Uruguay avanza en su plan de construir un puerto de lanzamiento de cohetes

Un consultor brasileño contratado por el gobierno dio una visión positiva de la terminal espacial prevista para la costa de Rocha.
viernes 24 de noviembre de 2023
Uruguay avanza en su plan de construir un puerto de lanzamiento de cohetes
Uruguay avanza en su plan de construir un puerto de lanzamiento de cohetes

La Fuerza Aérea Uruguaya (FAU) tiene, al menos desde el inicio del actual gobierno en 2020, la intención de poder ir al espacio. El organismo impulsó la creación de una agencia especial y pretende potenciar la industria en acuerdo con empresas privadas. Para lograrlo, una de las primeras decisiones del gobierno fue la formación de una Junta Nacional De Política Espacial, aunque hasta ahora ese órgano no ha funcionado con frecuencia.

La junta retomó sus sesiones este jueves. Se reunió por segunda vez al recibir a un consultor brasileño que informó sobre la viabilidad de la instalación de un puerto de lanzamiento de cohetes en Rocha.

De concretarse, la terminal se ubicaría en un predio que el Ministerio de Defensa tiene en la costa de ese departamento y permitiría enviar al espacio pequeños satélites para recoger imágenes. La empresa argentina Tlon Space S.A. expresó al gobierno uruguayo su interés en afrontar esta tarea.

Esta sociedad anónima fue fundada en 2005 por Pablo Vic y Gerardo Natale y se dedica a colocar satélites de terceros en órbita. Los empresarios tienen, desde hace un tiempo, el interés de poner en órbita nanosatélites, que son aquellos que tienen un peso aproximado de entre uno y 10 kilogramos.

Esta zona de Uruguay es de interés porque se pueden lanzar los satélites sin que ingresen al espacio aéreo de países vecinos. Además, los bajos costos y la estabilidad económica que ofrece el país resultan un atractivo para los inversores interesados.

Pero, más allá de estas intenciones, el avance en la Junta Nacional de Política Espacial fue recibir la opinión del consultor internacional Paulo Vasconcellos, exdirector en la Agencia Espacial Brasileña (AEB), quien analizó la viabilidad de la iniciativa desde el punto de vista de seguridad, del impacto ambiental y la normativa comparada. El experto valoró de forma positiva el potencial del país para la instalación de un puerto de lanzamiento de cohetes.

La consultoría fue encargada por Uruguay XXI, la agencia de promoción de inversiones y de exportaciones del país.

En paralelo a este trabajo, en el Parlamento está a estudio un proyecto de ley que crea una agencia espacial uruguaya, que tiene como cometido “dirigir, coordinar e implementar la política espacial” que surja del trabajo de la junta.

El gerente de Inversiones de Uruguay XXI, Alejandro Ferrari, destacó que la costa este de Uruguay tiene unos 100 kilómetros con ventaja para lanzar los cohetes. Al opinar sobre este proyecto de ley, Ferrari indicó: “Dada la inclinación se puede lanzar a órbitas polares o ecuatoriales; para una es muy conveniente y para otra es border. Además, se puede lanzar sin intervenir el espacio aéreo de los países vecinos. Eso es una ventaja”.

Ferrari informó a los legisladores que hay dos empresas del rubro dedicadas a la fabricación de satélites que ya están instaladas en el país: la argentina con base en Uruguay Satellogic, que produce esos artefactos en un tamaño pequeño, y Epic Aerospace, que se dedica a los dispositivos que mueven los satélites en órbita.

Uruguay no es totalmente ajeno a la presencia de satélites en el espacio. En 2008 lanzó, junto con Venezuela, un satélite que serviría para las comunicaciones. El dispositivo costó unos USD 400 millones y podría permanecer en órbita hasta el 2023. Sin embargo, dejó de funcionar en 2020.

En ese contexto y tras la intención de Uruguay de utilizar esa órbita, el gobierno buscó una empresa que pudiera lanzar el satélite. Así fue que apareció Satellogic.

La actividad espacial aún no está regulada en Uruguay a pesar de la existencia de un acuerdo firmado con las Naciones Unidas. El pacto establece que, a partir de los 100 kilómetros por encima del mar, las actividades son consideradas como espaciales y sin soberanía. /Infobae

Temas de esta nota