“Papá, cambié de teléfono”: cómo evitar la nueva estafa de WhatsApp

Un mensaje enviado a cientos o miles de equipos busca encontrar posibles víctimas, a las que se les pide una transferencia, muchas veces de bajo valor
viernes 01 de diciembre de 2023
“Papá, cambié de teléfono”: cómo evitar la nueva estafa de WhatsApp
“Papá, cambié de teléfono”: cómo evitar la nueva estafa de WhatsApp

WhatsApp ya es una parte integral de la vida cotidiana de muchísimas personas. No hacen falta complicados hackeos, robos de líneas de celular o el acceso al WhatsApp de la víctima. Solamente un mensaje, que se envía a mucha gente a la espera de una víctima que pueda pisar el palito: “Papá, se me rompió el teléfono, este es el número provisorio que tengo para comunicarnos”.

¿Suena poco creíble? Puede ser. Pero la estadística está a favor de los delincuentes. Si envían un mensaje, es poco probable que encuentren una víctima. Con decenas la probabilidad aumenta. Y con cientos o miles, van a tener mucha gente que responda “ok”, y esté dispuesta a entablar una comunicación.

Cómo funciona el nuevo engaño en WhatsApp

El padre de una arquitecta española que vive en Londres fue víctima de esta nueva modalidad de estafa. Según le contó Graciela Moreno a El Confidencial, ella estaba por comprar una casa para volver a España. Por eso a su papá no le sorprendió que ella le escribiera primero y después le pidiera una transferencia de 2000 euros.

“Cuando mi padre recibe ese mensaje de WhatsApp, enseguida pensó que era yo, porque soy la única de mis tres hermanos que vive fuera y tenemos un contacto un pelín menos frecuente; grabó el número y en menos de 24 horas empezaron a pedirle transferencias”, explicó Moreno.

La arquitecta tuvo un poco de suerte para descubrir el engaño, ya que era cotitular de la cuenta de sus padres. Después de un nuevo intento de transferencia, el banco se comunicó con ella para autorizarla, algo que ella denegó. Ahí descubrió que le faltaban a la cuenta 21.000 euros.

La respuesta del banco y la importancia de actuar rápido

La víctima de la estafa se comunicó rápido con el banco, pero le dijeron que sin una denuncia no podían hacer nada. Toda esta demora hizo que se perdieran horas fundamentales para evitar este robo, por ejemplo, congelando las transferencias, especialmente porque el envío se dio a cuentas del mismo banco. En Reino Unido, los bancos deben reembolsar el dinero a los usuarios si ellos denuncian transferencias no autorizadas. Pero es clave actuar rápido.

Parte del problema, además, es que técnicamente no es un robo: la persona hizo la transferencia voluntariamente, aunque lo haya hecho gracias a un engaño.

En Argentina una opción recomendable es activar las notificaciones que ofrecen los bancos para recibir un correo, una notificación o un mensaje de texto cada vez que hacemos una transferencia. Si no fue hecha por nosotros, podemos denunciarla al instante. Lo mismo se puede hacer con las tarjetas de crédito para evitar otro tipo de estafas.

Gabriel Zurdo, CEO de BTR Consulting y especialista en seguridad informática, explica que esta es una de las muchas estafas que se generan por WhatsApp: “Me equivoqué y te envié por error el código”; “El Ministerio de Salud, te asesora para asignarte un lugar y turno vacunatorio”; “¿Dónde Voto?” o esta nueva, “Cambié mi número de celular” son algunas de las más frecuentes.

“Las estafas y robos de datos bancarios por ‘whatsapping’, apuntan en particular a la identificación de víctimas mediante WhatsApp, en la que envían mensajes falsos suplantando la identidad de entidades bancarias o familiares cercanos. El objetivo principal de los estafadores es obtener información sobre los datos bancarios que, posteriormente, les permitirán acceder a sus cuentas y robarles el dinero a quienes caigan en su engaño. O directamente solicitar una transferencia para solucionar un supuesto ‘problema urgente’”, detalla Zurdo.

Claves para evitar este tipo de estafas

El gran problema de este tipo de engaños es que no se trata de una falla tecnológica de los dispositivos o las plataformas, sino de un cuento del tío. De la misma forma que la única forma de no caer en un engaño en la calle para comprar algo a un precio irrisorio y terminar con una caja con un ladrillo, en tiempos de plataformas digitales hay que estar atentos a las estafas virtuales.

● Los estafadores se hacen pasar por el banco con la excusa de haber detectado operaciones fraudulentas. Tener claro que los bancos no te escriben por WhatsApp para hacerte preguntas. Y si creés que tu banco puede estar contactándote, hay que dejarle en claro que no vas a dar ninguno de tus datos personales y credenciales en apps de mensajería, solo a través de su web oficial o en persona.

● Suelen hacerse pasar por un familiar directo o amigo solicitando dinero.

● No transferir dinero sin confirmar la autenticidad de la petición. Por ejemplo, si tu hijo te envía un mensaje pidiéndote dinero, llámalo, confirma que es su voz y pregúntale algo que solo él pueda contestar.

● Nunca compartir los códigos de verificación con nadie. Si a alguien le enviaron su código por error, puede solicitar un nuevo código él mismo.

● No abrir links al azar, en todo caso comprobar errores gramaticales o enlaces raros (por ejemplo, el link lleva a una URL que no coincide con el nombre de la empresa o esta URL se encuentra acortada).

● Utilizar siempre las tiendas oficiales, como Google Play Store o App Store, para actualizar no solo WhatsApp, sino todas las apps que utilices.

● Otro engaño clásico: hacerse pasar por soporte técnico de WhatsApp. También es importante saber que la empresa no te va a contactar personalmente para algo así, solamente tienen mensajes automáticos.

Temas de esta nota