Lanzan una canasta a “precios diferenciados” en supermercados: de qué se trata

Incluye productos envasados básicos, como yerba, fideos, aceite y azúcar.
martes 26 de diciembre de 2023

Los supermercados lanzarán desde este miércoles una canasta con 20 productos de consumo básico en oferta que estará disponible en todo el país durante dos meses. Con eso buscan aliviar el impacto de los fuertes aumentos que se registraron en las últimas semanas, según confirmaron la Cámara Argentina de Supermercados (CAS) y la Federación Argentina de Supermercados y Autoservicios (FASA).

Si bien la Secretaría de Comercio en tiempos de Javier Milei no intervendrá con acuerdos, sí impulsó una lista de artículos a “precios muy convenientes” a partir del diálogo entre los privados.

En detalle, se aplicará un descuento del 20% en los precios de 20 productos de la canasta básica, durante 60 días, a partir del miércoles 27 de diciembre. La oferta, según informaron, estará integrada por alimentos como azúcar, yerba, fideos, harina, aceite, galletitas saladas, galletitas dulces, huevos, leche, pan, legumbres, puré de tomate, dulce de leche, gaseosas, té y mate cocido. También tendrá productos de cuidado personal como papel higiénico o jabón de tocador y productos de limpieza para el hogar como lavandina, rollos de cocina y detergente.

La Red de Súper Argentinos explicó que esta iniciativa fue el resultado de las reuniones llevadas a cabo con el secretario de Comercio, Pablo Lavigne, y el subsecretario de Defensa del Consumidor y Lealtad Comercial, a cargo de Comercio Interior, Fernando Blanco Muiño. El Gobierno no quiere quedar emparentado con los controles de precios, en todas sus versiones, y había decidido no extender Precios Justos aunque buscó impulsar una canasta de unos 20 productos con precios “convenientes”.

El anuncio se da también en medio del resurgimiento de la guerra entre supermercados y alimenticias por los fuertes aumentos que se registraron en las últimas semanas. Los supers señalan a las marcas productoras más grandes por las subas exorbitantes e incluso la falta de entrega de productos.

Los controles de los últimos años redundaron en una brecha del 40% entre las grandes cadenas y los comercios barriales: la industria vio que entregar más producto al canal tradicional era una forma de “saltar” inspecciones y recomponer rentabilidad. Así, el abastecimiento en grandes superficies mostró mermas mientras que el consumo crecía, ya que los precios más convenientes se encontraban allí donde llegaba, en el último año, Precios Justos.

“Se terminan los controles, queremos dar vuelta la página de 17 años de controles de precios. Y habiendo terminado Precios Justos, pero en el difícil escenario actual, les planteamos a ver si ellos podían proponer algo. Apuntamos a tener acuerdos voluntarios, no que sea una imposición”, destacaron a este medio de fuentes de Comercio.

Sin embargo, fuentes de las grandes cadenas del supermercadismo se manifestaron en contra de la iniciativa que anunciaron este lunes desde la Red de Supers: “Nos parece poco serio anunciar un descuento del 20% sobre unos precios no especificados, ¿20% sobre qué?, referenciados genéricamente y disponibles en bocas de expendio no especificadas”.

“Las cadenas se están esforzando en mantener el gap de precios favorable a los consumidores negociando intensamente  las nuevas listas de precios que les llegan. Por otro lado y más allá de acciones sobre grupos de productos, están ofreciendo promociones que hacen que el mejor precio siga estando en las grandes cadenas”, apuntaron.