Una camioneta de la Policía volcó en la zona sur de la Capital

Se vienen días de calor, ¿cuánto cuesta comprar un aire acondicionado en Tucumán?

Los detalles en el móvil de Los Primeros, ¡Mirá el video!
lunes 06 de noviembre de 2023
Se vienen días de calor, ¿cuánto cuesta comprar un aire acondicionado en Tucumán?
Se vienen días de calor, ¿cuánto cuesta comprar un aire acondicionado en Tucumán?

En estos días, las temperaturas agobiantes se harán sentir en la provincia y con la llegada del verano casi cerca, muchos se impulsan a comprar un aire acondicionado en busca de alivio.

Las tiendas de electrodomésticos ofrecen los pocos modelos que tienen y cuando se consiguen los precios están bastante elevados. Según un relevamiento que hizo nuestro móvil con Martín Borja, para comprar un aire acondicionado en Tucumán necesitas al menos $500.000 en efectivo y ni hablar de la financiación con tarjeta de crédito que ante el panorama inflacionario en el país, eliminaron las cuotas sin interés en estos productos.

Para evitar sorpresas, y ahorrar dinero y energía a largo plazo, antes de decidirse por un aire aconsejan revisar algunos detalles básicos, todos ellos disponibles en las etiquetas obligatorias de eficiencia energética que traen los productos. Son los siguientes:

1. La capacidad de climatización

Lo primero es determinar qué tan poderoso es el equipo que se necesita, en términos de capacidad de acondicionamiento. Eso se mide en kW y figura en la etiqueta de eficiencia.

Calcularlo bien es fundamental. Si no, se corre el riesgo de gastar de más en adquirir un artefacto con una capacidad exagerada. O bien de instalar un aire demasiado chico, que trabajará sobreexigido y tardará más de lo deseable en atemperar el lugar.

2. La clase de eficiencia energética

Todos los acondicionadores que se venden en la Argentina deben llevar obligatoriamente una etiqueta normalizada que califica con una letra su nivel de eficiencia energética.

En otras palabras, lo que informa este pequeño sticker es si el aparato que lo lleva es de los que más electricidad gastan para ofrecer la misma cantidad de frío, o si está entre los más ahorrativos, o bien en algún punto intermedio.

Hasta hace poco se usaba para mostrar esto una escala que incluía las clases D (para la mínima eficiencia), CB y A (para la máxima eficiencia). Pero, por los avances tecnológicos, para los aires divididos o split una nueva norma IRAM agregó en 2019 las clases A+, A++ y A+++, lo cual está llegando de a poco a las góndolas.

3. La eficiencia energética en modo calor

Actualmente, en el país, está prohibida la venta de aires acondicionados con niveles de eficiencia menores a A para el modo frío

Para el modo calor, sin embargo, el Gobierno admite la venta de acondicionadores calificados con las letras C y B, que en invierno consumen mucha más energía que los A. Y en el mercado aún se ofrecen numerosos aires con eficiencia A-C: es decir, A o superior en frío pero C en calor.

Por eso, quienes planean usar el equipo también para calefaccionar harían bien en buscar y tener en cuenta este dato, que figura en la etiqueta de eficiencia pero en un lugar secundario, sin colores y no tan destacado como el grado de eficiencia en refrigeración. 

4. La tecnología del compresor

Según Salvador Gil, doctor en Física experto en consumos de energía y docente de la UNSAM, hoy los aires acondicionados más eficientes y aconsejables de adquirir son los etiquetados como clase A o superior tanto en frío como en calor, y que además funcionen con la tecnología Inverter.

¿Cuál es la diferencia? Que los tradicionales tienen compresores de tipo on-off, que se encienden y apagan: pasan una y otra vez de funcionar a plena potencia (hasta alcanzar la temperatura deseada) a quedarse quietos (cuando lo logran).