Así fue el gol de Salomón Rondón en el Superclásico

El venezolano pagó con creces la titularidad y convirtió el primer tanto del partido. Chiquito Romero no tuvo responsabilidad
domingo 01 de octubre de 2023
Así fue el gol de Salomón Rondón en el Superclásico
Así fue el gol de Salomón Rondón en el Superclásico

Salomón Rondón marcó el primer gol del Superclásico entre River y Boca. El venezolano, que reemplazó a Miguel Borja, desvió un disparo de Enzo Pérez y logró convertir en la Bombonera.

El primer gol de River llegó después de una jugada sucia sobre la derecha del campo de juego. Incluso, desde el conjunto local reclamaron un codazo de Paulo Díaz sobre Marcelo Weigandt en el inicio de la acción.

Fue a los 41 minutos cuando la Banda atacó por izquierda y, luego de un par de intentos infructuosos y un par de rechazos defectuosos, el balón derivó en Enzo Pérez, en el borde del área. El experimentado mediocampista, de 37 años, sacó un disparo bajo, que se enfilaba a perderse junto al palo derecho de la valla defendida por Chiquito Romero. Sin embargo, Salomón Rondón estaba en la trayectoria del esférico. El venezolano (habilitado), de lo mejor de su equipo, intentó correrse, pero la pelota igual impactó en su cuerpo y corrigió la trayectoria para que se convirtiera en el 1-0 del último campeón de la Liga Profesional.

Inmediatamente, tanto Pérez como Rondón salieron a celebrar como si hubiesen sido los autores de la conquista, aunque luego confluyeron en el festejo general, por la importantancia del grito y con espíritu colectivo. Más allá de la decisión que tome el árbitro Andrés Merlos, ¿a quién le correspondería el copyright del tanto? Al venezolano. ¿La causa? Porque su intervención, aún involuntaria, terminó acomodando el rumbo.

Pero la acción contó con una curiosidad: hubo falta de Paulo Díaz a Weingandt. ¿Entonces fue un error del VAR el no haber intervenido? No, porque en el medio la jugada se cortó dos veces. En consecuencia, no resultó una APP, sigla de Atacking Possession Phase (fase de ataque con posesión del balón). Y como existieron “reinicios” en la misma, era potestad del juez principal haber advertido la infracción.

Antes de la finalización del primer tiempo, Rondón casi regala el segundo grito: habilitó a Lanzini, quien remató y se encontró con la resistencia de romero, que tapó en gran forma. Tenía pase al medio para un compañro libre y con el arco a su merced, pero lo tentó el verse mano a mano con el ex Racing. Y el score no se modificó antes de que los protagonistas se marcharan al descanso.