El mapa político bonaerense se reordena con la victoria de Milei e inquieta al oficialismo y la oposición

El gobernador ya no contará con un gobierno nacional del mismo color político, por lo que deberá negociar con el nuevo presidente electo. La UCR busca posicionarse ante el pacto de un sector del PRO, que tendrá impacto en la provincia.
miércoles 22 de noviembre de 2023
El mapa político bonaerense se reordena con la victoria de Milei e inquieta al oficialismo y la oposición
El mapa político bonaerense se reordena con la victoria de Milei e inquieta al oficialismo y la oposición

El resultado del balotaje presidencial del 19 de noviembre definió mucho más que un cambio de gobierno. La contundente derrota de Sergio Massa (Unión por la Patria) en manos de Javier Milei (La Libertad Avanza) dejó truncas muchas proyecciones y negociaciones entre gobernadores y el actual ministro de Economía. Naturalmente, los más perjudicados son los mandatarios peronistas.

En ese lote, el que destaca por sobre sus pares por varios motivos es el gobernador bonaerense, Axel Kicillof. En primer lugar, porque se trata de uno de los líderes ascendentes en el peronismo. Logró la reelección por amplio margen y en un bastión clave. Si se lo propone, puede conducir a lo que quede de UxP. Pero será un arma de doble filo frente a un presidente que vino a “terminar con el kirchnerismo”, fuerza de la que el mandatario es emblema. 

Con este antecedente a cuestas, Kicillof deberá sentarse a negociar con Milei por fondos y recursos para llevar adelante obras en la Provincia. Y no será tarea sencilla, por eso hizo todo lo que estuvo a su alcance en la campaña para militar por Massa.

 

Es por ese motivo -entre otros- que por estas horas se demora el envío del Presupuesto 2024 en la provincia de Buenos Aires. Si bien es normal que tras las elecciones se demore su ingreso en la Legislatura, en este caso puntual el resultado fue inesperado y le agrega una incertidumbre extra al mandato que inicia el 10 de diciembre.

Pero no solo hay dudas en el peronismo, también en la oposición. La derrota en las elecciones generales del 22 de octubre aceleró el rompimiento de la coalición opositora Juntos por el Cambio, que ya venía con varios cortocircuitos internos. Las PASO fueron muy conflictivas y denotaron sobre todo una fuerte grieta interna en el PRO, que arrastró al barro al radicalismo, la Coalición Cívica y el peronismo republicano.

Pero sin dudas, el golpe de gracia fue el acuerdo político entre el expresidente Mauricio Macri y el líder libertario Javier Milei, en la previa al balotaje en el que terminaría electo como presidente de la Argentina. La UCR se mantuvo como neutral, aunque hizo público su fuerte rechazo al referente de La Libertad Avanza. Incluso hubo intercambio de agravios y amenazas entre Macri y Gerardo Morales.

Desde distintas fuentes de JxC señalan que la alianza está rota, aunque nadie se hace cargo de su aporte a esa ruptura. Ahora, ante el inminente desembarco de Milei en el gobierno, se abre el interrogante de cuál será el rol de los hasta ahora socios del PRO, que ya es un hecho cogobernará con los libertarios, al menos los denominados “halcones”.

En ese camino, la Unión Cívica Radical deberá definir una postura y no solo en el Congreso de la Nación. La misma decisión deberá aplicarla en la provincia de Buenos Aires, donde serán oposición por default luego de la reelección del gobernador Axel Kicillof. “La intención es hacer todo lo posible para estar unidos, pero dependerá de lo que se arregle a nivel nacional”, confió a TN un dirigente de peso del interior que ocupa una banca en la Legislatura.

Para este jueves estaba prevista una cumbre radical en La Plata entre intendentes y legisladores bonaerenses para discutir juntos el Presupuesto 2024, pero hasta el momento no ingresó en la Legislatura y no hay indicios de que vaya a hacerlo esta semana. El “efecto Milei” trastocó todos los planes, propios y ajenos./TN