Censo 2022: cuántos argentinos no tienen obra social ni prepaga

Según los datos finales del último relevamiento poblacional, casi el 36 por ciento de los residentes en nuestro país sólo tiene acceso al sistema público de salud.
miércoles 22 de noviembre de 2023
Censo 2022: cuántos argentinos no tienen obra social ni prepaga
Censo 2022: cuántos argentinos no tienen obra social ni prepaga

El INDEC publicó los datos definitivos del Censo 2022 y llegó a la conclusión de que en Argentina viven 46.234.830 personas. Esto significa casi 200 mil personas más que las informadas originalmente con los primeros resultados provisionales: 46.044.000.

De esos 46,2 millones de habitantes, 22.186.796 son varones y 23.705.494, mujeres, según el sexo informado al nacer. Un dato que llama la atención es el envejecimiento de la población.

El primer censo, realizado en 1869, muestra una población mayormente joven: aproximadamente el 40% tenía menos de 15 años, y la población de 65 años y más solo representaba el 2,2% del total. Los censos de 2010 y de 2022 presentan pirámides poblacionales de similar formato, aunque la de 2022 denota una base más angosta que la del 2010, debido del descenso de la fecundidad.

Uno de los datos nuevos para destacar es sobre la cobertura de salud de la población argentina: 27.787.124 personas tienen obra social o prepaga (60,9 por ciento) y 16.317.432 sólo cuentan con el sistema público de atención (35,8 por ciento). Una minoría de poco más de 1,5 millón (3,3 por ciento) cuenta con planes estatales de salud.

Ese dato casi no tuvo variación con respecto al censo 2010, cuando el 36,1 por ciento de la población sólo tenía acceso al sistema público de salud. En 2001, en cambio, había una menor participación de obras sociales y prepagas y la salud pública cubría al 48,1 por ciento de la población.

Lo que se desprende de este nuevo relevamiento da cuenta de que los grupos etarios que menos acceso tienen a una cobertura de obra social, prepaga o plan estatal de salud son los niños de entre 0 y 4 años, los adultos jóvenes de entre 20 y 35 años y los adultos mayores de 50 a 64 años. Estos recurren en gran proporción al sistema de salud público.

Otro dato que se destaca es que poco más de la mitad de la población de entre 0 y 14 años posee una obra social o prepaga: solo el 52,6 por ciento. En contraste, la población mayor a 65 años tiene una gran cobertura de obra social y prepaga que llega al 94,1 por ciento (en esta cuenta la incidencia del PAMI, que se incluye).

Santiago del Estero es la provincia con más utilización de la salud pública, con 56,6 por ciento. En comparación, la Ciudad de Buenos Aires es la jurisdicción con mayor acceso a la cobertura de obra social o prepaga, con el 81,5 por ciento.

Envejecimiento poblacional

Para el total de la población nacional, en 2022 la edad mediana alcanzó los 32 años, 12 años más que la registrada hace un siglo. Este aumento está explicado por el incremento de la esperanza de vida al nacer y el consecuente envejecimiento de la población. La edad mediana de los varones es de 31 años y la de las mujeres, 34.

Si bien nacen más varones que mujeres, con los datos del Censo 2022 quedó demostrado que la mayor sobrevida de ellas provoca que en los grupos de edad avanzada las mujeres superan ampliamente a los varones: la relación para personas de 85 años y más es de 228 mujeres por cada 100 varones.

Otro dato que surge de los resultados definitivos del censo es que de los más de 46 millones de habitantes 31,4 millones vive en vivienda propia y 7,9 millones de personas alquilan. Es decir que una de cada cuatro personas alquila en Argentina.

Esa proporción varía según la provincia: mientras en la Ciudad de Buenos Aires 1,6 millón de personas vive en casa propia y 1,07 millón alquila, en la provincia de Buenos Aires, 12,1 millones son dueños y 2,8 millones alquilan. Este dato no se puede comparar con el Censo 2010 porque entonces se midió por vivienda y ahora se lo hizo por población.

En cuanto al acceso a la tecnología, también hay contrastes. A nivel nacional, el 90,7 por ciento de los hogares tienen celular con internet. En la Ciudad de Buenos Aires esa proporción alcanza el 93,8 por ciento. Mientras que en Santiago del Estero ese indicador es uno de los más bajos del país, con el 81,6 por ciento.

Sobre el combustible para cocinar, el relevamiento desprende que a nivel país los hogares que acceden a gas de red son el 52,6 por ciento. En Santa Cruz se da el porcentaje más alto, 93. En contraste, en Formosa el acceso apenas llega a 0,9 por ciento, mientras que el uso de garrafa llega a 82 por ciento. / Clarín