Con 5 minutos de esta actividad podrás descansar mejor

Las horas de sueño regeneran nuestro cuerpo, mejoran la memoria, aumentan la vitalidad y nos ayudan a liberar la tensión y el estrés que acumulamos a diario.
martes 21 de noviembre de 2023
Con 5 minutos de esta actividad podrás descansar mejor
Con 5 minutos de esta actividad podrás descansar mejor

Para inducir el sueño, las personas intentan con melatonina y magnesio, un poco de respiraciones profundas e incluso con el compromiso a mantener las pantallas fuera del dormitorio. Sin embargo, se sigue dando vueltas y vueltas. ¿Una idea? Es posible que lo indicado sea una práctica de yoga antes de acostarse.

Esto se debe a la capacidad superpoderosa del yoga para relajar tanto el cuerpo como la mente. La forma en que pensamos y nos sentimos físicamente puede tener un impacto en nuestra capacidad para conciliar el sueño y permanecer dormidos. Y hacer una forma restaurativa de yoga antes de acostarse es una estrategia aprobada por expertos para aliviar tanto los pensamientos acelerados como los músculos doloridos.

Cómo el yoga puede ayudar a conciliar el sueño

Se demostró que el yoga mejora el sueño. Un estudio realizado en personas de 65 años o más encontró que los participantes que practicaron yoga tuvieron una mejor calidad general del sueño. Y aún más: la investigación descubrió que las personas con insomnio crónico dormían mejor con una práctica constante.

¿Qué lo hace tan efectivo? Estas son tres de las principales razones por las que el yoga puede ser el mejor aliado para dormir.

  • El yoga puede reducir el estrés. Como sabemos, el estrés es uno de los principales culpables a la hora de conciliar el sueño y conseguir un sueño de calidad. Afortunadamente, se ha demostrado que el yoga reduce el estrés calmando el sistema nervioso, lo que también debe suceder para una buena noche de sueño. “El sueño es una función del sistema nervioso parasimpático, el sistema dedicado al descanso y la digestión”, señala Katie Hagel, instructora de yoga en el Centro Kripalu para el Yoga y la Salud. “No es sorprendente que el inicio del sueño y el yoga se asocien con un aumento en la actividad parasimpática”.
  • El yoga puede aliviar dolores y molestias. “Los movimientos o asanas brindan la oportunidad de modular la salud del tejido conectivo”, asegura Sarah Trahan, médica del Centro Neil Riordan de Medicina Regenerativa que se enfoca en mejorar la salud a través de un enfoque natural sobre el yoga y el dolor. “Las posiciones de yoga estiran largas cadenas de músculos y fascia, lo que puede calmar el sistema nervioso, que está involucrado en gran medida en cómo nos sentimos físicamente. La mala postura y el acondicionamiento muscular, además del estrés emocional, contribuyen a los dolores y molestias cotidianos, así como a las condiciones de dolor crónico”, describe. Debido a la forma en que funcionan nuestros ritmos circadianos, los dolores y molestias pueden aparecer a la hora de acostarse, lo que hace que sentirse cómodo en la cama sea una tarea difícil. Una rutina de yoga relajante puede ayudar a evitar este patrón frustrante.
  • El yoga a la hora de acostarse puede ayudar a establecer una rutina. Tener un ritual que se haga todas las noches le indica al cuerpo que es hora de hacer la transición de la vigilia al sueño. “Desmayarse en el sofá y prepararse para ir a la cama a conciencia no es lo mismo”, revela la terapeuta licenciada Kier Gaines: “Algunas personas encuentran relajación en el ritual de una rutina nocturna”.

Cómo hacer yoga para dormir

El yoga viene en muchas variantes, desde extenuante hasta relajante. Definitivamente, hay que elegir una práctica de yoga restaurativo si se estás haciendo yoga para dormir, especialmente si es antes de acostarte.

“El yoga restaurativo tiene como objetivo crear una profunda relajación mental y física mediante la regulación a la baja del sistema nervioso”, explica Rachel Land, profesora de yoga, educadora, formadora de instructores.

Los ejercicios de yoga restaurativo a veces se pueden mantener durante varios minutos a la vez. Eso da como resultado un estiramiento y alargamiento de los músculos, el tejido conectivo y la fascia. También proporciona un “entrenamiento” relajante para la mente mientras requiere que te concentres en tu respiración.