Prevén un mayor crecimiento del trabajo informal para el primer semestre del 2024

Advierten que la fuerte recesión impactará en el empleo formal en algunos sectores, y se produciría una “migración” aún mayor al trabajo informal, que “ayudaría a contener” el incremento del desempleo.
jueves 28 de diciembre de 2023

De acuerdo a los datos del mercado de trabajo publicados por el INDEC la semana pasada, la tasa de desempleo descendió al 5,7% en el tercer trimestre del año. De todas formas, el enfriamiento de la actividad repercutirá en los datos de empleo y distintos estudios privados advierten para los primeros meses de 2024 un mayor crecimiento del trabajo informal.

La caída del poder adquisitivo y la fuerte recesión impactarán en el mercado laboral en 2024. De todas formas, analistas estiman que una moderación en la inflación a partir del segundo trimestre del próximo año, mientras que una posible flexibilización en el mercado laboral podría “incentivar futuras contrataciones”. Aunque para eso, aclaran, es necesario un repunte en el nivel de la actividad económica.

Al respecto, un informe de la consultora Ecolatina señaló que “la fuerte pérdida del poder adquisitivo, sobre todo en los primeros meses del año, propiciará un aumento de la participación en el mercado de trabajo: más gente buscará un empleo para apuntalar los erosionados ingresos familiares”.

“Al mismo tiempo, la fuerte recesión seguramente acarreará pérdida de empleo formal en algunos sectores, especialmente aquellos más dependientes de la demanda interna -dentro de los cuales estaría la construcción, producto de un creciente costo en dólares y la eventual parálisis en la obra pública-”, detallaron desde la firma.

Aunque aclararon que esta “potencial masa de desocupados no implicará necesariamente un sustancial incremento en el desempleo”. “Incluso en un escenario crítico, es de esperar que parte de la pérdida de empleo formal migre hacia puestos de trabajo informales y cuentapropistas, caracterizados por ser de menor calidad. Este cambio, si bien no es deseable, puede ser un factor que contenga el incremento del desempleo, que subiría a la zona del 8%”, resaltaron desde Ecolatina.

En tanto, señalaron que la amenaza del desempleo y la transición a una menor calidad de trabajo “puede ser un efecto no menor a la hora de moderar las demandas salariales durante los próximos meses”.

“Todo este combo tendrá como resultado que las principales características del mercado laboral no se modificarán con el cambio de gobierno. Habrá más gente trabajando o buscando hacerlo para complementar los magros ingresos y el empleo seguirá bajando su calidad, ya que es posible que trabajadores formales pasen a la informalidad o el cuentapropismo”, concluyeron desde la consultora, y destacaron que la flexibilización del mercado de trabajo “podría ser un aliciente que termine representando una mejora en la formalidad, pero su efecto deberá esperar a que la economía vuelva a crecer”.

Empleo: perspectivas para el 2024

Aldo Abram, director ejecutivo de la Fundación Libertad y Progreso, sostuvo que en caso de avanzar las reformas propuestas por el Gobierno es posible que la inflación desacelere y la actividad repunte a partir del segundo trimestre del año próximo. Y, con ello, se vería reflejada una mejora en el mercado de trabajo.

“Si el Gobierno logra demostrar que tiene gobernabilidad y que puede cambiar el rumbo del país, porque tiene además el apoyo del resto de la dirigencia para hacerlo, la realidad es que todo lo que hemos visto hasta ahora, que ha aumentado la informalidad, muy probablemente se mantenga en los primeros meses del año que viene”, sostuvo el economista.

“Si se logra cambiar el rumbo, esperaría que hacia el segundo trimestre veamos una inflación que se empieza a desacelerar y hacia mediados de año, probablemente estemos viendo una economía que se empieza a recuperar”, detalló Abram.

Y concluyó que “una recuperación económica incentiva la inversión, la generación de empleo y, dado que se está buscando una reforma laboral que incentive tomar empleados, creo que se va a revertir fuertemente la tendencia que observamos hasta ahora”. “Por un lado, la inflación que empobrece a la gente y obliga a más miembros de la familia a buscar un trabajo, aunque sea en la informalidad. Y el desincentivo que genera la actual legislación laboral a tomar un empleado y además la recesión que se está viviendo. Si eso se revierte, podría esperarse que el descenso sobre la informalidad lo veamos a partir de mediados del año que viene”. / Ámbito