Subas de costos y caída de ventas afectan a pequeños y medianos comercios

Precios inciertos y dificultades para comprar mercadería están generando dificultades en el sector.
jueves 19 de octubre de 2023
Subas de costos y caída de ventas afectan a pequeños y medianos comercios
Subas de costos y caída de ventas afectan a pequeños y medianos comercios

El salto de las cotizaciones del dólar concentró durante las dos primeras semanas del mes la atención económica. Ya a poco de culminar la tercera y a pocos días de las elecciones presidenciales del domingo, el impacto en el bolsillo y el consumo tanto en grandes cadenas como en comercios de barrio domina la escena.

Suba de precios y cadenas de comercialización frenadas a la espera de conocer los resultados del domingo empiezan a impactar en el nivel de consumo, particularmente en los pequeños comercios de barrio. Distintas entidades e incluso mediciones de consultoras privadas empezaron a advertir en las últimas horas sobre este escenario.

Por caso, la Federación de Comercio e Industria (FECOBA) advirtió que a cuatro días de que se celebren las elecciones, la actividad comercial e industrial pyme se encuentra “virtualmente paralizada” en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense. La entidad atribuyó ese estado de situación a “la corrida cambiaria de la última semana, el consecuente impacto en precios y la imprevisibilidad de las reacciones de los mercados el lunes próximo”, todo lo cual, según afirmó en un comunicado “sumieron la actividad pyme en un paréntesis en la mayoría de los rubros.

“No hay precios de referencia, no hay valores de reposición de mercadería y no hay acceso a insumos importados, lo que obliga a reducir las ventas a su mínima expresión”, aseguró el titular de la cámara, Fabián Castillo.

Desde otra entidad que también aglutina a pequeños y medianos comercios hicieron un alerta similar. “En los últimos días los cambios de precios han sido agresivos”, aseguró el titular de la Federación de Almaceneros bonaerense, Fernando Savore, quien advirtió que más que la suba de precios, la principal preocupación es que directamente”han desaparecido” algunos productos mientras que otros alcanzaron un precio tal que resultan difíciles de vender. Puso como ejemplo, en ese sentido, que un paquete de fideos de primera marca pero no premium ni importado ya vale $900 y que los programas de acuerdo de precios con el Gobierno quedaron totalmente desvirtuados. “Se quebró el programa de ‘Precios Justos’ por falta de mercancía”, Para Savore, una de las grandes causas del desabastecimiento es la estrategia de algunos distribuidores y grandes empresas de retener mercadería.

Desde el extremo opuesto, tanto fabricantes como intermediarios aseguran que la demanda se ha disparado, también como una reacción de stockeo por parte del resto de la cadena con comercios que buscan cubrirse y anticipar reposición de mercadería. “Es lógico, el que se queda con pesos pierde. Estamos haciendo entregas al nivel normal pero nos piden mucho más de lo habitual y ese exceso no podemos cubrirlo”, sostuvieron en una de las grandes compañías de consumo masivo.

De acuerdo a la consultora Focus Market, el consumo retrocedió en septiembre 14,9%, variación que se profundizó hasta una caída de 23,2% en las primeras semanas de octubre, siempre en comparación con el mismo mes del año pasado. “La información -se aclaró- surge de procesar 3.5 millones de tickets al mes”. El acumulado del año arroja para la consultora una contracción del 7,3%, con similar tendencia tanto en el interior del país como en el área metropolitana.

A pesar del intento de intentar compensar la pérdida del poder adquisitivo del ingreso de los argentinos con bonos, mejoras de salarios, jubilaciones, pensiones, planes sociales y expansión crediticia las medidas no lograron impactar en forma positiva en el consumo en el mercado interno. La aceleración en la variación de precios post devaluación en agosto impactó en el bolsillo de los argentinos sumado al movimiento de la divisa norteamericana en su cotización paralela, la caída de la demanda del peso y la falta de acceso al tipo de cambio oficial mayorista para insumos y materias primas llevan a un alza inflacionaria de dos dígitos” señaló Damián Di Pace, de Focus Market.

Para Castillo, “estamos ante un escenario grave que no puede sostenerse en el tiempo. La dirigencia política tiene que dar mensajes claros de que gane quien gane el domingo o en el ballotage, la economía tiene que seguir funcionando”. / Infobae