.

Una de las expertas a cargo de la investigación, la doctora Kerstin Ludwig, del Instituto de Genética Humana del Hospital Universitario de Bonn, destacó la importancia de estos descubrimientos. “Conocer los factores de riesgo genéticos es esencial para desarrollar medicamentos más eficaces y para una mejor predicción de los riesgos asociados con la enfermedad”, afirmó.

El estudio se enfoca en cómo los factores genéticos influyen en la gravedad y susceptibilidad a la COVID-19 (Getty)

Pero, ¿cómo se llegó a estos hallazgos? Para identificar genes de riesgo, se requiere analizar a grandes grupos de pacientes, algo complicado dado que rara vez se encuentran en un solo lugar. Por eso nació la Iniciativa de Genética del Huésped COVID-19 al comienzo de la pandemia. Su misión es recopilar datos de estudios individuales de todo el mundo y analizarlos en conjunto. Un ejemplo de estos estudios es el BoSCO (Estudio de Bonn sobre genética de la COVID), con sede en el Hospital Universitario de Bonn.

Los últimos resultados de la iniciativa, que abarcan 82 estudios individuales, no solo son un testimonio del arduo trabajo de 3.669 autores de todo el mundo, sino también del equipo de estudio BoSCO, dirigido por Kerstin Ludwig y su colega, Axel Schmidt. Este último, responsable del análisis de datos, informa: “En total, hemos identificado con éxito 51 factores de riesgo, 28 de los cuales son nuevos desde nuestra última publicación”.

El equipo a cargo de Ludwig ha jugado un papel crucial en este logro. Se encargaron de reclutar voluntarios, generar datos genéticos, realizar análisis técnicos y estadísticos y compartir los resultados con el equipo de análisis de datos del consorcio. Además, coordinaron la colaboración con otros hospitales universitarios de Alemania para incluir a más pacientes en el estudio BoSCO.

Los resultados iniciales del HGI COVID-19 se publicaron en Nature en diciembre de 2021, seguidos de una actualización en agosto de 2022. Esta última publicación es la terceta actualización y, según Ludwig, “con 82 estudios de 35 países y más de 200.000 participantes en el subgrupo más grande, el conjunto de datos es el más extenso hasta la fecha”.

La mayoría de estos estudios se realizaron antes de la introducción masiva de la vacuna COVID-19 (Getty)

El estudio se centra en el papel de los factores genéticos en la gravedad y susceptibilidad a la COVID-19. Estos hallazgos pueden ayudar a entender los mecanismos biológicos que influyen en los resultados adversos y en el desarrollo de medicamentos. El estudio actualizado examinó la gravedad de la COVID-19 y la susceptibilidad a la infección por el SARS-CoV-2, identificando 51 loci significativos en todo el genoma, 28 de los cuales son nuevos.

El análisis incluyó 3 fenotipos en 82 estudios de 35 países. Se estudiaron casos de enfermedad crítica, hospitalización e infección por SARS-CoV-2. Es importante destacar que la mayoría de estos estudios se realizaron antes de la introducción generalizada de la vacuna COVID-19.

Para los expertos, estos hallazgos son un paso monumental en la lucha contra la COVID-19. A medida que el mundo sigue enfrentando los desafíos de esta enfermedad, es esencial que sigamos apoyando y reconociendo el trabajo de estos investigadores. Su dedicación y esfuerzo no solo nos acercan a comprender mejor el virus, sino que también nos dan esperanza para un futuro más saludable.

La situación del COVID en Argentina

En la Argentina, los casos de personas con diagnóstico de COVID positivo han aumentado desde la segunda mitad de julio pasado y siguieron creciendo durante agosto. Si se tiene en cuenta la fecha de inicio de los síntomas, el promedio semanal diario de casos confirmados fue de 134 durante la primera semana de agosto. En cambio, fueron 388 casos como promedio semanal diario durante la primera semana de septiembre, según el análisis de Jorge Aliaga de la Universidad Nacional de Hurlingham, provincia de Buenos Aires, en base a los datos aportados por el Ministerio de Salud de la Nación.

Es una suba que implica un aumento del 190% en un mes. Por supuesto, que los valores no son tan altos como los que había durante las olas de 2021 y 2022. Los casos, en realidad, podrían ser muchos más de los notificados porque no todas las personas tienen síntomas y no todos los afectados hoy se testean.

“Hoy, el COVID sigue circulando en el país como en el resto del mundo, pero las personas no se sorprenden en general. También hay muy poco testeo, por lo cual muchos de estos cuadros quedan signados como síndromes gripales sin un diagnóstico etiológico. La mayoría de las personas lo cursan en su domicilio y solo consultan ante síntomas de alerta”, comentó a Infobae la médica infectóloga Leda Guzzi, de la comisión de comunicación de la Sociedad Argentina de Infectología.

Temas de esta nota