Lacalle Pou celebra la integración de Uruguay con EEUU

Tras la cumbre de la APEP en Washington, el presidente volverá a Montevideo. Se reunirá con figuras de su gabinete y dará un conferencia de prensa para hablar del escándalo por el pasaporte del narcotraficante Sebastián Marset.
viernes 03 de noviembre de 2023
Lacalle Pou celebra la integración de Uruguay con EEUU
Lacalle Pou celebra la integración de Uruguay con EEUU

El presidente uruguayo Luis Lacalle Pou vive por estas horas en Washington la ambiguedad de estar a punto de conseguir el mayor logro de política exterior de su gobierno en el peor momento de crisis política en Uruguay.

Mientras el mandatario uruguayo volaba hacia la capital de Estados Unidos, en Montevideo explotaba una de las crisis más graves de su gestión, que provocó la caída de su canciller y amigo Francisco Bustillo, que este viernes deberá declarar ante la Justicia por el caso que involucra el otorgamiento de un pasaporte al narcotraficante Sebastián Marset.

Lacalle llegó a Washington para participar de una cumbre en la Casa Blanca con el presidente Joe Biden y mandatarios de los otros 11 países que integran la flamante Alianza para la Prosperidad Económica de las Américas (APEP). También tuvo reuniones con senadores y representantes demócratas y republicanos de Estados Unidos, presidentes de organismos multilaterales como el Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco Mundial, así como bilaterales con otros presidentes de Latinoamérica.

Pero mientras con un ojo atendía esos encuentros, con el otro estaba con la mirada puesta en Montevideo, a donde volverá de urgencia luego de la cumbre para reunirse con las figuras de su gobierno salpicadas por el caso Marset, así como otros actores políticos relevantes.

Apenas llegue al país tendrá esas reuniones, definirá si habrá más remociones e inmediatamente ofrecerá una conferencia de prensa para explicarle su posición a la ciudadanía, aseguraron a Infobae fuentes del gobierno uruguayo.

El mayor logro comercial y de política exterior

De concretarse los acuerdos que los países de la región conversan con la administración Biden y miembros bipartidistas del Congreso negociaron durante estas horas, la APEP implicará para Uruguay conseguir algo muy parecido a un Tratado de Libre Comercio (TLC), pero sin las complicaciones que tendría un tratado así para, entre otras cosas, las relaciones con el Mercosur.

De los socios comerciales de Estados Unidos que integran la APEP solo dos, entre ellos Uruguay, no tienen acuerdos de libre comercio con la potencia norteamericana. Por eso esta alianza, que nivelerá a los países en beneficios de ingreso comercial y de inversiones estadounidenses, le dará a Uruguay enormes beneficios.

Para Uruguay puede implicar que el país tenga acceso comercial preferencial en todas las áreas en las que no hay cuota arancelaria. De concretarse, esto beneficiará las exportaciones de Uruguay a Estados Unidos en casi todos los sectores clave para el pequeño país sudamericano, salvo carne y lácteos.

Liderando en Washington, pero golpeado en Montevideo

En algunas de las reuniones que tuvo en Washington este jueves, a Lacalle se lo vio liderando el grupo de presidentes latinoamericanos. De hecho, sus pares de la región lo eligieron para que sea él quien presente ante el Congreso estadounidense las ideas fundamentales que los socios latinoamericanos de APEP pretenden de Estados Unidos.

Pero a esa misma hora en Montevideo era criticado por sus propios socios. Guido Manini Rios, el líder de Cabildo Abierto, uno de los partidos que integra la coalición de gobierno, declaraba que su fuerza no descartaba romper con el gobierno o incluso iniciarle un juicio político al mandatario.

También la oposición le pidió que volviera de urgencia, y si bien por ahora no quieren hablar de juicio político, si exigen al presidente más remociones.

El mandatario debió atravesar las negociaciones en Estados Unidos con la tensión de la crisis política desatada tras conocerse grabaciones comprometedoras del ahora ex canciller Francisco Bustillo sobre el polémico caso Marset.

Bustillo debió renunciar el miércoles luego que Ache revelara ante la justicia conversaciones en las él sugería hacer desaparecer su teléfono celular para ocultar conversaciones vinculadas a la entrega de un pasaporte al narcotraficante Marset.

Lacalle Pou debió coordinar cambios en su gabinete desde Washington. Mantuvo comunicaciones permanentes con la vicepresidenta Beatriz Argimón y planea regresar de inmediato a Montevideo apenas culmine su participación en la cumbre de la APEP este viernes.

Ya en Uruguay, el mandatario se abocará de lleno a las reuniones ya agendadas con integrantes de su gobierno, como el ministro del Interior Luis Alberto Heber, el subsecretario Guillermo Maciel y su asesor Roberto Laffluf, mano derecha del presidente, a quién Ache acusa de haberle dicho que destruyó una prueba clave en un expediente administrativo de la cancillería.

Asimismo, el mandatario tiene previsto brindar una conferencia de prensa durante el fin de semana para hablarle directamente a la ciudadanía sobre el caso Marset y los cambios en su gabinete, explicaron las fuentes a Infobae.

Lacalle Pou se irá de Washington este viernes tras celebrar un paso importante en la política exterior y el acercamiento a Estados Unidos, que de concretarse le dará un fuerte impulso a las relaciones bilaterales y a las exportaciones de sectores clave de la economía uruguaya, pero con una misión clave para la credibilidad de su gobierno al llegar a Montevideo.