Dormir menos de cinco horas por día aumenta el riesgo de sufrir depresión

El descanso nocturno es clave para el buen funcionamiento físico, mental y emocional. Un estudio publicado en la revista Translational Psychiatry, detalló los efectos de las pocas horas de sueño en la salud mental
lunes 23 de octubre de 2023
Dormir menos de cinco horas por día aumenta el riesgo de sufrir depresión
Dormir menos de cinco horas por día aumenta el riesgo de sufrir depresión

Se sabe que dormir mal puede debilitar el sistema inmunológico, haciéndolo más susceptible a los virus; aumentar el riesgo de lesiones durante los entrenamientos intensos y puede alterar las hormonas que regulan el apetito. Pero también puede afectar el funcionamiento mental, ya que cuando la calidad del sueño es insuficiente, el organismo no descansa.

La Fundación del Sueño de los Estados Unidos lo señala de manera clara: la falta crónica de sueño puede provocar ansiedad, depresión e irritabilidad.

“Dormir es un proceso por el cual nuestro cuerpo recupera energía, se eliminan desechos que se acumularon durante el día. Se regulan hormonas, se refuerzan las defensas y, además, se consolida la memoria”, afirmó en diálogo con Infobae en una nota reciente la doctora Agustina Furnari (MN 163.237), miembro de la Unidad de Medicina del Sueño de Fleni.

Recomendaciones

“La recomendación es dormir al menos siete horas. Dormir bien, en calidad y cantidad de horas, es crítico para la salud: impacta en la memoria, concentración, niveles de energía y rendimiento físico”, precisó a Infobae la especialista en Nutrición y Diabetes Marianela Aguirre Ackermann.

Ahora, un nuevo estudio investigó el vínculo entre el sueño y la enfermedad mental y encontró que el efecto es más amplio y complejo. Publicado en la revista Translational Psychiatry, la investigación analizó datos de personas con una edad promedio de 65 años y encontró que dormir poco estaba asociado con la aparición de síntomas de depresión.

La autora principal Odessa S. Hamilton, del Instituto de Epidemiología y Atención Médica de la University College London (UCL) dijo: “Tenemos este escenario del huevo o la gallina entre una duración subóptima del sueño y la depresión; con frecuencia ocurren simultáneamente, pero qué sucede primero está en gran medida sin resolver. Usar la susceptibilidad genética para enfermedad determinamos que el sueño probablemente precede a los síntomas depresivos, y no al revés”.