Por qué Estados Unidos prohibirá los productos para alisar el pelo

La FDA obligará a retirar los que contengan o emitan formaldehído.
lunes 23 de octubre de 2023
Por qué Estados Unidos prohibirá los productos para alisar el pelo
Por qué Estados Unidos prohibirá los productos para alisar el pelo

La Administración de Alimentos y Fármacos (FDA) de los Estados Unidos propuso prohibir los productos para alisar el cabello que contengan o emitan formaldehído, más de una década después de que los propios expertos de la industria cosmética declararan que estos productos no son seguros.

El uso frecuente de productos químicos para alisar el pelo se relacionó con un posible aumento del riesgo de desarrollar cáncer de útero, también llamado cáncer de endometrio. Las mujeres que utilizan estos productos con frecuencia corren más del doble de riesgo que las que no lo hacen.

Otros estudios han relacionado los productos para alisar el pelo y las tinturas con el cáncer de mama y ovario. Los científicos del organismo consideraron al formaldehído como carcinógeno humano hace siete años y sus abogados empezaron entonces a redactar una propuesta de prohibición.

Trabajadores como los embalsamadores, expuestos a altos niveles de formaldehído, presentan tasas más elevadas de leucemia mieloide y otros cánceres poco frecuentes. La FDA advierte que las reacciones inmediatas pueden incluir irritación de ojos y garganta, tos, respiración sibilante o dolor torácico. Los problemas crónicos o de largo plazo incluyen dolores de cabeza frecuentes, asma, irritación de la piel y reacciones alérgicas.

La norma propuesta por el organismo prohibiría el formaldehído y otras sustancias químicas que liberan formaldehído en los productos para alisar y suavizar el cabello comercializados en Estados Unidos. La fecha prevista para la prohibición es abril de 2024.

Algunos tratamientos, incluidos los llamados tratamientos de queratina, dicen no contener formaldehído, pero contienen una sustancia llamada metilenglicol, que se convierte en gas formaldehído al entrar en contacto con el aire. Los científicos consideran que el metilenglicol es simplemente formaldehído en una solución.

La FDA siempre tuvo autoridad para prohibir ingredientes específicos como el formaldehído y retiró de los cosméticos una docena de componentes, entre ellos compuestos de mercurio.

Pero el sector no estaba regulado antes del año pasado, cuando el Congreso otorgó a la FDA la facultad de supervisión. Sin embargo, según la FDA, la medida no está relacionada con la nueva facultad.

La ampliación de la supervisión no significa que los nuevos productos vayan a someterse normalmente a la revisión del organismo antes de ser comercializados al público. No obstante, los fabricantes de champú, esmalte de uñas, maquillaje y otros productos están obligados a registrar sus centros de fabricación ante la FDA y a indicar los ingredientes en el envase.

La FDA también puede ordenar el retiro obligatorio de un producto cosmético si surge un problema grave de salud o se produce una muerte.

La polémica sobre el formaldehído en los productos para alisar el pelo lleva años. El Grupo de Trabajo Ambiental, una organización de defensa de derechos, solicitó al organismo en 2011 y de nuevo en 2021 que prohibiera los productos para el cabello con formaldehído.

Los abogados de la FDA comenzaron a redactar normas para una propuesta de prohibición en 2016. Pero el proceso se detuvo abruptamente unos meses más tarde, sin que se diera ninguna explicación.

"La FDA sabe desde hace décadas que estos productos son peligrosos --dijo Melanie Benesh, vicepresidenta de asuntos gubernamentales del Grupo de Trabajo Ambiental--. No hay ninguna razón para que no hayan actuado antes".

"Esta es la primera indicación pública que hemos visto de que planean prohibirlo en los productos para alisar el cabello", añadió Benesh. Los productos plantean un riesgo real de daño, dijo, tanto para los estilistas expuestos regularmente al vapor de formaldehído mientras realizan el tratamiento como para los y las clientes que lo reciben.

El organismo aconseja a los consumidores leer la etiqueta de los productos capilares antes de comprarlos y evitar los que contengan formaldehído, formalina o metilenglicol. La FDA insta a los consumidores a preguntar a los peluqueros qué productos utilizan y a notificar las reacciones adversas.

Temas de esta nota